Po­lu­ción Ca­pi­lar. Pro­te­ger el ca­be­llo no es una ta­rea sen­ci­lla. Nu­trir­lo cons­tan­te­men­te de­be ser un im­pe­ra­ti­vo.

Vogue Belleza - - Contenido -

El ai­re que res­pi­ra­mos y nues­tro es­ta­do de sa­lud se ma­ni­fies­tan en ca­da una de nues­tras fi­bras ca­pi­la­res. La po­lu­ción, el es­trés e, in­clu­so, los

pro­duc­tos cos­mé­ti­cos su­po­nen una ame­na­za pa­ra nues­tro pe­lo que es fuen­te de con­fian­za, sím­bo­lo de ju­ven­tud y un ar­ma de se­duc­ción por ex­ce­len­cia. Nu­trir­lo en con­cien­cia y pro­te­ger­lo del me­dio am­bien­te

for­ma par­te de nues­tro de­ber

La­mé­di­ca Daniela Ly­nett es ex­per­ta en el te­ma. Con una es­pe­cia­li­za­ción en der­ma­to­lo­gía y un fe­llow en tri­co­lo­gía y tras­plan­te ca­pi­lar, en­ca­be­za jun­to al re­co­no­ci­do Doc­tor Ri­car­do Fla­mi­nio Ro­jas, el tec­no­ló­gi­co cen­tro en Bu­ca­ra­man­ga de­di- ca­do al cui­da­do del ca­be­llo y cue­ro ca­be­llu- do bau­ti­za­do Der­mahair. En ex­clu­si­va, la pro­fe­sio­nal res­pon­de a nues­tras in­quie­tu­des pre­do­mi­nan­tes y nos brin­da los me­jo­res tips pa­ra el cui­da­do dia­rio de nues­tro pe­lo.

Daniela, ¿cuá­les crees que son los prin­ci- pa­les fac­to­res na­tu­ra­les que da­ñan nues- tra ca­be­lle­ra? Pa­ra res­pon­der es­ta pri­me­ra pre­gun­ta resulta esen­cial te­ner en cuen­ta los cam­bios cli­má­ti­cos que está su­frien­do el pla- ne­ta ac­tual­men­te. Las tem­pe­ra­tu­ras son ca­da día más ra­di­ca­les y eso no es bueno pa­ra el ca- be­llo. El frío ex­tre­mo, por ejem­plo, des­hi­dra- ta la fi­bra ca­pi­lar e in­clu­so pue­de que­brar­la. También está el agu­je­ro en la ca­pa de ozono, que per­mi­te se fil­tre ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta al­ta­men­te per­ni­cio­sa pa­ra el fo­lícu­lo pi­lo­so. Ade­más, exis­ten en­fer­me­da­des co­mo la der- ma­ti­tis se­bo­rrei­ca que son fo­to­agra­va­das, es de­cir, que em­peo­ran con la ex­hi­bi­ción al sol.

La con­ta­mi­na­ción, ¿tie­ne al­gún efec­to so­bre el te­ji­do fino que re­cu­bre nues­tra ca­be­za? Cla­ro, el cue­ro ca­be­llu­do es una de las prin- ci­pa­les ba­rre­ras de de­fen­sa y ab­sor­be to­do lo que en­tra en con­tac­to con él. El en­torno es in­flu­yen­te. Al­gu­nas per­so­nas vi­ven en gran

Arri­ba en sen­ti­do ho­ra­rio: Tra­ta­mien­to Res­to­re Dry Scalp Treat­ment, de Li­ving Proof; Backs­ta­ge de JW An­der­son; Sa­ge & Ce­dar Scalp Treat­ment, de Aé­sop; Re­ple­nis­hing Mois­tu­re Mask Ca­viar An­ti-Aging,

Sham­poo des ciu­da­des en las que in­va­de el smog y otras tra­ba­jan en es­pa­cios co­mo fá­bri­cas con in­fi­ni­tas sus­tan­cias no­ci­vas en el ai­re. Las par­tí­cu­las ofen­si­vas pa­ra nues­tro or­ga- nis­mo afec­tan el me­ta­bo­lis­mo de las cé­lu­las y per­ju­di­can a los an­ti­oxi­dan­tes en­car­ga­dos de com­ba­tir a los ra­di­ca­les li­bres de oxí­ge- no. Es­tos úl­ti­mos son los res­pon­sa­bles del en­ve­je­ci­mien­to del cuer­po y, por lo tan­to, de la ca­be­lle­ra.

A ve­ces el es­trés pue­de pa­re­cer un com­po- nen­te más en­tre la nu­be de po­lu­ción en una me­tró­po­li. ¿De qué ma­ne­ras dam­ni­fi­ca a nues­tro ca­be­llo? El es­trés es desen­ca- de­nan­te de múl­ti­ples en­fer­me­da­des, prin- ci­pal­men­te de ori­gen in­mu­no­ló­gi­co. Hay afec­cio­nes del fo­lícu­lo que tie­nen esa raíz fi­sio­pa­to­ló­gi­ca y que se agra­van ante si­tua- cio­nes de es­trés. La alo­pe­cia, la so­ria­sis, la der­ma­ti­tis se­bo­rrei­ca y el eflu­vio te­ló­geno (caí­da anor­mal del pe­lo) son pro­ble­mas que em­peo­ran ante mo­men­tos com­pli­ca­dos en la vi­da de un pa­cien­te.

¿Exis­ten sus­tan­cias des­ven­ta­jo­sas en los pro­duc­tos que uti­li­za­mos pa­ra man­te­ner nues­tra me­le­na ra­dian­te y en for­ma? ¡Por su­pues­to! El for­mol por ejem­plo, es tí­pi­co en los tra­ta­mien­tos de que­ra­ti­na. Es­te, ade- más de ser can­ce­rí­geno, pue­de oca­sio­nar se­ve­ras pér­di­das de ca­be­llo. Nu­me­ro­sos sham­poos y cre­mas de pei­nar con­tie­nen pa­ra­be­nos u otros com­pues­tos que afec­tan al ta­llo pi­lo­so cas­ti­gan­do su cre­ci­mien­to y au­men­tan­do la fra­gi­li­dad ca­pi­lar. Mu­chos con­ser­van­tes pue­den ser per­ju­di­cia­les.

¿Cuál es tu con­se­jo co­mo mé­di­ca es­pe- cia­lis­ta pa­ra pro­te­ger­nos de to­das es­tas ame­na­zas? Nues­tras fi­bras ca­pi­la­res no son más ni me­nos que un fiel re­fle­jo de nues­tro es­ta­do de bie­nes­tar. Una ali­men­ta- ción ba­lan­cea­da con una ge­ne­ro­sa por­ción de ve­ge­ta­les es fun­da­men­tal. Es im­por­tan­te cui­dar­se con ayu­da pro­fe­sio­nal y do­si­fi­car el uso de tin­tas y de­co­lo­ran­tes. También es in­dis­pen­sa­ble cu­brir­se la ca­be­za pa­ra ex­po- ner­se va­rias ho­ras al sol y apli­car­se pro­tec- to­res tér­mi­cos an­tes so­me­ter el pe­lo a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. El se­cre­to está en que ca­da

· pa­cien­te co­noz­ca su ca­be­llo en pro­fun­di- dad y re­ci­ba ase­so­ra­mien­to de for­ma per- so­na­li­za­da pa­ra un re­sul­ta­do com­ple­to.

Des­de la iz­quier­da: Strengt­he­ning and Hy­dra­ting Hair Oil- in Cream, de Kiehl’s; Ex­cep­tio­nal mask, de Phy­to Pa­ris; Back­sat­ge de Isa­bel Ma­rant.

de Al­ter­na; de Ma­ca­da­mia, de Le La­bo; Backs­ta­ge de JW An­der­son; De­tox Dry Sham­poo, de Dry­bar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.