Desafiar a los sen­ti­dos,

Oler un per­fu­me es co­mo es­cu­char bue­na mú­si­ca: re­mue­ve la me­mo­ria sen­ti­men­tal. Des­cu­bre la se­lec­ción de PER­FU­MES he­do­nis­tas, pla­cen­te­ros, arries­ga­dos e ín­ti­mos que se ale­jan de las cons­truc­cio­nes ol­fa­ti­vas tra­di­cio­na­les y que es­tán cau­san­do eu­fo­ria en la

VOGUE (México) - - NOVEDADES, GENTE Y ACTUALIDAD - Fo­tó­gra­fo RAM MAR­TÍ­NEZ Rea­li­za­do­ra MALE FOYO

El ol­fa­to se ele­va a su má­xi­ma ex­pre­sión con es­tos ex­po­nen­tes de la per­fu­me­ría.

Las no­tas ol­fa­ti­vas son ca­si in­fi­ni­tas, pe­ro so­lo al­gu­nas al­can­zan ese es­ta­tus que las con­vier­te en ca­be­zas de fa­mi­lia, cu­ya pre­sen­cia en una fra­gan­cia de­ter­mi­na su ca­rác­ter, su ADN ol­fa­ti­vo. Son aque­llas que de­jan hue­lla a quien las as­pi­ra, pro­vo­can­do adic­ción in­me­dia­ta, in­di­fe­ren­cia pa­si­va o re­cha­zo, de­pen­dien­do del gus­to, las emo­cio­nes y las cos­tum­bres so­cio­cul­tu­ra­les de quien las per­ci­be. Sean cua­les sean los sen­ti­mien­tos que des­pier­tan, lo cier­to es que hay com­po­si­cio­nes que re­vo­lu­cio­nan el mer­ca­do in­tro­du­cien­do no­tas iné­di­tas, sien­do sus­cep­ti­bles de ob­te­ner una ca­li­fi­ca­ción so­bre­sa­lien­te de­bi­do a su éxi­to por su ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción o su ex­ce­len­te par­ti­tu­ra ol­fa­ti­va.

To­dos di­cen que el nom­bre mar­ca el ca­rác­ter de al­gu­nas per­so­nas. El de al­gu­nos per­fu­mes tam­bién. Es­tos se con­vier­ten en una pro­cla­ma ol­fa­ti­va de los va­lo­res de sus fir­mas con su ines­pe­ra­da mez­cla de in­gre­dien­tes. El re­sul­ta­do son fra­gan­cias opu­len­tas, so­fis­ti­ca­das y efer­ves­cen­tes, con un to­que pro­vo­ca­dor y mu­cho ca­rác­ter que le­van­tan co­men­ta­rios en­tre hom­bres y mu­je­res, pues los aro­mas no es­tán pen­sa­dos so­la­men­te pa­ra com­pla­cer un ti­po de ol­fa­to, sino, más bien, pa­ra com­pla­cer un sin­fín de emo­cio­nes que bus­can re­in­ter­pre­ta­ción en el día a día. El per­fu­me se ha vuel­to una ex­ten­sión de la per­so­na­li­dad, un que la des­ve­la y la com­ple­men­ta. Es co­mo una pren­da in­ma­te­rial

co­me­ti­do.· que vis­te y com­ple­ta la apre­cia­ción de una per­so­na en to­da su di­men­sión sen­so­rial. A con­ti­nua­ción, nues­tra se­lec­ción de aque­llas que cum­plen sa­tis­fac­to­ria­men­te su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.