¿QUÉ TAN SA­NOS ES­TÁN TUS RIÑONES?

Los riñones en­fer­man en si­len­cio, no due­len y só­lo dan sín­to­mas de mal fun­cio­na­mien­to cuan­do la afec­ción es­tá avan­za­da.

Frontera - Vida Sana GH - - NEWS - Re­dac­ción VI­DA SA­NA GH

Mien­tras que en Eu­ro­pa la in­su­fi­cien­cia re­nal es una en­fer­me­dad de adul­tos ma­yo­res, en Mé­xi­co es la se­gun­da cau­sa de muer­te en jó­ve­nes; si tie­nes obe­si­dad, la pro­ba­bi­li­dad de que los ór­ga­nos em­pie­cen a fa­llar au­men­ta 10%.

El ries­go cre­ce si su­fres hi­per­ten­sión y se ele­va aún más en las per­so­nas dia­bé­ti­cas; pa­de­cer si­mul­tá­nea­men­te es­tas tres en­fer­me­da­des dis­pa­ra a 50% el pe­li­gro de su­frir en­fer­me­dad re­nal cró­ni­ca.

Sin em­bar­go, a pe­sar de la epi­de­mia de ma­les re­na­les que hay en el país y que la fa­lla de los riñones pue­de ser ca­tas­tró­fi­ca no só­lo en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, sino fí­si­cos e in­clu­so emo­cio­na­les, a po­cos les preo­cu­pa sa­ber si és­tos fun­cio­nan de ma­ne­ra óp­ti­ma.

Mal si­len­cio­so

Los riñones en­fer­man en si­len­cio, no due­len y só­lo dan sín­to­mas de mal fun­cio­na­mien­to cuan­do la afec­ción es­tá avan­za­da, pe­ro de­tec­tar a tiem­po su sa­lud es fá­cil: bas­ta una sim­ple prue­ba de ori­na.

Se su­gie­re que a par­tir de los 18 años, to­das las per­so­nas de­be­rían rea­li­zar­se es­ta prue­ba fá­cil y de cos­to ac­ce­si­ble; si to­do es­tá bien, ha­bría que re­pe­tir el es­tu­dio ca­da dos años y, quie­nes tie­nen los fac­to­res de ries­go, rea­li­zar­se el exa­men anual­men­te, so­bre to­do ni­ños y ado­les­cen­tes.

Los me­xi­ca­nos le te­men muy po­co a la en­fer­me­dad, ba­jo el pensamient­o "De al­go me voy a mo­rir"; el pro­ble­ma es que la en­fer­me­dad re­nal no es ful­mi­nan­te: va ma­tan­do muy len­ta­men­te, y es de­ma­sia­do cos­to­sa.

Sa­le ca­ro

En el me­jor de los es­ce­na­rios, una per­so­na con en­fer­me­dad re­nal de­be es­tar co­nec­ta­da a una má­qui­na mí­ni­mo tres ve­ces por se­ma­na, de dos a tres ho­ras al día, pa­ra limpiar su san­gre de los desechos que de­be­rían ha­ber si­do fil­tra­dos por los riñones y ex­pul­sa­dos por la ori­na.

Si ese pa­cien­te ca­re­ce de se­gu­ri­dad so­cial, de­be­rá des­em­bol­sar al­re­de­dor de 3 mil pe­sos se­ma­na­les co­mo mí­ni­mo, pa­ra ac­ce­der a ese cos­to­so tra­ta­mien­to.

La otra op­ción de tra­ta­mien­to es la diá­li­sis, pe­ro se re­quie­re de una ci­ru­gía pa­ra co­lo­car un ca­té­ter en la ca­vi­dad ab­do­mi­nal, que se de­be­rá por­tar per­ma­nen­te­men­te. Es­te ca­té­ter in­fun­de -a tra­vés de tu­bos es­pe­cia­les- una so­lu­ción de lim­pie­za; tras ca­si seis ho­ras en la ca­vi­dad ab­do­mi­nal, la so­lu­ción con los desechos es dre­na­da ha­cia una bol­sa es­pe­cial al me­nos tres ve­ces al día. Quien no se so­me­te al tra­ta­mien­to pue­de acu­mu­lar po­ta­sio en la san­gre, el cual se al­ma­ce­na en el co­ra­zón y pro­vo­ca un pa­ro car­dia­co; tam­bién pue­de ocu­rrir con­cen­tra­ción de áci­dos y pro­vo­car aci­do­sis, lo que lle­va a un pa­ro res­pi­ra­to­rio, por ci­tar un par de ejem­plos de com­pli­ca­cio­nes.

60% de ca­sos de in­su­fi­cien­cia re­nal en Mé­xi­co se de­be a pa­cien­tes con obe­si­dad, dia­be­tes e hi­per­ten­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.