Los que se chu­pan el de­do

Un mal há­bi­to en al­gu­nos ni­ños es la suc­ción, prin­ci­pal­men­te del de­do pul­gar, ha­cien­do que la par­te di­gi­tal es­té en con­tac­to cons­tan­te con el pa­la­dar.

Frontera - Vida Sana GH - - NEWS - Ju­ven­tino Fa­ve­la

Por me­dio de la suc­ción, que crea un va­cío en ese lu­gar, se ge­ne­ra tan­ta fuer­za que pue­de lle­gar a de­for­mar el pa­la­dar oca­sio­nan­do un pa­la­dar pro­fun­do, dien­tes se­pa­ra­dos y una ma­la mor­di­da; en el re­cién na­ci­do es co­mún que se pre­sen­te es­te há­bi­to, lo que ga­ran­ti­za la su­per­vi­ven­cia.

Es­to por­que le da la opor­tu­ni­dad al ni­ño de nu­trir­se, te­ner una sen­sa­ción de bie­nes­tar y tam­bién le brin­da se­gu­ri­dad, co­mo un in­ter­cam­bio con el mun­do ex­te­rior.

La suc­ción del de­do es una res­pues­ta in­na­ta an­te un es­tí­mu­lo en la re­gión oral; es­te re­fle­jo es nor­mal has­ta los tres años, cuan­do apa­re­cen los pri­me­ros dien­tes de le­che: así co­mien­za la mas­ti­ca­ción y des­apa­re­ce la ne­ce­si­dad de la suc­ción.

Es­te há­bi­to pue­de traer con­se­cuen­cias, co­mo mor­di­da abier­ta an­te­rior y un des­pla­za­mien­to pos­te­rior de la man­dí­bu­la, es­to tam­bién por­que la fuer­za que pu­die­ra lle­gar a ha­cer la mano y el bra­zo.

Co­rri­ge a tiem­po

Al­gu­nos ex­per­tos con­si­de­ran que la lac­tan­cia por me­dio de bi­be­rón es un po­si­ble cau­san­te del há­bi­to de suc­ción de de­do, ya que al ser bre­ve, el ni­ño no al­can­za el can­san­cio y no ago­ta su ins­tin­to na­tu­ral de suc­ción. Las con­se­cuen­cias de es­te há­bi­to se ori­gi­nan por la po­si­ción ba­ja de la lengua, que de­ja de ejer­cer pre­sión so­bre el pa­la­dar; la pre­sión pa­si­va del de­do so­bre las ar­ca­das den­ta­rias, así co­mo la fuer­za que ha­ce el de­do con­tra el pa­la­dar.

Co­rre­gir el há­bi­to es una ta­rea que re­quie­re de mu­cha pa­cien­cia por par­te de los pa­dres y el es­pe­cia­lis­ta; tam­bién es im­por­tan­te se­ña­lar que no se ayu­da al ni­ño a ba­se de pa­la­bras fuer­tes, cas­ti­gos o re­ga­ños: se pue­de eli­mi­nar el pro­ble­ma me­dian­te re­for­za­mien­to po­si­ti­vo de la con­duc­ta.

Exis­ten apa­ra­tos que eli­mi­nan la po­si­bi­li­dad del con­tac­to del pul­gar con el pa­la­dar, de ma­ne­ra que el ni­ño eli­mi­na el há­bi­to al no te­ner el pla­cer desea­do -siem­pre ex­pli­cán­do­le al ni­ño la fun­ción del apa­ra­to que lle­va y que to­me con­cien­cia de su con­di­ción-, pa­ra des­pués so­lu­cio­nar el pro­ble­ma que ha­ya cau­sa­do esa ma­la cos­tum­bre.

Con la co­la­bo­ra­ción de: Ju­ven­tino Al­ber­to Fa­ve­la Cam­pa

Ci­ru­jano den­tis­ta con maes­tría en Odon­to­pe­dia­tría por la UANL.

En­vía­le tus co­men­ta­rios a: ja­fa­ve­la87@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.