Ai­res de ORIEN­TE

La nez Ch­ris­ti­ne Na­gel apor­ta nue­vas pro­pues­tas ol­fa­ti­vas en su úl­ti­ma co­lec­ción de Her­mes­sen­ce, com­pues­ta por cin­co fra­gan­cias con­ce­bi­das pa­ra la mai­son Her­mès. MA­RRUE­COS fue el lu­gar ideal pa­ra des­cu­brir de la mano de la per­fu­mis­ta es­tas obras maes­tra

VOGUE (México) - - DIETA -

Sen­ti­do y esen­cia. Con es­tas pa­la­bras de­fi­ne Ch­ris­ti­ne Na­gel su co­lec­ción, que por pri­me­ra vez eli­ge unas ma­te­rias pre­ci­sas que nos van a trans­por­tar al Orien­te Me­dio en el pri­mer con­tac­to con los sen­ti­dos. Ese Orien­te con el que so­ña­mos to­dos atra­vie­sa efec­ti­va­men­te la his­to­ria de Her­mès des­de sus orí­ge­nes.

El lu­gar don­de se lle­vó a ca­bo la pre­sen­ta­ción fue el Beldy Country Club —Beldy sig­ni­fi­ca en es­pa­ñol, tra­di­ción— un pa­raí­so flo­ral y cul­tu­ral que se si­túa en­tre la na­tu­ra­le­za y el bu­lli­cio de la ci­vi­li­za­ción de la “ciu­dad ro­ja”. Ahí, nos de­ja­mos “en­vol­ver” por la cá­li­da voz de Ch­ris­ti­ne, que nos com­par­te sus co­mien­zos con Her­mes­sen­ce: “Cuan­do lle­gué a la mai­son Her­mès, re­ci­bí co­mo he­ren­cia las esen­cias ol­fa­ti­vas de la ca­sa, y en su co­ra­zón, unas jo­yas lla­ma­das Her­mes­sen­ce, na­ci­das en el 2004. Son las esen­cias mis­mas de los per­fu­mes Her­mès, y ten­go que ad­mi­tir que tu­ve que pa­sar por un lar­go pe­rio­do de pre­pa­ra­ción pa­ra po­der crear es­tas nue­vas”. Se­gún Na­gel, ha ne­ce­si­ta­do de un tiem­po pa­ra apro­piar­se de la “ca­sa” y que es­ta, a su vez, la “do­me”. Muy na­tu­ral­men­te, ha se­lec­cio­na­do las ma­te­rias pri­mas que es­tán al ori­gen de la per­fu­me­ría, y gra­cias a ellas, ha em­pren­di­do un via­je ha­cia los paí­ses del le­jano Orien­te y, so­bre to­do, le ha he­cho re­des­cu­brir el ar­te de la per­fu­me­ría. Un ar­te di­fe­ren­te, mi­le­na­rio, sa­gra­do. El al­miz­cle ori­gi­nal ha si­do el ele­gi­do pa­ra crear las dos esen­cias de per­fu­me: Car­da­musc y Musc pa­lli­da, a los que se aña­den Myrrhe Eglan­ti­ne, Ce­dre Sam­bac y Agar

Ebe­ne, que nos im­preg­nan de los ri­tua­les de las mu­je­res de Orien­te Me­dio pa­ra rein­ven­tar nues­tra for­ma de per­fu­mar­nos.

di­cho.·LORENA Car­da­musc,

¿Mi pre­fe­ri­do? La esen­cia de muy “piel de be­bé” que re­cuer­da al cuer­po lim­pio des­pués de una ducha. Her­mes­sen­ce, en una pa­la­bra: to­do es­tá VERGANI

Aro­mas que he­chi­zan y per­so­na­li­zan la esen­cia pa­ra via­jar por lu­ga­res ines­pe­ra­dos. Des­de la iz­quier­da: Car­da­musc esen­cia de per­fu­me; Myrrhe Églan­ti­ne eau de toi­let­te; Agar Ébè­ne eau de toi­let­te, to­do de Her­mès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.