Da­te un res­pi­ro

Los gran­des me­di­ta­do­res, por así de­cir­lo, em­pe­za­ron con una ru­ti­na de ape­nas mi­nu­tos; aquí te com­par­ti­mos una muy sen­ci­lla, ideal pa­ra que te tomes un 'break'.

Frontera - Vida Sana GH - - DATE UN RESPIRO - En­ri­que Ban en­ri­que­[email protected] Más in­for­ma­ción: yo­ga.com.mx

Por va­rias dé­ca­das, la psi­co­lo­gía se ha apo­ya­do en en­se­ñan­zas y téc­ni­cas orien­ta­les pa­ra tra­tar afec­cio­nes co­mo la de­pre­sión y la an­sie­dad; de ahí la gran no­to­rie­dad del yo­ga, por ejem­plo, y de la me­di­ta­ción. És­ta úl­ti­ma es de­fi­ni­da por Woj­tek Plu­cins­ki, uno de los pro­mo­to­res más importante­s del te­ma en Mé­xi­co co­mo una prác­ti­ca pa­ra ex­plo­rar y trans­for­mar el pen­sa­mien­to y des­de allí, las emo­cio­nes y la reali­dad.

El tam­bién di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Yo­ga, A. C. se­ña­la que di­cha la­bor re­quie­re de la crea­ción de cier­tas he­rra­mien­tas que bus­ca­rán man­te­ner­nos fir­mes en los pro­ce­sos que vi­vi­re­mos.

"De es­ta ma­ne­ra la men­te no se nos escapa, no hu­ye

y nos lle­va a otro la­do, otro lu­gar, otro mo­men­to. Te­ne­mos que desa­rro­llar la cla­ri­dad, la aten­ción y el en­fo­que”, aconseja, "só­lo así po­dre­mos me­di­tar".

"Si nos pre­pa­ra­mos pa­ra dor­mir -uno se cam­bia de ro­pa, pre­pa­ra la ca­ma, se la­va-, en­ton­ces, ¿por qué pre­ten­de­ría­mos me­di­tar sin pre­pa­ra­ción? Es así co­mo se for­ma la idea de que la me­di­ta­ción no fun­cio­na". Plu­cins­ki acla­ra que la prác­ti­ca no es­tá de­li­mi­ta­da por el es­pa­cio y pue­de ser al­can­za­da in­clu­si­ve en el tra­ba­jo; por ello, te da­mos una me­di­ta­ción pa­ra esos even­tos de es­trés en el escritorio.

a) Pon la alar­ma

Só­lo se­rán 5 mi­nu­tos, pe­ro son tus 5 mi­nu­tos; ade­más, de­li­mi­tar el tiem­po es una tram­pi­ta pa­ra ale­jar la men­te del pla­zo o del te­mor de dor­mir­se. Pro­gra­ma una alar­ma de tono sua­ve, que no te so­bre­sal­te.

b) Cui­da tu pos­tu­ra

No ne­ce­si­tas una po­si­ción de lo­to ni na­da pa­re­ci­do, só­lo bus­ca tu co­mo­di­dad y que tus ex­tre­mi­da­des es­tén "sueltas". Man­tén la bar­bi­lla de­re­chi­ta, ni ha­cia arri­ba ni ha­cia aba­jo. Te re­la­ja­rás sin dor­mir­te.

c) Re­la­ja tu mi­ra­da

Me­di­tar no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca te­ner los ojos ce­rra­dos, pues la idea es que no te ga­ne el sue­ño, so­bre to­do al la­bo­rar. Mi­ra un pun­to fi­jo sin omi­tir la pos­tu­ra, re­la­ja la mi­ra­da y de­ja caer po­qui­to los pár­pa­dos.

d) En­fó­ca­te en la res­pi­ra­ción

Pien­sa y sien­te el ai­re: có­mo en­tra a tus pul­mo­nes, có­mo sa­le de tus na­riz, có­mo te ele­va el pe­cho y el ab­do­men. Ol­ví­da­te de la "men­te en blanco", no es po­si­ble de­te­ner la men­te, mas sí ate­nuar­le el vo­lu­men.

e) Aís­la­te lo su­fi­cien­te

No es ne­ce­sa­rio el to­tal si­len­cio, pe­ro se aconseja un en­torno tran­qui­lo, co­mo una sa­la va­cía, un

cu­bícu­lo ce­rra­do o ya de plano, el ba­ño. Apó­ya­te en mú­si­ca pa­ra me­di­tar "la hay en Youtu­be" y unos au­dí­fo­nos. Sí pue­des

"To­dos po­de­mos me­di­tar pe­ro hay que apren­der có­mo ha­cer­lo, có­mo crear las con­di­cio­nes en la men­te, en el cuer­po y en el en­torno pa­ra que ese milagroso via­je ha­cia el in­te­rior lle­gue a su me­ta" Woj­tek Plu­cins­ki

Twit­ter: @me­di­ta­con­woj­tek

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.