Co­ra­zón de ORIEN­TE

VOGUE (México) - - Joyas Estilo Vogue - BAR­BA­RA TE­RÁN

VO­GUE via­jó has­ta la fá­bri­ca de la ca­sa jo­ye­ra PAN­DO­RA lo­ca­li­za­da en la la­ten­te ciu­dad de Bang­kok, Tai­lan­dia. Sin du­da, una hue­lla IM­BO­RRA­BLE tras vi­vir la ma­ra­vi­llo­sa ex­pe­rien­cia y co­no­cer los no­bles va­lo­res que en­vuel­ven a la FI­LO­SO­FÍA de la fir­ma, una en­se­ñan­za que en la que to­do evo­ca al amor

Un via­je de ca­si 24 horas me lle­vó des­de la Ciu­dad de Mé­xi­co has­ta Bang­kok. A mi arri­bo, el equi­po de Pan­do­ra me re­ci­bió con una ma­ra­vi­llo­sa ce­na en el ho­tel Man­da­rin Orien­tal pa­ra arran­car un via­je inol­vi­da­ble. Co­men­za­mos con una cla­se de co­ci­na tai­lan­de­sa en Blue Elep­hant, el ini­cio per­fec­to pa­ra su­mer­gir­nos en es­te enig­má­ti­co país se­gui­do de vi­si­tas a si­tios im­per­di­bles co­mo Wat Pho, co­no­ci­do por su bu­da re­cli­na­do. Es­te es­pa­cio es un tem­plo bu­dis­ta en el dis­tri­to Ph­ra Nak­hon; des­pués, nos di­mos cita en la ca­sa de Ja­mes H.W. Thompson, fun­da­dor de la mun­dial­men­te fa­mo­sa Jim Thompson Thai Silk Com­pany.

El se­gun­do día fue de­di­ca­do a una vi­si­ta a la fá­bri­ca. La com­pa­ñía da­ne­sa abrió sus puer­tas en 2005 y, des­de en­ton­ces, va en as­cen­so. Pu­de ad­mi­rar có­mo sus em­plea­dos ela­bo­ran de for­ma ar­te­sa­nal ca­da pie­za, to­do con los va­lo­res de ca­li­dad, tra­di­ción y tec­no­lo­gía mo­der­na que se ve re­fle­ja­do en ca­da una de las joyas.

La em­pre­sa tie­ne una fi­lo­so­fía que pro­te­ge a to­dos sus em­plea­dos, co­men­zan­do con un có­di­go de éti­ca a fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos así co­mo sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo; las ma­dres em­ba­ra­za­das, por ejem­plo, cuen­tan con un pro­gra­ma de apo­yo pa­ra ellas y sus fu­tu­ros be­bés. Al­go a re­sal­tar es que la plan­ta es sus­ten­ta­ble, un prin­ci­pio fun­da­men­tal en la fi­lo­so­fía de la fir­ma y una de sus es­tra­te­gias pa­ra con­ver­tir­se en una de las em­pre­sas de jo­ye­ría más ac­tua­li­za­das en lo que res­pec­ta a la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. Un pro­yec­to de su­ma im­por­tan­cia es My School Pro­ject, en el que los tra­ba­ja­do­res de la fá­bri­ca pue­den ele­gir a una es­cue­la si­tua­da en al­gu­na co­mu­ni­dad ru­ral pa­ra la re­no­va­ción de sus ins­ta­la­cio­nes, sien­do es­to aus­pi­cia­do por la com­pa­ñía. Es­to y más he apren­di­do so­bre el uni­ver­so de Pan­do­ra, que más allá de las her­mo­sas joyas, crea­cio­nes de Fran­ces­co Ter­zo y Fi­lip­po Fi­ca­re­lli, va de la mano de un sim­ple con­cep­to: It’s all about lo­ve.

En sen­ti­do ho­ra­rio, des­de la iz­quier­da: as­pec­to en el tem­plo Wat Pho; vis­ta del río Chao Ph­ra­ya en el co­ra­zón de la ciu­dad; imagen de la crea­ción de una pie­za de Pan­do­ra; es pá­gi­na opues­ta: imagen de la cam­pa­ña de Ve­rano; Bár­ba­ra Te­rán, sub­di­rec­to­ra de Vo­gue Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca du­ran­te su vi­si­ta a la ma­nu­fac­tu­ra de las joyas de Pan­do­ra, en la ciu­dad de Bang­kok, Tai­lan­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.