Ob­se­sión vir­tual

Vogue Belleza - - Psicología -

Nos des­pe­di­mos de los li­kes y de los fil­tros es­té­ti­cos. Mien­tras las re­des tra­ba­jan la sim­bio­sis con el BIE­NES­TAR de sus usua­rios, que­da en nues­tras ma­nos na­ve­gar la in­men­si­dad del mun­do vir­tual en CON­CIEN­CIA y co­no­cer el ver­da­de­ro tras­fon­do de­trás de ca­da clic que da­mos

A lgu­na vez pu­bli­cas­te una fo­to y en­se­gui­da la eli­mi­nas­te por no te­ner una dig­na can­ti­dad de li­kes? ¿Tie­nes la va­len­tía pa­ra to­mar­te una sel­fie sin nin­gún fil­tro? ¿Lle­gas­te a sen­tir que tu per­fil va­lía me­nos por no te­ner una K en tu nú­me­ro de se­gui­do­res? ¿Te has en­con­tra­do al­gu­na vez ha­cien­do un pa­ra­le­lis­mo en­tre tu vi­da y la de al­guien que ni si­quie- ra co­no­ces? No po­de­mos ne­gar que los me­dios so­cia­les mag­ni­fi­can la an­sie­dad y de­bi­li­tan la au­to­es­ti­ma de in­fi- ni­tos usua­rios. Sin em­bar­go, resulta esen­cial pre­gun­tar- nos si es­tos no hacen más que de­mos­trar­nos a tra­vés de nues­tra in­ter­ac­ción en las pla­ta­for­mas, nues­tro de­seo de agra­dar, de ser re­co­no­ci­dos y de cum­plir con las cua­li­da- des fí­si­cas que cree­mos se re­quie­ren pa­ra for­mar par­te de de­ter­mi­na­do gru­po. Cues­tio­nes que na­cie­ron si­glos an­tes de la era di­gi­tal. Co­mo di­jo una vez el au­tor de El ves­ti­do ha­bla Ni­co­la Squic­cia­rino: “No exis­te na­die co­mo con­cien­cia de sí mis­mo si no es en la re­la­ción con una co­lec­ti­vi­dad y a tra­vés de ella”.

Prio­ri­zan­do la au­ten­ti­ci­dad de la apli­ca­ción, en 2018 Ins­ta­gram le de­cla­ró la gue­rra a los bots o cuen­tas fal- sas que cien­tos de in­fluen­cers com­pra­ban pa­ra con­se- guir más fo­llo­wers. Ac­tual­men­te, com­pro­me­ti­do con el bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co de sus con­su­mi­do­res, co­men­zó a ocul­tar pau­la­ti­na­men­te el nú­me­ro de co­ra­zo­nes en las pu­bli­ca­cio­nes aje­nas, con el fin de que po­da­mos ver quié- nes le die­ron “me gus­ta” a nues­tro ami­go vir­tual, pe­ro no cuán­tos lo hi­cie­ron. Des­pués de to­do, no so­mos nú­me­ros sino per­so­nas. Se­gún un es­tu­dio de la Ro­yal So­ciety of Pu­blic Health, Ins­ta­gram es una de las re­des más no­ci­vas pa­ra la sa­lud men­tal, es­ta­ble­cien­do la an­sie­dad, la de­pre- sión, el sen­ti­mien­to de so­le­dad, la in­con­for­mi­dad con la apa­rien­cia per­so­nal y el mie­do a per­der­nos de al­go por es­tar des­co­nec­ta­dos, co­mo al­gu­nos de los prin­ci­pa­les per­jui­cios en los usua­rios más vul- ne­ra­bles. Es la bús­que­da in­ci­si­va de los li­kes a la vis­ta de to­dos lo que fo­men­ta la ob­se­sión por pu­bli­car una fo­to per­fec­ta y ca­ren­te de INS­TAn­ta­nei­dad. Es­te es el mo­ti­vo por el cual el me­dio de­ci­dió ha­cer un cambio tan ra­di­cal en la apli­ca­ción pa­ra ami­no­rar el daño.

Los fil­tros son la más re­cien­te ten­den­cia en so­cial me­dia. La­bios se­duc­to­res, pie­les in­ma­cu­la­das, pes­ta­ñas pro­mi­nen­tes, el bron­cea- do ideal, ras­gos afi­na­dos, ojos cla­ros, mi­nús­cu­las pe­cas y pó­mu­los exal­ta­dos. La reali­dad au­men­ta­da ha­ce que to­do sea po­si­ble, pe­ro ¿qué su­ce­de cuan­do vol­ve­mos a en­fren­tar­nos a un es­pe­jo tra­di­cio- nal? Las con­se­cuen­cias van des­de una ba­ja de au­to­es­ti­ma has­ta el

des­en­ca­de­na­mien­to de tras­tor­nos co­mo el dis­mór­fi­co cor­po­ral (la ob­se­si­va, com­pul­si­va y des­me­di­da preo­cu­pa­ción por al­gún de­fec­to en la ima­gen pro­pia, sea real o ima­gi­na­do). Spark Ar, la em­pre­sa que crea fil­tros per­so­na­li­za­dos pa­ra Ins­ta­gram, anun­ció que eli­mi- na­rá to­dos los efec­tos aso­cia­dos con la dis­tor­sión fa­cial. Si bien ha su­pri­mi­do al­gu­nos co­mo Fi­xMe, aún que­dan mu­chos por ana­li­zar ba­jo la lu­pa. “Que­re­mos que los fil­tros de Spark AR sean una ex­pe- rien­cia po­si­ti­va y es­ta­mos re­eva­luan­do nues­tras po­lí­ti­cas vin­cu­la­das con el bie­nes­tar”, de­cla­ró con se­rie­dad la com­pa­ñía.

Ac­tual­men­te, las mu­je­res con más al­can­ce en el uni­ver­so di­gi­tal cuen­tan con re­to­ques fí­si­cos y no es ca­sua­li­dad que los mis­mos in­cre­men­ten a pa­so ace­le­ra­do. La Ame­ri­can So­ciety of Plas­tic Sur­geons afir­ma que en 2018 en Es­ta­dos Uni­dos se rea­li­za­ron un

cuar­to de mi­llón de ci­ru­gías es­té­ti­cas más que el año an­te­rior. Tam- bién ase­gu­ra que las re­des so­cia­les son al­gu­nos de los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos por los cua­les los pa­cien­tes se ope­ran.

El au­men­to de bus­to es la in­ter­ven­ción más po­pu­lar se­gui­da por las arries­ga­das li­po­suc­cio­nes. En ter­cer lu­gar es­tán los per­fec­cio­na- mien­tos de na­riz, lue­go vie­nen los arre­glos de pár­pa­dos y se­gui­do se en­cuen­tran las ab­do­mi­no­plas­tias. Den­tro de los pro­ce­di­mien­tos me­nos in­va­si­vos pre­do­mi­nan el Bo­tox, los re­lle­nos dér­mi­cos y las ex­fo­lia­cio­nes quí­mi­cas. Mien­tras las pla­ta­for­mas se rein­ven­tan en pos de una sa­lu­da­ble ex­pe­rien­cia pa­ra sus con­su­mi­do­res, está en no­so­tros uti­li­zar las apli­ca­cio­nes en con­cien­cia. No po­de­mos cul- par­las por nues­tros ma­les, pe­ro sí pres­tar­le aten­ción a nues­tros clics pa­ra en­ten­der qué se es­con­de de­trás de ca­da uno. Re­vi­sar nues­tros li­kes pue­de ex­pre­sar un pro­fun­do de­seo de apro­ba­ción. Dis­tor­sio­nar nues­tro ros­tro pue­de de­no­tar cier­ta des­con­for­mi­dad con nues­tra ima­gen la cual va au­men­tan­do día a día. Ca­da fo­to que subimos pue­de ser tan­to un ge­nuino re­fle­jo de nues­tra vi­da co­mo un le­jano edén en el que as­pi­ra­mos vi­vir y el cual es­ta­mos dis­pues­tos a to­do por al­can­zar.

Los cam­bios que trae la nue­va dé­ca­da nos in­vi­tan a com­par­tir con­te­ni­do sig­ni­fi­ca­ti­vo que as­pi­re a ser real­men­te apre­cia­do y no sim­ple­men­te li­kea­do por mi­les. Nos pro­po­nen re­con­ci­liar­nos con las per­fec­tas im­per­fec­cio­nes de nues­tra ima­gen y a vi­vir una vi­da ba­sa­da en la au­ten­ti­ci­dad. Lo más im­por­tan­te es que es­te­mos dis- pues­tos a rea­li­zar ese cambio. Al fi­nal del día, el úni­co “me gus­ta” que im­por­ta, es el que nos da­mos a no­so­tros mis­mos.

1. Even Bet­ter Cli­ni­cal, de Cla­rins; 2. Ac­ti­ve Bo­ta­ni­cal Se­rum, de Vint­ner’s Daugh­ter; 3. Ca­xa Ray Face Ro­ller, de Re­fa; 4. Youth Do­se Eye Treat­ment, de Kiehl’s; 5. Han­go­ver Pi­llow Cream, de Too Fa­ced. 4.

3.

1.

2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.