Vi­vir con des­co­no­ci­dos

Ima­gi­ne­mos que des­per­ta­mos en una ha­bi­ta­ción dis­tin­ta a la que nos acos­ta­mos la no­che an­te­rior, sa­li­mos al pa­si­llo y des­co­no­ce­mos qué es lo que ha­ce­mos en es­te lu­gar tan di­fe­ren­te a nues­tra ca­sa.

Frontera - Vida Sana GH - - NEWS - Ka­ri­na Mo­reno Con la co­la­bo­ra­ción de: Ka­ri­na Ro­sa­rio Mo­reno Mar­tí­nez Psi­có­lo­ga de la Aso­cia­ción So­no­ren­se de Alz­hei­mer y En­fer­me­da­des Si­mi­la­res, A.C. ESCRÍBELE: mm­kary­na@gmail.com

Lle­ga­mos a la co­ci­na y no só­lo no re­co­no­ce­mos es­te es­pa­cio, tam­bién es con­fu­so ubi­car qué hay de­trás de los es­tan­tes o pa­ra qué sir­ven los di­fe­ren­tes apa­ra­tos que es­tán an­te no­so­tros; es­to es muy co­mún pa­ra quien vi­ve con de­men­cia: su reali­dad es con­fun­di­da con al­gu­nos de sus re­cuer­dos, que le ase­gu­ran que aún vi­ve en la ca­sa don­de cre­cie­ron sus hi­jos y no en el nue­vo ho­gar de al­guno de ellos.

A ve­ces van más atrás en el tiem­po y des­pier­tan bus­can­do una ca­sa muy an­ti­gua, don­de vi­vían con sus pa­pás y her­ma­nos en al­gún pueblo le­jano.

La in­quie­tud que pue­den lle­gar a sen­tir al no es­tar en el lu­gar en el que ellos su­po­nen que de­be­rían de es­tar es an­gus­tian­te, por es­to es muy co­mún que deam­bu­len por la ca­sa, que bus­quen una sa­li­da de­ses­pe­ra­da­men­te, que su­pli­quen por ayu­da pa­ra re­gre­sar a don­de creen que de­be­rían de es­tar o in­clu­so que se mues­tren agre­si­vos an­te tal frus­tra­ción.

Hay que en­ten­der que den­tro de es­ta en­fer­me­dad es nor­mal es­te ti­po de con­duc­tas: es la for­ma de ex­pre­sar el mie­do que ex­pe­ri­men­tan an­te lu­ga­res o per­so­nas que no son co­no­ci­dos, ya que tam­bién de­be­mos con­si­de­rar que pa­ra ellos sus fa­mi­lia­res lu­cen di­fe­ren­tes.

Por ejem­plo, quien to­ca la puer­ta y lle­ga pre­sen­tán­do­se co­mo su hi­jo no pue­de ser él, por­que en sus re­cuer­dos su hi­jo aún es un ni­ño y no un adul­to de 50 años.

Pa­ra el cui­da­dor- que en la ma­yo­ría de los ca­sos es un fa­mi­liar con­san­guí­neo-, es una es­ce­na de­vas­ta­do­ra; usual­men­te no se cuen­ta con las herramient­as ade­cua­das pa­ra en­fren­tar és­te y otros re­tos que con­lle­va el aten­der a un ser que­ri­do que vi­ve con de­men­cia, pro­vo­can­do que el cui­da­dor se sien­ta su­pe­ra­do.

Por ello, te ofrez­co al­gu­nas pau­tas que te ayu­da­rán a pre­ve­nir epi­so­dios com­pli­ca­dos den­tro del ho­gar, ha­cién­do­los sen­tir se­gu­ros y ama­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.