El hom­bre in­do­ma­ble,

VOGUE (México) - - Content -

El re­co­no­ci­do ac­tor Johnny Deep con­ver­sa con no­so­tros a pro­pó­si­to de su rol co­mo em­ba­ja­dor de la nue­va fra­gan­cia de Dior, Sau­va­ge.

Dior pre­sen­ta su nue­va fra­gan­cia: Sau­va­ge, una oda mas­cu­li­na fi­na y fe­roz. JOHNNY DEPP, ima­gen de la fra­gan­cia, nos des­ve­la sus gus­tos, esas claves que nos lle­van a un

via­je mís­ti­co a tra­vés de su tra­yec­to­ria

“CLA­RA­MEN­TE, DIOR ES UNA CA­SA IN­CREÍ­BLE Y ÚNI­CA. ES­TA­BA EN SHOCK CUAN­DO DIOR SE IN­TERE­SÓ EN MÍ, TAM­BIÉN, SOR­PREN­DI­DO DE QUE SE ACER­CA­RAN A AL­GUIEN CO­MO YO”

En ex­clu­si­va pa­ra Vo­gue, Johnny Depp nos aden­tra al mun­do in­te­lec­tual que lo ha ins­pi­ra­do pa­ra crear a sus per­so­na­jes.

En cuan­to a tu ca­rre­ra, ¿hay al­gún per­so­na­je que te gus­ta­ría re­tra­tar? ¿O una fi­gu­ra his­tó­ri­ca o con­tem­po­rá­nea que te ins­pi­ra par­ti­cu­lar­men­te? Hay per­so­nas con las que me he sen­ti­do fas­ci­na­do, o li­bros con los que he es­ta­do ob­se­sio­na­do: pue­des amar de­ma­sia­do al per­so­na­je de un li­bro, co­mo The Cat­cher in the Rye.

¿Tie­nes al­gún ícono de Holly­wood que te in­vi­ta­ra a se­guir sus pa­sos? ¿Quién te mo­ti­vó a ser ac­tor? Las per­so­nas que me ins­pi­ra­ron mien­tras iba cre­cien­do y veía te­le­vi­sión o pe­lí­cu­las siem­pre fue­ron per­so­nas reales. Co­me­dian­tes, ar­tis­tas, ac­to­res y can­tan­tes. Me sen­tía muy ins­pi­ra­do por per­so­nas úni­cas, co­mo Char­lie Ca­llas o Don Ric­kles, Foster Brooks, Dean Mar­tin, Mar­lon Bran­do, Yul Bryn­ner. Eran per­so­nas muy de­fi­ni­das y to­tal­men­te úni­cas y eso, pa­ra mí, es to­do. No in­ten­ta­ban ser co­mo al­guien más. Es­ta­ban en su pro­pio ca­mino y eso fue úni­co. La ge­ne­ra­ción de hoy, y la que va atrás de mí, no sien­ten que ha­yan pre­sen­cia­do in­di­vi­dua­li­dad.

¿Có­mo eli­ges una pe­lí­cu­la? De­pen­de. Si hay un guion pue­do de­ci­dir­lo en las pri­me­ras 10 pá­gi­nas… ó 3 ó 4. En­ton­ces, sé si es­toy en lo co­rrec­to. Lo eli­jo si pien­so que le pue­do dar al­go a la pe­lí­cu­la, la vi­sión, al­go que no se ha­ya he­cho has­ta la muer­te en tér­mi­nos de ren­di­mien­to o in­ter­pre­ta­ción del per­so­na­je. Eso es real­men­te to­do. Y si al­go me con­mue­ve o lo en­cuen­tro in­tri­gan­te, en­ton­ces em­pie­zo a ob­te­ner imá­ge­nes mien­tras leo los per­so­na­jes, los pen­sa­mien­tos ini­cia­les de los per­so­na­jes lle­gan a mí 9 de ca­da 10 ve­ces, el primer pen­sa­mien­to siem­pre es el me­jor. Ke­rouac tam­bién di­jo eso: “El primer pen­sa­mien­to, el me­jor

ha­cer.· pen­sa­mien­to”. Al igual que He­ming­way.

¿Có­mo al­guien pue­de con­ver­tir­se en es­cri­tor? Es­cri­be una ora­ción ver­da­de­ra, sue­na muy sim­ple, pe­ro es muy di­fí­cil de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.