La co­pa más co­di­cia­da,

Vogue Hombre - - CONTENIDO - Tex­to AR­TU­RO LEZ­CANO

He aquí la cró­ni­ca an­ti­ci­pa­da de Ru­sia 2018, un Mun­dial de fút­bol en el que na­da es­tá es­cri­to.

SI CA­DA MUN­DIAL SE SA­LU­DA CO­MO LA FIES­TA MA­YOR DEL FÚT­BOL, EL DE RU­SIA 2018 TIE­NE AI­RES AÚN MÁS ES­PE­CIA­LES POR­QUE MAR­CA EL FI­NAL DE UNA ERA Y EL INI­CIO DE OTRA

Pa­ra em­pe­zar, se­rá la pri­mer Co­pa del Mun­do con tec­no­lo­gía apli­ca­da al jue­go, con la uti­li­za- ción del Vi­deo As­sis­tant Re­fe­ree o VAR, es de­cir, el pro­ce­di­mien- to que per­mi­ti­rá al ár­bi­tro ayu- dar­se del vi­deo pa­ra de­ci­dir ju­ga- das du­do­sas. La de­ci­sión es una re­vo­lu­ción en un de­por­te po­co pro­cli­ve a los cam­bios es­truc- tu­ra­les. Pe­ro no se­rá el úni­co: la de Ru­sia pue­de ser la úl­ti­ma Co­pa del Mun­do dispu­tada por 32 equi­pos. La si­guien­te, que se ce­le­bra­rá en Ca­tar en 2022, tie­ne gran­des po­si­bi­li­da­des de ser la pri­me­ra en reunir a 48 se­lec­cio- nes, co­mo ha pe­di­do la Con­fe­de- ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de Fút­bol. El de 2026 ya ten­drá con se­gu­ri- dad el for­ma­to am­plia­do, y con ello una for­ma de en­ten­der los Mun­dia­les se ha­brá aca­ba­do.

El vie­jo or­den pue­de ter­mi­nar- se pe­ro res­pe­ta la nó­mi­na ha­bi- tual de se­lec­cio­nes fa­vo­ri­tas de las úl­ti­mas ci­tas: Ale­ma­nia, Bra- sil, Fran­cia, Es­pa­ña. Más atrás, Ar­gen­ti­na, Bél­gi­ca, In­gla­te­rra y Por­tu­gal, se­gún las apues­tas in­ter­na­cio­na­les, ter­mó­me­tro de pro­nós­ti­cos en el fút­bol ac­tual. Es tan gran­de el de­por­te más po­pu­lar del mun­do que los dos me­jo­res ju­ga­do­res de la úl­ti­ma dé­ca­da, mons­truos que ya es­tán en la his­to­ria, no per­te­ne­cen —a prio­ri— a se­lec­cio­nes del pri­mer es­ca­la­fón. Por­que aun- que Mes­si fue subcampeón con Ar­gen­ti­na en 2014 y Cris­tiano Ro­nal­do al­zó la úl­ti­ma Eu­ro­co- pa con Por­tu­gal, el fút­bol to­da-

vía si­gue sien­do un de­por­te en el que pre­pon­de­ra el co­lec­ti­vo. Bien lo sa­ben las es­tre­llas de ilus­tres se­lec­cio­nes au­sen­tes, otro de los pun­tos ca­lien­tes de Ru­sia 2018: Ita­lia, Ho­lan­da, Chi­le y Es­ta­dos Uni­dos lo ve­rán des­de su ca­sa. Y co­mo siem­pre, tam­bién aguar­dan las sor­pre­sas, los ta­pa­dos de ca­da ci­ta, ha­bi­tual­men­te se­lec­cio­nes afri­ca­nas y asiá­ti­cas.

La Co­pa del Mun­do sir­ve tam- bién de es­ca­pa­ra­te a las es­tre­llas en cier­nes que bus­can su con­sa- gra­ción o in­clu­so jó­ve­nes des­co- no­ci­dos pa­ra el gran pú­bli­co que se des­ta­pan ba­jo los fo­cos mun- dia­lis­tas. Ejem­plos hay so­bra­dos a lo lar­go de la his­to­ria. Por eso, más allá de los con­sa­bi­dos Mes­si, Ro­nal­do, Ney­mar, Luis Suá­rez, Inies­ta, Kroos, Le­wan­dows­ki, Ha­zard, Ja­mes Ro­drí­guez, Mo- dric o Griez­mann, in­tere­sa po­ner la lu­pa so­bre al­gu­nos nom­bres con me­nos re­co­rri­do e in­clu­so gla­mour: el bra­si­le­ño Ga­briel Je­sús, el fran­cés Mbap­pé o el in- glés De­lle Alli ya son es­tre­llas en sus equi­pos, el Manchester City, el PSG y el Tot­ten­ham, res­pec­ti- va­men­te. Otros jó­ve­nes pue­den te­ner pro­ta­go­nis­mo en gran­des se­lec­cio­nes, co­mo Ju­lian Weigl o Drax­ler en Ale­ma­nia, Is­co o Asen­sio en Es­pa­ña o Dem­be­lé en Fran­cia. O, en se­lec­cio­nes de me­nor nom­bre, el egip­cio Sa­lah, el ni­ge­riano Iwo­bi o el me­xi­cano Hir­ving Chuky Lozano.

En Mé­xi­co, pre­ci­sa­men­te, es- pe­ran lle­gar, al me­nos, al an­sia­do quin­to par­ti­do. No lo ten­drá fá­cil por el cru­ce de gru­pos. Si cla­si­fi­ca en su zo­na, lla­ma­da de la muer­te ( jun­to a Ale­ma­nia, Sue­cia y Co- rea del Sur), en oc­ta­vos de fi­nal le es­pe­ra­rían Bra­sil, Sui­za, Cos­ta Ri­ca o Ser­bia. Lo que no le fal- ta­rá al Tri en Ru­sia es su le­gión de se­gui­do­res. Pe­se a la dis­tan­cia, sus hin­chas son los sép­ti­mos más com­pra­do­res de en­tra­das, y eso sin con­tar a los com­pa­trio­tas que

lle­ga­rán del otro la­do de la fron­te- ra (Es­ta­dos Uni­dos es el sex­to, y su se­lec­ción no com­pi­te). Por en- ci­ma aún es­tán, ade­más del país an­fi­trión, Co­lom­bia, Bra­sil, Perú y Ale­ma­nia. Se da la cir­cuns­tan- cia de que en Ru­sia, un país que pi­de vi­sa­do en­tre otros a to­dos los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, no ha­rá fal­ta más que po­seer la en­tra­da y tra­mi­tar el Fan ID, una es­pe­cie de pa­sa­por­te pa­ra el fa­ná­ti­co que evi­ta te­ner que ges- tio­nar un vi­sa­do o cual­quier otro en­go­rro mi­gra­to­rio. A tra­vés de la pá­gi­na www.fan-id.ru y con so­lo se­guir unos sen­ci­llos pa­sos, el ex­tran­je­ro con en­tra­da po­drá re­ti­rar, in­clu­so en su país de ori- gen, es­te sal­vo­con­duc­to pa­ra su es­ta­día en Ru­sia, que ven­ce, cla­ro es­tá, una vez ter­mi­na­da la ci­ta.

Ru­sia es un país es­pe­cial, por cul­tu­ra, ex­ten­sión y tam­bién por la ac­tua­li­dad que ge­ne­ra. Lle­ga el Mun­dial en me­dio de una gue- rra di­plo­má­ti­ca en­tre las gran­des po­ten­cias y el Krem­lin, de­bi­do al en­ve­ne­na­mien­to de un ex es­pía ru­so en In­gla­te­rra y por la gue­rra en Si­ria. La ten­sión se pre­vé que tam­bién aflo­re, por mo­ti­vos más pro­sai­cos, en las gra­das y las ca- lles de las on­ce se­des, ubi­ca­das en un ra­dio to­le­ra­ble pa­ra la ex- ten­sión del país, con Mos­cú en el cen­tro. En la pa­sa­da Eu­ro­co­pa se vi­vie­ron es­ce­nas tre­me­bun­das de vio­len­cia de los ul­tras, es­pe­cial- men­te la de los ru­sos en­fren­ta­dos a los in­gle­ses. Por eso se pre­pa­ra un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad enor- me, pa­ra con­te­ner las pa­sio­nes mal en­ten­di­das y, tam­bién, pa­ra evi­tar ata­ques te­rro­ris­tas. Es, al fin y al ca­bo, un even­to pla­ne­ta- rio, que pro­me­te atraer a mi­les de mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res y ge­ne­rar otros tan­tos dó­la­res en re­trans­mi­sio­nes y pu­bli­ci­dad, y al que no le fal­ta sus can­cio­nes ofi­cia­les. De mo­men­to la más es­cu­cha­da es Colors, de Ma­lu­ma y Ja­son Da­ru­lo. ¡Co­mien­zan las apues­tas mun­dia­lis­tas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.