NO TE DE­JES SEDUCIR POR EL FACIAL VAMPIRO

Los ries­gos re­sul­tan prin­ci­pal­men­te du­ran­te el pro­ce­so de se­pa­rar los com­po­nen­tes de la san­gre.

Frontera - Vida Sana GH - - TRATAMIENT­O ESTÉTICO -

Por la fal­ta de evi­den­cia pa­ra de­mos­trar su efec­ti­vi­dad y los ries­gos que im­pli­ca, el con­tro­ver­sial facial vampiro, pues­to en bo­ga por ce­le­bri­da­des co­mo Kim Kar­das­hian, no es re­co­men­da­do por los ex­per­tos.

El inusual tra­ta­mien­to tam­bién co­no­ci­do co­mo te­ra­pia de plas­ma ri­co en pla­que­tas, con­sis­te en extraer la san­gre de un pa­cien­te, y cen­tri­fu­gar­la pa­ra sa­car el plas­ma que con­tie­ne pla­que­tas y fac­to­res de cre­ci­mien­to, y lue­go vol­ver a in­yec­tar­la en la ca­ra. Cris­ti­na Cor­tés Pe­ral­ta, es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía, no­tó un in­cre­men­to en los pa­cien­tes que acu­dían a su clí­ni­ca pa­ra pe­dir el facial du­ran­te los úl­ti­mos tres años, y a la fe­cha di­jo que 2 de ca­da 10 lo so­li­ci­tan.

"El gran pe­li­gro de es­te pro­ce­di­mien­to es que ha caí­do en ma­nos de no pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, es de­cir, se ofre­ce en un spa, en es­té­ti­cas de be­lle­za, don­de per­so­nas sin el co­no­ci­mien­to de la hi­gie­ne pa­ra el ma­ne­jo de de­ri­va­dos san­guí­neos, pue­den in­cu­rrir en erro­res", se­ña­ló Cor­tés Pe­ral­ta.

Los ries­gos re­sul­tan prin­ci­pal­men­te du­ran­te el pro­ce­so de se­pa­rar los com­po­nen­tes de la san­gre, y mez­clar o con­fun­dir­la con la de otros pa­cien­tes, lo que re­sul­ta­ría en la trans­mi­sión de vi­rus o in­fec­cio­nes.

La téc­ni­ca de apli­ca­ción im­pli­ca ins­tru­men­tos lla­ma­dos mi­cro­agu­jas, que de­ben es­tar cer­ti­fi­ca­dos por­que mo­de­los más eco­nó­mi­cos po­drían guar­dar la san­gre del pa­cien­te pre­vio, den­tro del mis­mo dis­po­si­ti­vo.

"Dos de los vi­rus más te­mi­bles, que ya se sa­be que son trans­mi­si­bles a tra­vés de in­yec­cio­nes, co­mo el VIH y el vi­rus de la he­pa­ti­tis C, que se trans­mi­ten igual­men­te con per­so­nas que son adic­tas a dro­gas y de­más, ese mis­mo ries­go exis­te con el ma­ne­jo de agu­jas en el facial vampiro", aña­de la es­pe­cia­lis­ta.

Es­te pro­ce­di­mien­to pro­me­te la reac­ti­va­ción de cé­lu­las ma­dres pa­ra el re­ju­ve­ne­ci­mien­to de la piel, y clí­ni­cas no con­fia­bles pro­mo­cio­nan otros tra­ta­mien­tos co­mo "facial vampiro" pa­ra atraer clien­tes.

Es­tá com­pro­ba­do que la téc­ni­ca de mi­cro­pun­cio­nes es efec­ti­va; sin em­bar­go, el em­pleo del plas­ma ri­co en pla­que­tas per­ma­ne­ce cues­tio­na­ble y ba­jo el es­cru­ti­nio de pro­fe­sio­na­les, así que no hay con­sen­sos a favor ni ar­tícu­los de re­vi­sión.

Es ne­ce­sa­rio ve­ri­fi­car que el ma­te­rial que se abre pa­ra la rea­li­za­ción del facial es­té es­te­ri­li­za­do, de pre­fe­ren­cia nue­vo, y que el ma­ne­jo de la mues­tra san­guí­nea se lle­ve a ca­bo fren­te al pa­cien­te en to­do mo­men­to.

Fuen­te: Agen­cia Re­for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.