ENAMÓRATE DE TI

El amor a no­so­tros mis­mos su­po­ne la afir­ma­ción de nues­tro ser; cuan­do nues­tro amor pro­pio lan­gui­de­ce, no po­de­mos ofre­cer un ver­da­de­ro amor a otras per­so­nas, pues el amor a sí mis­mo es con­di­ción y me­di­da del amor que po­de­mos dar a los de­más.

Frontera - Vida Sana GH - - NEWS - May­ra Gon­zá­lez

Una de las con­se­cuen­cias de la fal­ta de amor pro­pio es que no lo­gras re­la­cio­nar­te pro­fun­da­men­te con otra per­so­na: al no po­der amar­te, no eres ca­paz de amar a na­die más; el amor pro­pio es un sen­ti­mien­to que ne­ce­si­ta­mos co­se­char día con día, mo­men­to a mo­men­to.

Cuan­do te amas pro­fun­da­men­te, no te per­mi­tes in­vo­lu­crar­te en emo­cio­nes des­agra­da­bles que a la lar­ga, aca­ban con tu sa­lud fí­si­ca, ade­más del efec­to ne­ga­ti­vo so­bre tus pen­sa­mien­tos.

Amor pro­pio y au­to­es­ti­ma son ele­men­tos im­por­tan­tes pa­ra que cual­quier per­so­na lle­ve una vi­da sa­tis­fac­to­ria; la ba­se es la fa­mi­lia: los pa­dres a tra­vés del amor, la acep­ta­ción y los cui­da­dos que les pro­por­cio­nan a los hi­jos les de­mues­tran lo im­por­tan­tes que son pa­ra ellos. Con­for­me se cre­ce, la se­gu­ri­dad, el va­lor, res­pe­to y sa­tis­fac­ción de uno mis­mo

-que es co­mo se de­fi­ne al amor pro­pio y au­to­es­ti­ma- de­ben es­tar vin­cu­la­dos con el au­to­co­no­ci­mien­to: es­to sig­ni­fi­ca sa­ber cuá­les son tus cua­li­da­des y for­ta­le­zas, pe­ro tam­bién tus de­fec­tos y de­bi­li­da­des.

Si no te co­no­ces es por­que no te in­tere­sas y pro­ba­ble­men­te no te quie­ras, pe­ro si te amas es­ta­rás dis­pues­to a sa­ber de ti, acep­tar­te y tra­ba­jar pa­ra re­for­zar to­do aque­llo que te ha­ce sen­tir com­ple­to, pe­ro tam­bién eli­mi­nar o cam­biar to­do lo que te li­mi­ta.

Lo que va­les

Da­te cuen­ta de lo es­pe­cial que eres sim­ple­men­te por ser tú, y ve­rás que ter­mi­na­rás por ad­mi­rar­te; si eres una per­so­na crea­ti­va, ex­tro­ver­ti­da, in­de­pen­dien­te, ami­ga­ble y amo­ro­sa, dis­pues­ta a en­fren­tar y so­lu­cio­nar tus pro­ble­mas sin imi­tar a na­die, se­gu­ra­men­te es por­que tie­nes una au­to­es­ti­ma muy po­si­ti­va. Si no es así, haz lo cam­bios ne­ce­sa­rios y

¿Te amas?

to­ma el con­trol de tu vi­da, por­que só­lo así ten­drás el po­der pa­ra al­can­zar lo que desees; los re­sul­ta­dos se re­fle­ja­rán en ti al mos­trar­te co­mo una per­so­na fe­liz y se­gu­ra.

En tu fa­mi­lia, al con­vi­vir en paz, acep­tán­do­se y que­rién­do­se tal cual es ca­da uno; en el tra­ba­jo se­rás más rea­lis­ta, co­mu­ni­ca­ti­vo y te adap­ta­rás a los cam­bios, y en tus re­la­cio­nes per­so­na­les, de­mos­tra­rás que pue­des ser un ser hu­mano ca­paz de dar y re­ci­bir. Se­gu­ra­men­te, en la bús­que­da de uno mis­mo se co­me­ten erro­res y se tie­nen te­mo­res: se va­le te­ner mie­do y caer, pe­ro más va­lio­so es sa­ber le­van­tar­se; sé que mu­chos de us­te­des no lo van a creer si les di­go que amán­do­nos a no­so­tros mis­mos, se aca­ba­rían mu­chos de los con­flic­tos y pro­ble­mas.

El amor pro­pio nos per­mi­te re­di­men­sio­nar el va­lor de "lo bueno" y com­pa­rar­lo con "lo ma­lo": si nos ama­mos, la ba­lan­za siem­pre se car­ga ha­cia la fe­li­ci­dad, dan­do su real di­men­sión a las ad­ver­si­da­des y con­vir­tién­do­las en cir­cuns­tan­cias a en­fren­tar, pe­ro que en na­da afec­tan nues­tra paz y bie­nes­tar.

¿Qué es amar­se a uno mis­mo? Cuan­do tú te amas, no rea­li­zas co­sas que sa­bes te pue­den las­ti­mar; no con­su­mes co­mi­da o sus­tan­cias que pue­dan da­ñar tu sa­lud; cui­das de ti, tus pen­sa­mien­tos, cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu; nu­tres tu ser.

Al ha­blar del amor no po­de­mos li­mi­tar­lo a la pa­re­ja: el amor es el com­bus­ti­ble que mue­ve al mun­do, por amor na­ce­mos, por amor exis­te lo que hay a nues­tro al­re­de­dor, por amor cum­pli­mos nues­tra mi­sión, por amor dis­fru­ta­mos, nos nu­tri­mos.

Por amor pro­pio, bus­ca la tran­qui­li­dad: de­ja de car­gar el mun­do so­bre tus hom­bros; de­ja de pre­miar­te co­mo una mas­co­ta con co­mi­da; no pon­gas tu cuer­po co­mo un con­te­ne­dor de des­per­di­cios, co­mién­do­te lo que so­bra pa­ra que no va­ya a la ba­su­ra.

Cuan­do ten­gas pri­sa y te ofrez­can agran­dar tu com­bo por diez pe­sos, di "No"; no po­drás cam­biar al mun­do, ayu­dar a to­dos los que crees que te ne­ce­si­tan ni es­tar pa­ra los que te aman si no em­pie­zas a amar­te y cui­dar­te a ti mis­mo.

De­bes amar­te co­mo di­ces que amas a to­dos los de­más, que te vuel­vas tu prin­ci­pal prio­ri­dad y no te tra­tes co­mo op­ción; de­ja de pos­po­ner tu arre­glo per­so­nal, no co­mas por com­pro­mi­so o por­que te lo re­ga­la­ron.

Áma­te, pa­ra que pue­das es­tar sano: tú eres tu pri­mer ver­da­de­ro y leal amor, la per­so­na más im­por­tan­te de tu vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.