No abu­se de los an­ti­áci­dos

Man­ten­ga el cui­da­do de és­tos que re­gu­lar­men­te se uti­li­zan por el mal ha­bi­to ali­men­ti­cio.

Frontera - Vida Sana GH - - GASTROENTE­ROLOGÍA -

Aun­que los an­ti­áci­dos pa­ra aten­der el ar­dor del es­tó­ma­go, las agru­ras y el re­flu­jo se ven­den sin re­ce­ta en el País, se de­be sa­ber cuán­do y en qué con­di­cio­nes se pue­den to­mar. Gil­ber­to Cas­ta­ñe­da Her­nán­dez, in­ves­ti­ga­dor del De­par­ta­men­to de Far­ma­co­lo­gía del Cin­ves­tav, des­ta­có que es­tos me­di­ca­men­tos pue­den evi­tar la ab­sor­ción de nu­trien­tes, vi­ta­mi­nas y otros fár­ma­cos del es­tó­ma­go a los in­tes­ti­nos y la san­gre, aler­ta.

Los pro­ble­mas de hi­per­aci­dez, en ge­ne­ral, son cau­sa­dos por ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios o es­trés.

"El me­xi­cano come mu­cho chi­le y áci­do (li­món), que irri­tan el es­tó­ma­go; ade­más, in­gie­re bas­tan­tes gra­sas (cre­ma, fri­tan­ga, mé­du­la o chi­cha­rrón, en­tre otras) que pro­vo­ca un va­cia­do len­to del es­tó­ma­go y una acu­mu­la­ción del áci­do que ahí se pro­du­ce.

"Por otro la­do, el es­trés ha­ce que se pro­duz­ca más áci­do en el es­tó­ma­go y ese ex­ce­so de áci­do ge­ne­ra las tí­pi­cas agru­ras que se con­tro­lan con los an­ti­áci­dos", ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor.

Aun­que si se usan bien son me­di­ca­men­tos muy se­gu­ros, cuan­do hay abu­so en su con­su­mo exis­te el ries­go de pro­vo­car con­se­cuen­cias gra­ves co­mo úl­ce­ras, he­mo­rra­gias y en per­so­nas ma­yo­res has­ta la muer­te; tam­bién pue­den cau­sar pro­ble­mas óseos y se ha re­por­ta­do un cier­to ries­go de de­men­cia, ad­vier­te el ex­per­to. A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, el es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que el an­ti­áci­do no cura, so­bre to­do los del ti­po de pas­ti­llas mas­ti­ca­bles, sim­ple­men­te ofre­cen una ca­pa pro­tec­to­ra.

Los an­ti­áci­dos que exis­ten en el mer­ca­do son efec­ti­vos pa­ra la hi­per­aci­dez (las agru­ras) cau­sa­das por cual­quier ti­po de es­tí­mu­lo y tam­bién son efec­ti­vos pa­ra las cau­sa­das por el es­trés o por otro ti­po de pa­to­lo­gías.

La ma­yo­ría de los an­ti­áci­dos se usa de ma­ne­ra epi­só­di­ca, si una per­so­na tie­ne agru­ras, to­ma el an­ti­áci­do, se ali­via y ya, es una so­la to­ma.

"Nun­ca se de­be to­mar un an­ti­áci­do por más de 14 días, ex­cep­to cuan­do se ha­ce por in­di­ca­ción mé­di­ca, co­mo es el ca­so del re­flu­jo gas­tro­in­tes­ti­nal y otras en­fer­me­da­des", ex­pli­có Cas­ta­ñe­da Her­nán­dez.

Fuen­te: Agen­cia Re­for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.