Trans­for­man­do el mun­do,

Da­nie­la Ve­ga, Va­len­ti­na Sam­paio o Ha­ri Nef son la pun­ta de lan­za de la nue­va re­vo­lu­ción se­xual. El ca­mino de la igual­dad es len­to y si­nuo­so, pe­ro ellas han lo­gra­do que sus reivin­di­ca­cio­nes re­tum­ben en to­das las es­qui­nas del pla­ne­ta. Son las pio­ne­ras d

VOGUE (México) - - NOVEDADES, GENTE Y ACTUALIDAD -

Un mo­vi­mien­to im­pa­ra­ble por la igual­dad y el res­pe­to a to­das las for­mas de vi­da tie­ne en Da­nie­la Ve­ga y Ha­ri Nef a dos de sus cé­le­bres ex­po­nen­tes. Es la nue­va re­vo­lu­ción se­xual.

Cuan­do el ci­ne de Pe­dro Al­mo­dó­var rom­pió las fron­te­ras de la Mo­vi­da Ma­dri­le­ña en la que cre­ció pa­ra ex­po­ner al mun­do un ta­len­to tan irre­ve­ren­te co­mo in­com­pren­di­do, las éli­tes cul­tu­ra­les pri­me­ro y el

mains­tream des­pués, aplau­die­ron no so­lo su ma­ne­jo de la cá­ma­ra y el co­lor, sino la li­ber­tad epi­cú­rea y ca­si anar­quis­ta que mos­tra­ban sus pe­lí­cu­las. Es­pa­ña, país con­ser­va­dor, re­li­gio­so y an­qui­lo­sa­do tras 40 años de dic­ta­du­ra fas­cis­ta, apa­re­cía en los pla­nos del os­ca­ri­za­do di­rec­tor co­mo un re­man­so de paz y li­ber­tad. Al­mo­dó­var fue des­de su apa­ri­ción, par­te in­di­vi­si­ble de la van­guar­dia de una so­cie­dad que cuan­do se es­tre­nó

Pe­pi, Lu­ci y Bom y otras chi­cas del mon­tón en 1980 ni si­quie­ra so­ña­ba con for­mar par­te de la Eu­ro­pa eco­nó­mi­ca.

Amas de ca­sa en­gan­cha­das a las pas­ti­llas, tran­se­xua­les, abier­tas re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les y dro­gas de to­dos los sa­bo­res, olo­res y co­lo­res, lle­na­ban las pan­ta­llas de los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes del pla­ne­ta. ¿Era Es­pa­ña ese país que mos­tra­ba el ci­neas­ta? Por su­pues­to que no, pe­ro sin van­guar­dia no hay nor­ma­li­za­ción. Es de­cir, es ne­ce­sa­ria la ex­po­si­ción de pe­que­ños lo­gros pro­gre­sis­tas pa­ra que un gru­po po­bla­cio­nal asu­ma la im­por­tan­cia de esos cam­bios. Es­ta­dos Uni­dos no es el East Vi­lla­ge neo­yor­quino, ni Mé­xi­co es la Co­lo­nia Juá­rez de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro ambos ba­rrios for­man par­te in­di­vi­si­ble del de­sa­rro­llo so­cial de ambos paí­ses, ca­da uno a su ma­ne­ra.

Tam­po­co Bra­sil, se­gún Na­cio­nes Uni­das el país en el que más tra­ves­tis y tran­se­xua­les mue­ren de for­ma vio­len­ta, es la na­ción que mues­tran las mo­de­los Va­len­ti­na Sam­paio o Lea T y el di­se­ña­dor Ro­nal­do Fra­ga. Ellos son la proa de un bar­co que avan­za im­pa­ra­ble co­mo un rom­pehie­los en el Ár­ti­co: el bar­co de la li­ber­tad se­xual, el bar­co de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, el ver­da­de­ro pi­lar de las de­mo­cra­cias mo­der­nas. Y jun­to a

Sam­paio, for­man­do par­te de esa re­vo­lu­cio­na­ria tri­pu­la­ción, na­ve­gan otras mo­de­los in­ter­na­cio­na­les co­mo Ha­ri Nef, pri­me­ra mo­de­lo tran­se­xual en fir­mar un con­tra­to con IMG Mo­dels, o An­dre­ja Pe­jic.

Sam­paio, de 22 años, se con­vir­tió el pa­sa­do mar­zo de 2017 en la pri­me­ra mu­jer tran­se­xual en pro­ta­go­ni­zar la por­ta­da de Vo­gue Paris, la Bi­blia. Un re­co­no­ci­mien­to de la que es la pu­bli­ca­ción de mo­da más in­flu­yen­te de to­dos los tiem­pos, pe­ro tam­bién un cla­ro po­si­cio­na­mien­to edi­to­rial de la re­vis­ta, que en cues­tio­nes de li­ber­tad se­xual e igual­dad de gé­ne­ro siem­pre ha ca­mi­na­do va­rios pa­sos por de­lan­te de la so­cie­dad fran­ce­sa. Un “aquí es­ta­mos”, “aquí es­tán”, que re­tum­bó en no­ti­cie­ros, pe­rió­di­cos y re­des so­cia­les de to­do el pla­ne­ta en un mo­men­to cla­ve en la his­to­ria pa­ra el re­co­no­ci­mien­to pleno de la li­ber­tad se­xual. Nó­te­se, por otra par­te, la iro­nía: el país de la li­ber­té, la ega­li­té y la fra­ter­ni­té, ama­ne­ció aquel día de mar­zo sa­cu­di­do por una ‘polémica fic­ti­cia’ que pre­ci­sa­men­te so­lo po­nía so­bre la me­sa la es­ca­sez de li­ber­tad, igual­dad y fra­ter­ni­dad que ha­bi­ta en la psi­que de la so­cie­dad ga­la y de otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. ¿Es Eu­ro­pa el te­rri­to­rio de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas? De­pen­de.

Se­gún Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal (AI), el con­ti­nen­te ame­ri­cano con­ti­núa avan­zan­do en el ca­mino de la igual­dad de de­re­chos, pe­ro la or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal tam­bién re­co­no­ce que “en paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Baha­mas, El Sal­va­dor, Hai­tí, Hon­du­ras, Ja­mai­ca, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na o Ve­ne­zue­la se man­tie­nen ni­ve­les ele­va­dos de crí­me­nes de odio, apo­lo­gía del odio y dis­cri­mi­na­ción, así co­mo ase­si­na­tos y per­se­cu­ción con­tra ac­ti­vis­tas LGBTTTIQ”.

Sin em­bar­go, Mé­xi­co, uno de los paí­ses ci­ta­dos por AI en su in­for­me, hi­zo his­to­ria en el año 2003, cuan­do la oa­xa­que­ña Ama­ran­ta Gó­mez Re­ga­la­do se con­vir­tió en la pri­me­ra can­di­da­ta mu­xe en la his­to­ria del país. Un ca­so si­mi­lar al de Da­nie­la Ve­ga, pro­ta­go­nis­ta de esa de­li­cio­sa pe­lí­cu­la ti­tu­la­da Una mu­jer fan­tás­ti­ca, di­ri­gi­da por Se­bas­tián Le­lio. Ve­ga, chi­le­na de na­ci­mien­to, fue una de las pre­sen­ta­do­ras de la 90ª edi­ción de los Os­cars, la pri­me­ra tran­se­xual en su­bir­se al es­ce­na­rio del Dolby Thea­tre. Otro hi­to; otro pe­que­ño pa­so ha­cia la re­vo­lu­ción de­fi­ni­ti­va que com­ple­ta­rá con sus pro­yec­tos fu­tu­ros: un li­bro so­bre su vi­da, una gi­ra de con­cier­tos (Ve­ga es can­tan­te lí­ri­ca ade­más de ac­triz) y una nue­va pe­lí­cu­la fi­gu­ran en la agen­da de la in­tér­pre­te.

Es­pa­ña, Bra­sil, Ve­ne­zue­la, Chi­le, Mé­xi­co… Nin­guno de los paí­ses ci­ta­dos pue­de pre­su­mir de un res­pe­to in­te­gral ha­cia la tran­se­xua­li­dad co­mo so­cie­dad. Son so­lo pe­que­ños pa­sos, ín­fi­mos de­ta­lles en un mar de de­sigual­dad que per­mi­ten so­ñar con una luz al fi­nal del ca­mino. Son los men­to­res de otras so­cie­da­des me­nos com­pren­si­vas, más cen­tra­das en bus­car las di­fe­ren­cias que los pun­tos en co­mún. Di­ce AI que la ho­mo­se­xua­li­dad “pue­de su­po­ner la muer­te en Af­ga­nis­tán, Bru­nei, Mau­ri­ta­nia, Pa­kis­tán, Ara­bia Sau­dí, Su­dán y Ye­men”, mien­tras que es ile­gal en 80 paí­ses del mun­do. Na­cio­nes Uni­das es­tá for­ma­da por 193 paí­ses miem­bros; sea­mos pues op­ti­mis­tas y pen­se­mos en que 113 es­ta­dos ca­mi­nan de la mano ha­cia la li­ber­tad.

su­pues­to.·

Úni­ca­men­te bus­que­mos una co­sa: de­mos voz al Al­mo­dó­var, al Le­lio, a la Da­nie­la Ve­ga de to­dos esos rin­co­nes. Se lo me­re­cen y su ayu­da es im­pres­cin­di­ble. Otro mun­do es po­si­ble, por

De­re­cha: la mo­de­lo bra­si­le­ña, Va­len­ti­na Sam­paio, fue la pri­me­ra mo­de­lo tran­se­xual en la por­ta­da de Vo­gueParis, mar­zo 2017. Des­de arri­ba, iz­quier­da: la mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se Ha­ri Nef en la pa­sa­re­la de Guc­ci; An­dre­ja Pe­jic du­ran­te la pa­sa­re­la de Jean Paul Gaul­tier, Pri­ma­ve­ra-Ve­rano 2013 Al­ta Cos­tu­ra; posters de las pe­lí­cu­las, The Da­nish Girl (2015) y Ta­co­nes Le­ja­nos (1991).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.