Un Rit­mo Pa­ra Ca­da Eta­pa. El ejer­ci­cio fí­si­co es esen­cial pa­ra go­zar de una bue­na sa­lud en las di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da.

Vi­vir en ar­mo­nía con el cuer­po, go­zar de una bue­na sa­lud, en­con­trar un ca­ble a Tie­rra y en­ve­je­cer con dig­ni­dad. Es­tos son los prin­ci­pa­les mo­ti­vos por los cua­les el ejer­ci­cio fí­si­co de­be­ría for­mar par­te de ca­da eta­pa en nues­tras vi­das

Vogue Belleza - - Contenido - CA­MI­LA GALFIONE

El­se­den­ta­ris­mo trae se­ve­ras con­se- cuen­cias, mien­tras que el de­por­te nos brin­da un sin­fín de be­ne­fi- cios: re­du­ce el es­trés, el ries­go de en­fer­me­dad y li­be­ra en­dor­fi­nas, también co­no­ci­das co­mo las hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad. Mo­ver­nos a vo­lun­tad se tra­ta de ele­var la ener­gía, de for­ta­le­cer la au­toes- ti­ma y de apos­tar por un fu­tu­ro me­jor. No exis­te una edad pa­ra ha­cer gim­na­sia, pe­ro sí un en­tre­na­mien­to más ade­cua­do pa­ra ca­da fa­se de nues­tra evo­lu­ción. El cuer­po cam­bia y con­si­go también sus po­si­bi­li­da- des. Por eso, en Vo­gue ela­bo­ra­mos una guía con las ac­ti­vi­da­des in­di­ca­das pa­ra ca­da ins- tan­cia. ¡To­ma no­ta!

¿Sa­bías que el pe­río­do más vul­ne­ra­ble pa­ra con­traer so­bre­pe­so es en­tre los cin­co y los die­ci­nue­ve años? En pleno pro­ce­so de cre­ci­mien­to, es fun­da­men­tal que los ni­ños y ado­les­cen­tes se mue­van al me­nos una ho­ra al día, con el fin de cul­mi­nar una for­ma­ción sa­lu­da­ble. La edu­ca­ción fí­si­ca an­tes de los vein­te no so­lo fa­vo­re­ce el desa­rro­llo, sino que ade­más jue­ga un rol im­por­tan­te en la cons­truc­ción de la per­so­na y en su desem- pe­ño so­cial si prac­ti­ca de­por­te en equi­po. La di­ver­si­dad de ejer­ci­cios en es­te ran­go eta­rio es cla­ve pa­ra el do­mi­nio de dis­tin­tas des­tre­zas co­mo la coor­di­na­ción y la re­sis- ten­cia. Es esen­cial que los me­no­res eje­cu- ten prác­ti­cas ae­ró­bi­cas co­mo co­rrer o an­dar en bi­ci­cle­ta, que ad­quie­ran la pre­ci­sión ne- ce­sa­ria pa­ra pa­sar una pe­lo­ta y que re­fuer- cen sus múscu­los na­dan­do o ha­cien­do atle- tis­mo. Es­tos úl­ti­mos tie­nen me­mo­ria. To­do lo que ejer­ci­ten en es­te lap­so lo re­cor­da­rán.

A LOS VEIN­TE el cuer­po lle­ga a su apo­geo. Lue­go, la ca­pa­ci­dad de bom­beo de oxí­geno a los múscu­los co­mien­za a de­caer, dis­mi­nu­yen­do su ha­bi­li­dad de res­pues­ta. Por lo tan­to, es­te es el mo­men­to in­di­ca­do pa­ra trabajar la fuer­za, los pa­tro­nes de mo- vi­mien­to y la den­si­dad ósea, con el ob­je­ti­vo de pre­pa­rar al or­ga­nis­mo pa­ra el fu­tu­ro. En es­ta eta­pa, el in­cen­ti­vo car­dio­vas­cu­lar va- ria­do es lo acon­se­ja­ble pa­ra la eli­mi­na­ción de gra­sas y la for­ti­fi­ca­ción cor­po­ral. Trotar, ha­cer spin­ning, cross­fit o na­ta­ción en­tran en es­ta ca­te­go­ría bau­ti­za­da “car­dio” que, com- ple­men­ta­da con otras mo­da­li­da­des co­mo pue­den ser el bo­xeo o las pe­sas, tri­pli­ca sus be­ne­fi­cios. Mo­ver­se al me­nos tres ve­ces por se­ma­na du­ran­te una ho­ra es lo re­co­men­da- ble pa­ra los vein­tea­ñe­ros.

LOS TREIN­TA ge­ne­ral­men­te se tor- nan un tan­to com­pli­ca­dos. En mu­chos ca­sos son una épo­ca de­man­dan­te tan­to a ni­vel fa­mi­liar co­mo pro­fe­sio­nal. Fí­si­ca­men- te, co­mien­zan los pro­ble­mas de equi­li­brio, de pos­tu­ra y, si bien la ma­sa ósea lle­ga a su au­ge, des­pués de es­ta edad co­mien­za a de­bi­li­tar­se. El es­ti­ra­mien­to, el en­tre­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar y el man­te­ni­mien­to de la ten­sión mus­cu­lar de­vie­nen prio­ri­dad. Yo­ga y Pi­la­tes son per­fec­tos pa­ra es­ti­rar, mien­tras el ci­clis­mo y los sprints son óp­ti­mos pa­ra que­mar rá­pi­da­men­te ca­lo­rías fren­te a una agen­da apre­ta­da. Las ac­ti­vi­da­des más pro- lon­ga­das de in­ten­si­dad mo­de­ra­da, co­mo ca­mi­nar me­dia ho­ra al día o ha­cer apa­ra­tos en el gim­na­sio, co­la­bo­ran que­man­do gra­sas y for­ta­le­cien­do el co­ra­zón.

A LOS CUA­REN­TA el me­ta­bo­lis­mo en­len­te­ce y el au­men­to de pe­so usual­men- te co­mien­za a lla­mar la aten­ción. La re­ce­ta a es­ta edad es man­te­ner la mo­vi­li­dad pa­ra evi­tar un des­me­di­do cambio en la ba­lan­za. Prac­ti­car la re­sis­ten­cia sa­lien­do a ca­mi­nar o a trotar se vuel­ve in­de­fec­ti­ble pa­ra con­tra- rres­tar la acu­mu­la­ción de gra­sa y re­ver­tir la pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar. Ha­cer de­por­tes de equi­li­brio y fle­xi­bi­li­dad co­mo yo­ga, Pi- la­tes y tai chi es una sa­bia op­ción pa­ra evi- tar las con­trac­tu­ras y la ri­gi­dez tí­pi­ca de la edad y pa­ra man­te­ner­se en mo­vi­mien­to.

CUM­PLI­DOS LOS CIN­CUEN­TA, la fuer­za dis­mi­nu­ye y los sín­to­mas pos­me- no­páu­si­cos pro­mue­ven la apa­ri­ción de en- fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo la dia­be­tes ti­po dos o los pro­ble­mas del co­ra­zón. El se­cre­to a es­ta edad es ele­var el rit­mo car­día­co ca­mi- nando ágil­men­te o tro­tan­do y lo­grar sen­tir el es­fuer­zo sin ex­ce­der­se. Las pe­sas que no su­pe­ran el pro­pio pe­so son per­fec­tas pa­ra trabajar la ma­sa cor­po­ral. Pa­ra es­to son idea­les las kettle­bells o pe­sas ru­sas que in- cen­ti­van un trai­ning in­te­gral. El ci­clis­mo, la na­ta­ción y los apa­ra­tos también pue­den be­ne­fi­ciar al sis­te­ma co­ro­na­rio.

DE LOS SE­SEN­TA EN ADELAN-

TE se le de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción a la sa­lud. Las afec­cio­nes cró­ni­cas se acu­mu­lan y los ries­gos de con­traer cán­ce­res co­mo el de ma­ma, co­lon o úte­ro au­men­tan. Por eso, ha­cer ac­ti­vi­dad con cons­tan­cia se vuel­ve in­dis­pen­sa­ble. A es­ta al­tu­ra, el se­den­ta­ris- mo pue­de oca­sio­nar una pér­di­da de es­ta­do irre­ver­si­ble. Un cuer­po frá­gil es lo que se de­be pre­ve­nir pa­ra en­fren­tar las dé­ca­das por ve­nir. La na­ta­ción y la gim­na­sia ae­ró­bi- ca son dos ex­ce­len­tes re­co­men­da­cio­nes al igual que el bai­le, Pi­la­tes y yo­ga pa­ra me- jo­rar la elas­ti­ci­dad. Las ca­mi­na­tas son el ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar por ex­ce­len­cia. A me­di­da que avan­za la edad, lo acon­se­ja­ble es ir dis­mi­nu­yen­do los ni­ve­les de im­pac­to e in­ten­si­dad pa­ra no las­ti­mar al cuer­po.

Ca­da ca­pí­tu­lo de la vi­da nos pro­po­ne re­no­var nues­tra ru­ti­na con el fin de acom- pa­ñar al or­ga­nis­mo en sus pro­ce­sos. Es- cu­char­lo, res­pe­tar­lo y po­ner to­da nues­tra vo­lun­tad pa­ra dar­le las fuer­zas y la vi­ta­li­dad que ne­ce­si­ta se vuel­ve nues­tro de­ber sa­gra- · do. Sa­lir a ha­cer de­por­te es una de­ci­sión que a ve­ces cues­ta. La cla­ve está en ha­cer- lo.

A PA­SO LI­GE­RO ¿NO ES­TÁS DIS­PUES­TA A HI­PO­TE­CAR HO­RAS EN EL GYM DES­PUÉS DEL TRA­BA­JO? ¡LAS HE­RRA­MIEN­TAS PA­RA TRABAJAR EL CUER­PO EN EL HO­GAR SON LA SO­LU­CIÓN! ABA­JO DES­DE LA IZ­DA.: FIT­NESS BALL, DE BODY­FIT; PE­SAS DE 25 KG, DE SUNNY HEALTH & FIT­NESS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.