Los es­tra­gos que oca­sio­na el al­cohol

El día a día nos in­vi­ta a de­gus­tar un so­fis­ti­ca­do VINO o a sa­lir de co­pas con ami­gos. Sin em­bar­go, en me­nos de vein­ti­cua­tro ho­ras, la piel que nos en­vuel­ve ma­ni­fies­ta sus RE­CLA­MOS

Vogue Belleza - - Salud - C. G.

La doc­to­ra Flo­ren­cia Duar­te es ex- per­ta en Me­di­ci­na Es­té­ti­ca y Re- ge­ne­ra­ti­va, fun­da­do­ra de su clí­ni­ca ho­mó­ni­ma y ha­ce más de dos dé­ca- das se es­pe­cia­li­za en los fac­to­res del en­ve­je­ci­mien­to. En ex­clu­si­va pa­ra Vo­gue, la mé­di­ca ex­pli­ca los es­tra­gos del con­su­mo de eta­nol en la piel y ex­po­ne los há­bi­tos y tra­ta- mien­tos in­di­ca­dos pa­ra re­cu­pe­rar el glow.

¿Po­drías con­tar­nos de qué ma­ne­ra per- ju­di­can las be­bi­das al­cohó­li­cas al sis­te­ma in­te­gu­men­ta­rio? El al­cohol es una to­xi- na que pue­de pro­du­cir un de­te­rio­ro en el fun­cio­na­mien­to de dis­tin­tos ór­ga­nos del cuer­po co­mo el hí­ga­do, el pán­creas, la ti- roi­des e in­clu­so el ce­re­bro. Ade­más, al­te­ra la ab­sor­ción y el me­ta­bo­lis­mo de va­rios nu- trien­tes im­por­tan­tes co­mo la vi­ta­mi­na A, C y E que no so­lo son gran­des an­ti­oxi­dan­tes, sino que ade­más son ma­te­ria pri­ma pa­ra la cons­truc­ción de las cé­lu­las del cu­tis y pa­ra el so­por­te del co­lá­geno. Si to­ma­mos más de dos tra­gos, a las vein­ti­cua­tro ho­ras po­dre- mos apre­ciar su im­pac­to en la epi­der­mis.

El cuer­po con­si­de­ra al al­cohol co­mo to­xi­na Ca­lo­rías va­cías El al­cohol con­tie­ne lo que se de­no­mi­nan ca­lo­rías va­cías, aque­llas que no apor­tan a nues­tro cuer­po nin­gún va­lor. En tér­mi­nos nutriciona­les, se­ría me­jor co­mer­se una ham­bur­gue­sa que tie­ne ma­cro­nu­trien­tes (co­mo pro­teí­nas y gra­sas), que be­ber­se una co­pa.

También debemos re­cor­dar su con­di­ción diu­ré­ti­ca que pro­vo­ca la pér­di­da de agua en nues­tro or­ga­nis­mo de­jan­do la piel se­ca, des­hi­dra­ta­da y con­se­cuen­te­men­te, con po­ca amor­ti­gua­ción. Es­to ha­ce que nues­tro te­ji­do se vuel­va vul­ne­ra­ble a la apa­ri­ción de arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión.

Cuan­do ha­bla­mos de los da­ños de es­ta be­bi­da der­ma­to­ló­gi­ca­men­te, resulta in- dis­pen­sa­ble men­cio­nar la va­so­di­la­ta­ción que pro­du­ce en los ca­pi­la­res pe­ri­fé­ri­cos. Es­tos, gra­cias a sus pro­pie­da­des elás­ti­cas, se di­la­tan y se con­traen. No obs­tan­te, si se ex­pan­den con fre­cuen­cia de­bi­do a un ex­ce- so de co­pas, pue­den per­der la fle­xi­bi­li­dad y rom­per­se, agra­van­do tras­tor­nos cu­tá­neos co­mo la ro­sá­cea, la ce­lu­li­tis y las vá­ri­ces. La pso­ria­sis, la caí­da de ca­be­llo y el ac­né son otras de las con­se­cuen­cias que pue­de oca- sio­nar be­ber des­me­di­da­men­te.

¿Hay al­gún ti­po de piel que sea más sus- cep­ti­ble a los efec­tos de una sa­li­da de tra- gos? Sí, las de fo­to­ti­po ba­jo. Es de­cir, las más blan­cas con po­ca ca­pa­ci­dad de bron- cea­do que vie­nen acom­pa­ña­das por ojos y pe­lo cla­ro. El al­cohol afec­ta su ha­bi­li­dad de de­fen­sa ante los ra­yos ul­tra­vio­le­tas.

¿De qué ma­ne­ras po­de­mos con­tra­rres­tar es­tos de­te­rio­ros? Prin­ci­pal­men­te ha­cien­do ejer­ci­cio fí­si­co, cum­plien­do con las ho­ras de sue­ño ne­ce­sa­rias y to­man­do al me­nos dos li­tros de agua al día. Si po­de­mos agre- gar­le al­gu­nas go­tas de ju­go de li­món pa­ra es­ti­mu­lar el pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción del hí­ga­do, me­jor aún. Las in­fu­sio­nes de té ro­jo también son su­ma­men­te re­co­men­da­bles.

En nues­tra ru­ti­na de be­lle­za dia­ria po­de- mos rea­li­zar lim­pie­zas enér­gi­cas de ros­tro, con mo­vi­mien­tos su­ti­les pe­ro que lo­gren dre­nar la in­fla­ma­ción de­ba­jo de los ojos. También es acon­se­ja­ble apli­car­nos vi­ta­mi- na A o pro­duc­tos sú­per hi­dra­tan­tes co­mo el áci­do hia­lu­ró­ni­co o la vi­ta­mi­na C tó­pi­ca y vía oral pa­ra es­ti­mu­lar la re­ge­ne­ra­ción de cé­lu­las que la in­ges­ta de eta­nol in­hi­be.

Siem­pre es me­jor pre­ve­nir que la­men­tar. Si bien exis­ten mé­to­dos pa­ra com­pen­sar nues­tro con­su­mo, es pre­fe­ri­ble op­tar por be­ber de for­ma mo­de­ra­da y en lo po­si­ble no más de un tra­go al día. También debemos evi­tar qui­tar­nos la sed con al­cohol e in­ter­ca- lar un va­so de agua en­tre co­pa y co­pa.

¿Qué tra­ta­mien­tos de me­di­ci­na es­té­ti­ca ase­so­ra­rías pa­ra re­cu­pe­rar la tez des­pués de unas va­ca­cio­nes dis­ten­di­das con más de una no­che de tra­gos? El plasma ri­co en pla­que­tas es ideal da­do que es­ti­mu­la la pro­duc­ción de cé­lu­las del cu­tis. Las in­yec­cio- nes de ozo­no­te­ra­pia y car­bo­xi­te­ra­pia pa­ra me­jo­rar la mi­cro­cir­cu­la­ción también son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va. Otras op­cio­nes son los dre­na­jes fá­ci­les y los skin­boos­ters de áci­do hia­lu­ró­ni­co co­mo hi­dra­ta­ción vía trans­dér­mi­ca. El ba­lan­ce lo es to­do. No po- de­mos pri­var­nos del dis­fru­te, pe­ro tam­po­co

· ol­vi­dar­nos de pro­te­ger a quien nos pro­te­ge. Cuí­da­te, hi­drá­ta­te y ca­da tan­to, re­gá­la­le un mi­mo a tu piel.

Cuen­tas co­mo @so­ber­girl­so­ciety & @ dro­p_t­he_­bottle_ me­dian­te sus posts guían a sus se­gui­do­res a con­ver­tir­se en la me­jor ver­sión de ellos mis­mos de­jan­do el al­cohol.

#CUEN­TAS DE INS­TA­GRAM QUE APO­YAN EL NO BE­BER AL­COHOL ES­TAS CUEN­TAS PRO­MUE­VEN EL CON­SU­MO MO­DE­RA­DO O NU­LO CO­MO AL­GO NOR­MAL ¿LAS RA­ZO­NES DE ES­TAS INI­CIA­TI­VAS? CREAR UN MUN­DO DON­DE NA­DIE SE SIEN­TA FUE­RA DE SI­TIO POR EL HE­CHO DE NO ES­TAR BE­BIEN­DO UNA CO­PA. POR DES­GRA­CIA, EL AL­COHOL ESTÁ TAN IN­TE­GRA­DO EN NUES­TRA SO­CIE­DAD QUE, LA­MEN­TA­BLE­MEN­TE, NO BE­BER RESULTA AB­SUR­DO Y MAL VIS­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.