Do­sis de bie­nes­tar,

¿Bue­nos o per­ju­di­cia­les? La im­por­tan­cia de in­ves­ti­gar el cam­po de los su­ple­men­tos es esen­cial pa­ra co­no­cer los be­ne­fi­cios y res­tric­cio­nes que con­lle­van. Na­da con ex­ce­so y to­do con medida, es la ma­ne­ra en que el CUER­PO re­ci­bi­rá to­das las bon­da­des de los n

VOGUE (México) - - NOVEDADES, GENTE Y ACTUALIDAD -

Nos aden­tra­mos en el mun­do de los su­ple­men­tos pa­ra sa­ber cuá­les sí y cuá­les no.

Los su­ple­men­tos es­tán en pleno boom, in­clu­so po­de­mos ha­blar de una cul­tu­ra (ge­ne­ra­da en Es­ta­dos Uni­dos) que los con­si­de­ra si­nó­ni­mos de sa­lud, ali­men­ta­ción y bie­nes­tar. Es­te ti­po de die­tas o com­ple­men­tos ali­men­ti­cios se ba­san en la ad­mi­nis­tra­ción de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, hier­bas y plan­tas que apor­tan nu­trien­tes al cuer­po pa­ra for­ta­le­cer­lo. Den­tro de los más co­mu­nes, en­con­tra­mos el hie­rro que cum­ple un rol im­por­tan­te en la ge­ne­ra­ción de ener­gía; la vi­ta­mi­na D que ayu­da a la ab­sor­ción de cal­cio pa­ra evi­tar que los hue­sos se de­bi­li­ten y se ge­ne­ren en­fer­me­da­des co­mo la os­teo­po­ro­sis; la echi­na­cea el gran alia­do de las de­fen­sas y los pro­bió­ti­cos, los me­jo­res ami­gos de la flo­ra in­tes­ti­nal, así que el prin­ci­pal pa­so es sa­ber cuál es el mo­ti­vo pa­ra agre­gar­los a nues­tra die­ta.

En Mé­xi­co aún son un te­ma im­por­tan­te que se de­be con­sul­tar con el mé­di­co, pa­ra que in­di­que aque­llos que son ade­cua­dos pa­ra ca­da or­ga­nis­mo. A par­tir de es­to, no de­ben ser con­si­de­ra­dos co­mo sus­ti­tu­tos de la me­di­ci­na o de los ali­men­tos, ya que su fun­ción no pre­ten­de ali­viar o cu­rar en­fer­me­da­des, sim­ple­men­te for­ta­le­ce y otor­ga ener­gía al cuer­po, apor­tan­do nu­trien­tes si el or­ga­nis­mo no pue­de ge­ne­rar­los por sí mis­mo. Es re­co­men­da­ble ase­gu­rar­nos que cum­plan su co­me­ti­do sin que re­quie­ran in­gre­dien­tes adi­cio­na­les, que pon­gan en ries­go la sa­lud a cau­sa de efec­tos se­cun­da­rios con pro­duc­tos que no es­tén ava­la­dos por al­gu­na ins­ti­tu­ción de sa­lud.

Los su­ple­men­tos ideales pa­ra el skin­ca­re son el co­lá­geno y los ami­noá­ci­dos, que re­ge­ne­ran la der­mis y me­jo­ran su apa­rien­cia.

no.·VA­LE­RIA

Re­cor­de­mos que “lo na­tu­ral no siem­pre es sano”, por lo que hay que in­ves­ti­gar con un ex­per­to cuá­les son las res­tric­cio­nes, las do­sis y, por úl­ti­mo, que sí y que ES­PI­NAL

Exis­te una am­plia va­rie­dad de pre­sen­ta­cio­nes, una de ellas son los pol­vos. Bus­ca aque­llos con pro­pie­da­desan­ti­edad pa­ra la piel. Des­de la iz­quier­da:Ve­ganPro­tein Hemp & Pea, deNeat Nu­tri­tion; Po­wer Dust Her­bal Sup­ple­ment,de Moon Jui­ce; GLOW In­ner Beauty Pow­der, deThe Beauty Chef; Pearl Con­cen­tra­ted Ex­tract An­tiaging, de Moon Jui­ce.

Una de las ven­ta­jas de los su­ple­men­tos lí­qui­dos es que el cuer­po los asi­mi­la me­jor y ab­sor­be sus pro­pie­da­des más rá­pi­do. Des­de la iz­quier­da: An­tio­xi­dant Wa­ter Boos­ter, de Dr.Brandt; An­tio­xi­dantIn­ner Beauty Boost, deThe Beauty Chef; Bloom Die­tary Sup­ple­ment Ome­ga, de Va­lia; The Glow Mo­le­cu­le Acaí Fla­vour, deFoun­tain; Di­ges­tion Wa­ter, de Ho­lis­tic H2O.

El mer­ca­do de es­tos alia­dos es muy gran­de, así co­mola de­man­da que abar­ca te­mas co­mo: la di­ges­tion, la piel o el co­ra­zón. Aba­jo des­de la iz­quier­da: ÜberEnergy, de HUM; Age Re­form Hy­dro-Glow Die­tary Sup­ple­ments; Skin Ome­gas, de Ad­van­ced Nu­tri­tion Pro­gram­me; Wit­hin Wo­men’s Di­ges­ti­veEnzy­me Die­tary Sup­ple­ment, de RMSbeauty; Su­per Skin, dePe­rri­co­ne MD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.