La ver­da­de­ra PA­SIÓN de Yves

VOGUE (México) - - MOOD -

Ha­ce diez años, nos de­ja­ba el úl­ti­mo DI­SE­ÑA­DOR que se plan­tea­ba la mo­da

no co­mo un ne­go­cio, sino co­mo un ar­te. Yves Saint Lau­rent co­no­ció el pa­raí­so de la crea­ción, pe­ro tam­bién el in­fierno de la

au­to­des­truc­ción. Por­que pa­ra ser un ge­nio hay que ser ángel y DE­MO­NIO

El ori­gen de la mai­son de Yves Saint Lau­rent tie­ne mu­cho que ver con el se­xo. Con el buen se­xo. Tal y co­mo re­cor­da­ba en una de sus úl­ti­mas en­tre­vis­tas Pie­rre Ber­gé, su viu­do y com­pa­ñe­ro de vi­da du­ran­te me­dio si­glo, con so­lo 25 años Yves le hi­zo una pe­ti­ción de­ses­pe­ra­da. Era el año 1960 y el di­se­ña­dor se re­cu­pe­ra­ba de una cri­sis ner­vio­sa —la pri­me­ra de mu­chas—, pro­vo­ca­da por su in­gre­so en el ejér­ci­to, pe­ro tam­bién por su des­pi­do de la ca­sa de mo­das más fa­mo­sa del mun­do, en el psi­quiá­tri­co de Val-de-Grâ­ce, don­de le so­me­tie­ron a una du­rí­si­ma te­ra­pia de elec­tro­cho­que. “Va­mos a crear una ca­sa de Al­ta Cos­tu­ra más gran­de que Dior. Yo di­se­ña­ré y tú la di­ri­gi­rás”, le di­jo. Ber­gé no pu­do ne­gar­se. “Lle­vá­ba­mos dos años vi­vien­do jun­tos. Nues­tra re­la­ción era muy fuer­te, con una se­xua­li­dad muy in­ten­sa. El se­xo era nues­tro cen­tro de gra­ve­dad. No te­nía ni idea de có­mo se mon­ta­ba un ne­go­cio de mo­da y no te­nía un fran­co, pe­ro el amor es así”.

Ese mis­mo año fun­dó la ca­sa de mo­das que lo con­vir­tió en una le­yen­da con el apo­yo in­con­di­cio­nal de su aman­te y men­tor. Su pri­me­ra co­lec­ción, Lig­ne Tra­pé­ze, fue un éxi­to y sen­tó las ba­ses de lo que se­ría su tra­yec­to­ria, im­po­nien­do el prêt-à-por­ter, el es­mo­quin, la saha­ria­na, la tú­ni­ca o el ves­ti­do Mon­drian; ade­más, rom­pió mol­des cuan­do subió por pri­me­ra vez a una pa­sa­re­la de Al­ta Cos­tu­ra a una mo­de­lo ne­gra, Mou­nia, na­ci­da en Mar­ti­ni­ca, que se con­vir­tió en su mu­sa.

En aque­lla épo­ca su re­la­ción con Pie­rre Ber­gé, aun­que con al­ti­ba­jos, se­guía sien­do la de una pa­re­ja más allá de los ne­go­cios. En 1976, sin em­bar­go, de­ci­die­ron rom­per, aun­que si­guie­ron vi­vien­do en la mis­ma ca­sa de la rue de Baby­lon. Esa dé­ca­da, la de los años 70, es­tu­vo lle­na de lu­ces y som­bras. La inau­gu­ró po­san­do des­nu­do pa­ra pro­mo­cio­nar su eau de toi­let­te pour hom­me

Ri­ve Gau­che, que sa­có a la ven­ta en 1971. En aque­lla épo­ca, era asi­duo de al­guno de los clu­bes y dis­co­te­cas de mo­da más fuer­tes de Pa­rís, co­mo el 7, en la Rue Sain­te-An­ne, abier­to por Fa­bri­ce Emaer, don­de se mez­cla­ba lo me­jor y lo peor de la bohe­mia pa­ri­si­na: ri­cos y po­bres, ar­tis­tas y de­lin­cuen­tes, aris­tó­cra­tas y pros­ti­tu­tos… El úni­co re­qui­si­to pa­ra en­trar era ser al­guien es­pe­cial. Yves Saint Lau­rent lo era y Jac­ques de Ba­cher, tam­bién.

Es­te jo­ven dandy de ori­gen aris­to­crá­ti­co, que fue pa­re­ja de Karl La­ger­feld du­ran­te 18 años, con­quis­tó al di­se­ña­dor y lo in­tro­du­jo en el mun­do de la no­che más sal­va­je. “Cuan­do era jo­ven, era un dia­blo con el ros­tro de Gre­ta Gar­bo. Era lo con­tra­rio a mí. Tam­bién era im­po­si­ble y des­pre­cia­ble. Era per­fec­to: el fran­cés más dis­tin­gui­do que he co­no­ci­do”, re­cuer­da Karl La­ger­feld en el li­bro Jac­ques de

Bas­cher, dandy de l’om­bre (Sé­guier), es­cri­to por Ma­rie Ot­ta­vi. Un per­so­na­je que pa­re­cía es­ca­pa­do de las pá­gi­nas de So­do­ma y Go­mo­rra, de Marcel Proust, ca­paz de pro­vo­car, en pa­la­bras del kái­ser, “casos in­creí­bles de ce­los”, co­mo los que di­vi­die­ron al uni­ver­so de la mo­da pa­ri­si­na en dos ban­dos: los ami­gos de Saint Lau­rent y, en el otro fren­te, los de La­ger­feld.

Con de Bas­cher, el di­se­ña­dor co­no­ció el am­bien­te más sór­di­do de los clu­bes de se­xo de Nue­va York, co­mo el Mi­nes­haft, don­de se fil­mó Crui­sing, al que iban tan­to amos ves­ti­dos de cue­ro co­mo ce­le­bri­da­des co­mo Mick Jag­ger, el bai­la­rín Ru­dolf Nu­re­yev, el di­rec­tor de ci­ne Rai­ner Wer­ner Fass­bin­der o el fi­ló­so­fo Mi­chel Fou­cault. To­dos bus­ca­ban lo mis­mo: el pla­cer. En es­ta dé­ca­da Yves Saint Lau­rent lan­zó Opium y pre­sen­tó una de sus co­lec­cio­nes más le­gen­da­rias, Ópe­ras y

ba­llets ru­sos, ins­pi­ra­da en el ves­tua­rio di­se­ña­do pa­ra la com­pa­ñía de Diá­gui­lev por Leon Bakst.

En los años 80 lo­gró el re­co­no­ci­mien­to de­fi­ni­ti­vo al con­ver­tir­se en el pri­mer di­se­ña­dor vi­vo al que el Me­tro­po­li­tan Mu­seum de Nue­va York de­di­ca­ba una re­tros­pec­ti­va, co­mi­sa­ria­da por Dia­na Vree­land, quien di­jo: “Cha­nel y Dior era gi­gan­tes, pe­ro Saint Lau­rent es un ge­nio”. El res­to es his­to­ria: lle­gó a la dé­ca­da de los 90 con la ca­te­go­ría de clá­si­co, pe­ro ya na­da era igual. Los gran­des gru­pos de in­ver­sión ha­bían en­tra­do en la mo­da pa­ra con­ver­tir­la en un ne­go­cio. En 1999, el gru­po Guc­ci —hoy Ke­ring— com­pró la

mai­son y tres años des­pués, en 2002, el maes­tro anun­ció su re­ti­ra­da. Pa­ra él la mo­da ya no era un ar­te, sino un ne­go­cio don­de so­lo im­por­ta­ban los be­ne­fi­cios, “co­mo si fue­se ha­cer cor­ti­nas pa­ra ven­ta­nas”. El 1 de ju­nio de 2008, Yves de­ci­dió

do­bla­di­llos.·JAVIER que, si ha­bía que ha­cer cor­ti­nas, lo ha­ría en el pa­raí­so, al la­do de Dior… Que se­gu­ra­men­te le co­se­ría los QUESADA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.