Del me gus­ta a lo quie­ro,

VOGUE (México) - - NOVEDADES, GENTE Y ACTUALIDAD - GI­SE­LA ANTONUCCIO

La di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes de Ins­ta­gram pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, Me­lis­sa Amo­rim, nos cuen­ta de la he­rra­mien­ta que per­mi­ti­rá rea­li­zar com­pras en la app y re­vo­lu­cio­na­rá la ex­pe­rien­cia del usua­rio.

Si la mo­da es un pas­tel irre­sis­ti­ble, la fórmula que des­pier­ta sus ten­ta­cio­nes tie­ne un so­lo due­ño: Ins­ta­gram. Sin com­pe­ti­do­res a la vis­ta, ha­ce po­cas se­ma­nas la red so­cial ex­pan­dió en Mé­xi­co y otros ocho mer­ca­dos de Amé­ri­ca La­ti­na la he­rra­mien­ta que fa­ci­li­ta las com­pras des­de la mis­ma pla­ta­for­ma.

La ini­cia­ti­va, ade­más de pro­me­ter un cam­bio glo­bal en la ex­pe­rien­cia de con­su­mo de usua­rios, por lo pron­to tra­za un ho­ri­zon­te im­pre­vis­to pa­ra el pas­tel pu­bli­ci­ta­rio tal co­mo se lo co­no­cía, des­de el mo­do de seg­men­tar au­dien­cias y mer­ca­dos a la for­ma de pau­tar en me­dios. Tam­bién, el con­te­ni­do de Sto­ries, que qui­zás se vuel­van una nue­va for­ma de na­rrar pu­bli­ci­ta­ria­men­te. Tal vez por eso, la em­pre­sa por

aho­ra es­té en­fo­ca­da en la cons­truc­ción de su “es­ca­pa­ra­te” y ver a dón­de la con­du­ce to­do lo que ha es­ta­do apren­dien­do de las mar­cas y los usua­rios que las si­guen, a quie­nes se to­mó el tiem­po pa­ra co­no­cer an­tes de su lan­za­mien­to.

Ins­ta­gram de­ja­rá de ser so­lo un lu­gar pa­ra mi­rar y ser mi­ra­do y go­zar de po­pu­la­ri­dad al acu­mu­lar li­kes. “Eso es una par­te”, di­ce a Vo­gue Me­lis­sa Amo­rim, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción en Ins­ta­gram pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, a car­go de im­pul­sar el ne­go­cio en la re­gión. “La gen­te es­tá abier­ta a los des­cu­bri­mien­tos y el de la mo­da es uno de ellos; con Ins­ta­gram se da un in­ter­cam­bio en­tre mar­cas y usua­rios. Con es­ta he­rra­mien­ta ese in­ter­cam­bio aho­ra se me­jo­ra. Más del 80% de la gen­te en Ins­ta­gram si­gue a al­gu­na em­pre­sa”, cuen­ta la es­pe­cia­lis­ta.

Es una opor­tu­ni­dad di­ri­gi­da a mar­cas y Py­mes, que pue­den ofre­cer sus pro­duc­tos, y una fa­ci­li­dad pa­ra los usua­rios, que pue­den ad­qui­rir­los des­de la mis­ma pla­ta­for­ma en su ha­bi­tual ta­rea de “ex­plo­ra­ción”. Que­dan fue­ra in­fluen­cers, it girls, ce­le­bri­da­des o ins­ta­gra­mers por cuen­ta pro­pia, ad­vier­te Amo­rim. Así, las mar­cas a par­tir de aho­ra pue­den ex­hi­bir un back­ground en su tien­da, el nue­vo lu­gar pa­ra que ha­bi­te su ca­tá­lo­go.

Son nue­ve con­te­ni­dos los que per­mi­ten ac­ti­var el bo­tón de tien­da en el per­fil, con una eti­que­ta en los dis­tin­tos pro­duc­tos, que ayu­dan a los clien­tes a dar con lo que bus­can. Al­gu­nas mar­cas es­co­gen eti­que­tar una so­la ima­gen, otras crean un ca­rru­sel pa­ra crear un por­ta­fo­lio o di­rec­ta­men­te un Story. En Es­ta­dos Uni­dos la he­rra­mien­ta es usa­da por mar­cas lí­de­res, co­mo Vic­to­ria’s Se­cret, Bur­berry, Fen­di o Coach 1941, en­tre otras. Des­de el la­do de los usua­rios, es­tos pue­den se­guir na­ve­gan­do el feed de sus mar­cas fa­vo­ri­tas, ex­pli­ca Amo­rim. So­lo que aho­ra pue­den ha­cer clic so­bre las imá­ge­nes que más les gus­ta­ron, siem­pre que es­tas lle­ven el lo­go de una bol­sa de com­pras. Cuan­do se de­ja de pre­sio­nar la ima­gen, apa­re­ce la in­for­ma­ción de ca­da pro­duc­to (pre­cio y des­crip­ción). Con un se­gun­do clic, la pla­ta­for­ma con­du­ce lue­go al usua­rio a la tien­da pa­ra con­cre­tar la com­pra. De ese mo­do, en­tre el “me gus­ta” y “lo quie­ro” me­dia­rá tan so­lo un clic.

Con el ca­mino des­pe­ja­do. Ade­más de en­tu­sias­ma­da, Me­lis­sa Amo­rim se mues­tra ex­pec­tan­te y tran­qui­la. Gra­dua­da por la Fun­da­ción Ar­man­do Alvarez Pen­tea­do, en Bra­sil, y con un post­gra­do en re­la­cio­nes pú­bli­cas por el Char­te­red Ins­ti­tu­te of Pu­blic Re­la­tions, en Lon­dres, en los pró­xi­mos días se de­di­ca­rá a es­tu­diar los ni­ve­les de res­pues­ta en la re­gión; jun­to a Mé­xi­co, tam­bién en Ar­gen­ti­na, Be­li­ce, Ecua­dor, Pa­na­má, Pa­ra­guay, Pe­rú, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Uru­guay. Lo hará con la cer­te­za de que no hay com­pe­ti­do­res que pue­dan acer­car­se al fe­nó­meno Ins­ta­gram. ¿Qué hay de Ama­zon o Mer­ca­do Li­bre? “Ins­ta­gram no es un mar­ket­pla­ce”, di­ce con una son­ri­sa Amo­rim

Ins­ta­gram aca­ba de lan­zar en MÉ­XI­CO y paí­ses de AMÉ­RI­CA LA­TI­NA la he­rra­mien­ta que per­mi­te rea­li­zarcom­pras sin sa­lir de la app y se pre­pa­ra pa­ra re­vo­lu­cio­nar pa­ra siem­pre la EX­PE­RIEN­CIA de con­su­mo

Los usua­rios de la red pue­den com­prar la pie­za de su pre­fe­ren­cia des­de el feed de su cuen­ta. En pá­gi­na opues­ta: Me­lis­sa Amo­rim, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción en Ins­ta­gram pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.