Equi­pe a ni­ños con con­fian­za

Se su­gie­re en­se­ñar­les téc­ni­cas de es­tu­dio com­pa­ti­bles con el ce­re­bro, co­mo los mapas men­ta­les.

Frontera - Vida Sana GH - - GASTROENTE­ROLOGÍA -

La le­tra con san­gre en­tra" o "echan­do a per­der se apren­de" son ideas so­bre la edu­ca­ción que ha­ce tiem­po que­da­ron atrás, pe­ro per­sis­ten du­das so­bre có­mo en­se­ñar de ma­ne­ra efec­ti­va.

Pa­ra Ve­ró­ni­ca de An­drés, maes­tra en Edu­ca­ción por la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, los ni­ños ne­ce­si­tan con­fian­za pa­ra apren­der.

Eso se con­si­gue si se les ayu­da a creer en sí mis­mos, a po­ten­ciar su in­te­li­gen­cia, al­can­zar sus sue­ños, y se les en­se­ña a ser res­pon­sa­bles, afir­ma en su li­bro “Edu­car con con­fian­za” (San­ti­lla­na), que es­cri­bió con su hi­ja, Flo­ren­cia An­drés.

Las ex­per­tas ar­gen­ti­nas ase­gu­ran que los me­no­res cria­dos de es­ta ma­ne­ra apren­den a so­bre­po­ner­se a cual­quier obs­tácu­lo.

"Un chi­co que tie­ne con­fian­za no se va a des­mo­ro­nar por­que al­guien le di­ga al­go ma­lo, no le pon­ga un li­ke o por un fra­ca­so es­co­lar. Se va a so­bre­po­ner, se va a po­ner me­tas y ob­je­ti­vos", sos­tu­vo De An­drés.

Pa­ra lo­grar es­to, re­co­mien­dan a pa­dres y do­cen­tes crear "un rin­cón o pa­red de los lo­gros", don­de se ex­hi­ba en lo que los ni­ños des­ta­can: un exa­men con bue­na no­ta, un poe­ma, un di­bu­jo, una fo­to.

"A ve­ces los pa­dres ve­mos co­sas bue­nas en los chi­cos y no se las de­ci­mos. A ve­ces los adul­tos ve­mos co­sas bue­nas en nues­tros equi­pos de tra­ba­jo y no se las de­ci­mos. Pues es to­do lo con­tra­rio: si yo me en­fo­co en lo que una per­so­na ha­ce bien y se lo di­go, esa per­so­na va a se­guir ha­cien­do más de eso", sos­tie­ne.

Tam­po­co se tra­ta, sub­ra­yó, de ig­no­rar las áreas de me­jo­ra, pe­ro es más fá­cil en­ca­rar­las cuan­do las per­so­nas tie­nen se­gu­ri­dad de que hay otros ám­bi­tos en los que son bue­nas.

Cuan­do es­tu­dió en Ox­ford, sos­tu­vo, el sis­te­ma de eva­lua­ción se ba­sa­ba jus­ta­men­te en des­ta­car pri­me­ro las for­ta­le­zas de los tra­ba­jos ca­li­fi­ca­dos y des­pués abor­dar los pun­tos de desa­rro­llo.

A fin de po­ten­ciar la in­te­li­gen­cia de los ni­ños, su­gie­ren en­se­ñar­les téc­ni­cas de es­tu­dio com­pa­ti­bles con el ce­re­bro, co­mo los mapas men­ta­les.

Se­gún las es­pe­cia­lis­tas, or­ga­ni­zar la in­for­ma­ción de ma­ne­ra li­neal, es­truc­tu­ra­da y je­rar­qui­za­da só­lo ac­ti­va el he­mis­fe­rio iz­quier­do ce­re­bral.

En cam­bio, los mapas men­ta­les in­clu­yen pa­la­bras, ca­te­go­rías, pe­ro tam­bién co­lo­res, imá­ge­nes, di­bu­jos, ele­men­tos pro­pios del he­mis­fe­rio de­re­cho, y per­mi­ten que la in­for­ma­ción se con­cen­tre en un es­pa­cio y no se in­te­rrum­pa al cam­biar de pá­gi­na.

"Só­lo te­ne­mos que ser pa­dres pre­sen­tes. No ten­go que ser un pa­dre per­fec­to y, por en­de, no ten­go por qué es­pe­rar te­ner un hi­jo per­fec­to", sub­ra­yó

Fuen­te: Agen­cia Re­for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.