A más de 40 AÑOS...

De JA­MAI­CA has­ta los rin­co­nes más exclusivos de la jet-set en to­do el mun­do, de una fa­mi­lia con­ser­va­do­ra a los ami­gos más desafian­tes y trans­gre­so­res... Gra­ce Jo­nes es uno de esos lu­ga­res de la me­mo­ria que nos em­pe­ña­mos en re­edi­tar y al que vol­ve­mos pa­ra

VOGUE (México) - - En Vogue | Objeto De Deseo - ·JO­SÉ FOR­TE­ZA

No es­toy se­gu­ro que la per­so­na­li­dad de Gra­ce Jo­nes se evo­que con un sen­ti­mien­to de nos­tal­gia. Ella es co­mo esas ciu­da­des que sa­cu­die­ron tu his­to­ria y a las que re­gre­sas una y otra vez. Aun­que ha­yas de­ja­do re­cuer­dos es­pan­tan­do en ca­da una de sus es­qui­nas y has­ta si lo­gras­te al­gu­na vez vio­lar el ano­ni­ma­to de to­dos sus es­con­dri­jos, esos des­ti­nos van a ener­gi­zar­te por en­ci­ma de la lá­gri­ma o el ve­lo de la año­ran­za.

Mu­cho más que mu­sa, ac­triz, can­tan­te, modelo o autora de un li­bro de me­mo­rias, el mons­truo sa­gra­do de ébano es un pun­to geo­grá­fi­co y una re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca. Na­ció en Ja­mai­ca y no pu­do de­jar­se atar por una crian­za tra­di­cio­nal y co­me­di­da. Vi­vió en Nue­va York y re­sul­tó de­ma­sia­do trans­gre­so­ra pa­ra la nor­ma con más­ca­ra de tras­cen­den­cia de La Gran Man­za­na. Fue a Pa­rís y so­lo en­ton­ces, mien­tras vi­vía en un de­par­ta­men­to con Jerry Hall o Jes­si­ca Lan­ge pa­ra com­par­tir es­pa­cio y, tal vez, gas­tos, triun­fó co­mo modelo aso­cián­do­se a los nom­bres de Az­ze­di­ne Alaïa, Yves Saint Lau­ren y Ken­zo; y lle­nan­do las len­tes e in­ten­cio­nes va­rio­pin­tas de Hel­mut New­ton y Bour­din.

Ya po­día re­gre­sar a Nor­tea­mé­ri­ca. Con el nor­te de nues­tro he­mis­fe­rio su­ce­de al­go re­cu­rren­te y cu­rio­so. Si te atre­ves a re­tar y sa­cu­dir ci­mien­tos co­mo re­cién lle­ga­do pue­den lle­gar al extremo de ame­na­zar­te con em­pa­li­zar tus alas. Pe­ro si vas a otro pun­to más in­clu­si­vo y abar­ca­dor y triun­fas en él, en­ton­ces te re­ci­ben de re­bo­te co­mo si nun­ca an­tes hu­bie­ras pisado su sue­lo, y se eri­gen en tus prin­ci­pa­les ‘des­cu­bri­do­res’ y pro­mo­to­res. Así fun­cio­nó pa­ra la im­per­té­rri­ta ne­gro­na de ca­si dos me­tros de al­to, cue­llo y ca­be­za co­mo tro­feos

de or­gu­llo, y de­rriè­re y pier­nas de tur­gen­cia agre­si­va y le­tal. Ya no mo­les­ta­ron más su tez ni su an­dro­gi­nia, se hi­zo mo­nar­ca en Stu­dio 54, y el pe­ri­pa­té­ti­co dios del pop, Andy War­hol, se la col­gó co­mo trofeo pa­ra ser par­te de la fau­na rei­nan­te del un­der­ground vi­si­ble de Man­hat­tan.

Sí. Ade­más, hi­zo cine en Holly­wood, lan­zó su pri­mer dis­co, Port­fo­lio, en 1977 ca­mi­nó to­das las pa­sa­re­las y pro­ta­go­ni­zó to­das las front rows, sor­bió e in­ha­ló to­do lo “sor­bi­ble e in­ha­la­ble” que exis­tió en el ca­tá­lo­go alu­ci­nó­geno de tres ge­ne­ra­cio­nes, y nos hi­zo ado­rar­la co­mo fie­ra hie­rá­ti­ca de una sen­sua­li­dad y be­lle­za im­po­si­bles de me­dir. Al fi­nal de los 80 cam­bia­ba de una dis­co en Mid­town a un club de jazz en Londres a sal­to de Con­cor­de. Lue­go le veías en la pan­ta­lla ha­cien­do ca­rre­ra des­de Gor­don’s War y el in­te­li­gi­ble Co­nan de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, has­ta su mo­men­to co­mo chi­ca Bond, o jun­to a Ed­die Murphy en Boo­me­rang. El prín­ci­pe de las mu­je­res.

“¡Soy la mu­jer del ma­ña­na!” de­cla­ra­ba en un mo­men­to de desafío en que asis­tió a más fu­ne­ra­les que na­die, cuan­do el si­da lle­gó pa­ra aguar la fies­ta a to­do el mun­do. Sus ami­gos caían, pe­ro ella re­sul­tó mu­cho más po­de­ro­sa que cual­quier pla­ga. El uni­ver­so tem­bló, los pu­ri­ta­nos ba­bea­ron en éx­ta­sis tor­ti­ce­ro y ella res­pon­dió lle­gan­do pul­cra­men­te des­nu­da a una fies­ta, cu­brien­do su ca­be­za con aque­llos hoo­dies de sa­tín, y de­ján­do­se re­tra­tar des­de cual­quier án­gu­lo y en to­das las pos­tu­ras en una era de imá­ge­nes bru­ta­les, sin fil­tros ni co­rrec­to­res... Aun así, fue es­po­sa dos ve­ces y ma­dre de un hi­jo.

Tam­bién es­tu­vo su re­la­ción con Jean-Paul Gou­de, mu­cho más que un di­se­ña­dor y que ayu­dó co­mo na­die a ha­cer de ella una le­yen­da, aun­que en su au­to­bio­gra­fía Jo­nes ha­ble de Antonio Ló­pez, Ri­chard Berns­tein y Keith Ha­ring co­mo gran­des in­fluen­cias en su vi­da... Aho­ra ha vuel­to a Ja­mai­ca. Si­gue can­tan­do y nos ha­ce creer que cual­quie­ra pue­de lu­cir tan ra­bio­sa­men­te

le­tar­go. es­pec­ta­cu­lar co­mo ella a los 72 años. Y lo me­jor es que has­ta le cree­mos por­que, co­mo co­men­tá­ba­mos, ella es cer­te­za más que qui­me­ra; y un re­go­ci­jo cóm­pli­ce de la me­mo­ria, más que nos­tál­gi­co

En sen­ti­do ho­ra­rio des­de arri­ba: La irre­ve­ren­te Gra­ce po­sa en un co­lum­pio du­ran­te la fies­ta de An­ge­lo Co­lon, en el año de 1991; du­ran­te una pre­sen­ta­ción en La Mou­che Dis­co, en la ciu­dad de New York, en el año de 1977; re­tra­to de la modelo, ac­triz y...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.