Dis­tan­cias y la era di­gi­tal

La tec­no­lo­gía nos ha pro­por­cio­na­do so­lu­cio­nes a pro­ble­mas com­pli­ca­dos; el mun­do se ha vuel­to pe­que­ño, por­que las nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción han des­apa­re­ci­do las dis­tan­cias… ¿o las han he­cho más gran­des?

Frontera - Vida Sana GH - - NEWS - Arios­to La­gu­na Con la co­la­bo­ra­ción de: Arios­to La­gu­na Man­ci­lla Coach on­to­ló­gi­co egre­sa­do del Ins­ti­tu­to Axon Trai­ning Ar­gen­ti­na y miem­bro de la In­ter­na­tio­nal Coach Fe­de­ra­tion. SÍGUELO EN SU FANPAGE: Coa­cha­rios­to­la­gu­na

¿Gen­te 'smart'?

Per­te­nez­co -co­mo mu­chos que leen es­tos ar­tícu­los- a una épo­ca di­fe­ren­te: na­ci­mos cuan­do pa­ra ha­cer una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, se te­nía que gi­rar un dis­co en el apa­ra­to que ha­bía en ca­sa; só­lo se acos­tum­bra­ba un nú­me­ro te­le­fó­ni­co pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Si en la es­cue­la nos de­ja­ban una ta­rea, te­nía­mos que in­ver­tir mu­chas ho­ras in­ves­ti­gan­do en qué li­bros es­ta­ba la in­for­ma­ción; des­pués, le­yén­do­la y fi­nal­men­te, re­su­mién­do­la a mano o en una má­qui­na de es­cri­bir que nos for­za­ba a ser muy cui­da­do­sos, por­que co­rre­gir los erro­res no era sen­ci­llo y fre­cuen­te­men­te da­ña­ba la bue­na pre­sen­ta­ción de nues­tros tra­ba­jos.

Quie­nes te­nía­mos fa­mi­lia­res que vi­vían en otra ciu­dad bus­cá­ba­mos las ho­ras ade­cua­das pa­ra realizar la lla­ma­da, y ase­gu­rar que es­tu­vie­ran pre­sen­tes pa­ra con­tes­tar­la.

Co­mo han cam­bia­do los tiem­pos; y no es que sea fa­ná­ti­co de la nos­tal­gia, pe­ro hay al­gu­nas co­sas que cam­bia­ron pa­ra bien y otras que cam­bia­ron y no me­jo­ra­ron.

Hoy en día no se ne­ce­si­ta te­ner un nú­me­ro de te­lé­fono en ca­sa, por­que ya na­die lo uti­li­za: la gran ma­yo­ría po­see un ce­lu­lar, que no se pa­re­ce en na­da a aque­llos vie­jos equi­pos. El te­lé­fono ce­lu­lar te per­mi­te ha­cer lla­ma­das te­le­fó­ni­cas que cu­rio­sa­men­te, es uno de sus usos me­nos apro­ve­cha­dos, pues han sur­gi­do for­mas de co­mu­ni­ca­ción que les dan la ca­te­go­ría de 'smartp­ho­ne' (te­lé­fono in­te­li­gen­te) a es­tos nue­vos equi­pos y des­de mi pun­to de vis­ta, tal vez ya sea ne­ce­sa­rio bus­car un nue­vo tí­tu­lo a la ca­te­go­ría de per­so­nas que los usan.

Las dis­tan­cias se han he­cho más cor­tas, efec­ti­va­men­te, pe­ro mu­cho más pro­fun­das: hoy en día, no es ra­ro que dos per­so­nas que se co­no­cen es­tén sen­ta­das una a la­do de la otra sin pres­tar­se aten­ción, ex­ta­sia­dos en el con­te­ni­do in­for­ma­ti­vo que en­cuen­tran en sus ce­lu­la­res.

Ca­da vez más pre­fie­ren con­vi­vir con su ce­lu­lar que con sus hi­jos, pa­dres, es­po­sos o no­vios; no es ra­ro ver a las per­so­nas sen­ta­das jun­tas, pe­ro con las ca­be­zas ba­jas y sus mi­ra­das fi­jas en la pan­ta­lla.

Pa­re­ce que hay más pla­cer en ver vi­deos en Fa­ce­book que en de­cir "¿Có­mo es­tás? ¿Qué pla­nes tie­nes pa­ra hoy?"; nos re­sul­ta más pla­cen­te­ro dar 'li­ke' y po­ner flo­re­ci­tas, be­si­tos y ma­ni­tas en los men­sa­jes de What­sapp o Fa­ce­book que brin­dar­le una son­ri­sa a quien nos acom­pa­ña a un la­do.

Nos to­ma­mos tiem­po bus­can­do la ima­gen ade­cua­da y los ti­pos de le­tra co­rrec­tos pa­ra ha­cer una ima­gen que di­ga "Bue­nos días" en lu­gar de sa­lu­dar a quie­nes vi­ven con no­so­tros. Des­per­ta­mos y nues­tro pri­mer ins­tin­to es ja­lar el te­lé­fono y re­vi­sar qué men­sa­jes nue­vos hay; en la no­che an­tes de dor­mir, ese apa­ra­to

vuel­ve a es­tar en nues­tras ma­nos pa­ra ase­gu­rar­nos que nues­tros "ami­gos" no se que­den sin su me­re­ci­do 'li­ke' por lo que pu­bli­ca­ron du­ran­te el día.

Más cer­ca­nos que nun­ca, pe­ro más so­li­ta­rios y ais­la­dos; lo cu­rio­so es que de in­me­dia­to, quie­nes ha­cen es­to di­rán

"No es cier­to, ca­si ni uso el ce­lu­lar", pe­ro di­rán eso e ins­tin­ti­va­men­te lo sa­ca­rán y lo re­vi­sa­rán di­cien­do "ha­ce mu­cho que no lo veo". El con­cep­to de des­can­so y re­lax de las per­so­nas hoy en día es sen­tar­se tran­qui­los a re­vi­sar sus redes so­cia­les; nos he­mos vuel­to co­lec­cio­nis­tas de "ami­gos" y 'li­kes', y quie­nes no se la pa­san pu­bli­can­do es por­que sien­ten que su la­bor es po­ner men­sa­ji­tos de apo­yo.

Ojo pú­bli­co

Nues­tros pro­ble­mas se han vuel­to pú­bli­cos; po­ne­mos fo­tos de lo que co­me­mos, de los lu­ga­res a don­de va­mos, de las be­bi­das que to­ma­mos, de las per­so­nas que nos acom­pa­ña­ron y des­pués nos de­di­ca­mos a es­pe­rar que el mun­do aprue­be con un 'li­ke' nues­tras ac­ti­vi­da­des.

To­da­vía he­mos al­gu­nos que dis­fru­ta­mos de pla­ti­car ca­ra a ca­ra sin es­cri­bir lo que que­re­mos de­cir, por el pla­cer de es­cu­char la voz de otras per­so­nas; he­mos quie­nes to­da­vía pre­fe­ri­mos el ca­lor de un be­so o un abra­zo en lu­gar de un di­bu­ji­to que los re­pre­sen­ta.

La era di­gi­tal ha re­du­ci­do las dis­tan­cias, pe­ro tam­bién las ha he­cho más pro­fun­das; más cer­ca­nos, pe­ro más ais­la­dos; más for­mas de co­mu­ni­car­nos, pe­ro me­nos sus­tan­cia en nues­tra co­mu­ni­ca­ción.

Si pu­die­ra pe­dir un de­seo, se­ría que la gen­te sea tan 'smart' co­mo sus 'smartp­ho­nes' y no aban­do­nen el ca­lor hu­mano por el pla­cer he­do­nis­ta de la tec­no­lo­gía.

Vol­tea a ver a los ojos a los que es­tén cer­ca de ti y di­les "Bue­nos días"; muy pro­ba­ble­men­te re­ci­bi­rás el 'li­ke' más agra­da­ble y va­lio­so que pue­das en­con­trar: una son­ri­sa y un sa­lu­do en res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.