El VA­LOR de la Re­si­lien­cia

La top mo­del che­ca Pe­tra Nem­co­va con­vir­tió a su fun­da­ción Happy Hearts en una cru­za­da por la edu­ca­ción y el bie­nes­tar de los más ne­ce­si­ta­dos. So­lo en MÉ­XI­CO ha lo­gra­do im­pac­tar la vi­da de 1,400 ni­ños con la aper­tu­ra de 11 es­cue­las. “Yo pue­do” es su le­ma

VOGUE (México) - - Perfil Agenda Vogue - ·JO­SÉ LUIS ÁVI­LA

La tra­yec­to­ria, sin du­da exi­to­sa, de Pe­tra Nem­co­va es una elip­se tra­za­da, a la vez que por la bue­na es­tre­lla y la efu­sión, por la ge­ne­ro­si­dad en ma­yús­cu­las. Yo pue­do es su le­ma. Cuan­do lo uti­li­zó por pri­me­ra vez, que se se­pa en 2001 al ini­ciar su ca­rre­ra co­mo modelo, se des­cu­brió su in­tre­pi­dez, y has­ta el sol de hoy. Tras con­ver­tir­se en una de las ma­ni­quíes más co­ti­za­das de la in­dus­tria, en 2004 vi­vió una de las peo­res tra­ge­dias que al­guien pue­da ex­pe­ri­men­tar. Es­tu­vo ocho horas abra­za­da a una pal­me­ra es­pe­ran­do ser res­ca­ta­da tras el tsu­na­mi que afec­tó al su­des­te asiá­ti­co y arra­sa­ra con po­bla­cio­nes en­te­ras de la cos­ta tai­lan­de­sa, con­cu­rri­da por mi­les de tu­ris­tas al año, en­tre ellos Nem­co­va. “Me pa­re­ce que la cla­ve de la re­si­lien­cia des­pués de pa­sar por ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas es el po­der del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo. Cuan­do no es­ta­ba en con­di­cio­nes pa­ra ca­mi­nar, pen­sa­ba en que aún te­nía mis bra­zos; po­día ver, es­cu­char, te­nía mu­chas co­sas por las cua­les se­guir agra­de­ci­da, creo que es­ta es la for­ma de su­pe­rar cual­quier re­to o di­fi­cul­tad en la vi­da. El con­cep­to es muy sim­ple, pe­ro la eje­cu­ción es más di­fí­cil. La men­te te pue­de ju­gar una ma­la pa­sa­da”, ex­pre­sa Nem­co­va, quien abrió en 2006 su fun­da­ción Happy Hearts pa­ra ayu­dar a víc­ti­mas de desas­tres na­tu­ra­les.

A la fe­cha, su tra­ba­jo fi­lan­tró­pi­co tie­ne pre­sen­cia en 18 paí­ses al­re­de­dor del mun­do, y se­gún ci­fras de la or­ga­ni­za­ción, han lo­gra­do re­cons­truir 208 es­cue­las e im­pac­tar la vi­da de más de 105 mil es­tu­dian­tes. En Mé­xi­co, Happy Hearts ce­le­bra la re­cons­truc­ción de 11 es­cue­las, las cua­tro úl­ti­mas en Ve­ra­cruz, Jalisco (Ca­re­yes), Mo­re­los (Jo­jutla) y Gue­rre­ro. “Pa­ra tra­ba­jar en el mun­do de la fi­lan­tro­pía se re­quie­re mu­cha pa­cien­cia, re­si­lien­cia; so­bre to­do, no dar­se por ven­ci­do por­que es­te mun­do es muy re­ta­dor. La pa­sión tam­bién es fun­da­men­tal y mu­cha gen­te la pier­de a lo largo del ca­mino. Tam­po­co pue­des per­der el fo­co ni el com­pro­mi­so, por­que te vas a con­se­guir mu­chos obs­tácu­los en el ca­mino, it’s crazy… Es­cu­char a las co­mu­ni­da­des a las que atien­des es muy im­por­tan­te. La fi­lan­tro­pía es un mun­do en cons­tan­te evo­lu­ción y tie­nes que es­tar dis­pues­to a apren­der to­do el tiem­po”, agre­ga.

Re­cien­te­men­te, Nem­co­va se­lló una alian­za con la or­ga­ni­za­ción All Hands Vo­lun­teers pa­ra in­cre­men­tar el al­can­ce de su tra­ba­jo. “Aún in­vier­to el 20% de mi tiem­po en el mun­do de la mo­da, se­sio­nes de fotos, al­fom­bras ro­jas de gran­des even­tos, pe­ro el 80% se lo de­di­co a la fun­da­ción (...) Aho­ra ten­go una vi­da mu­cho más ba­lan­cea­da que me ha per­mi­ti­do va­lo­rar más am­bos mun­dos. La fi­lan­tro­pía me ha en­se­ña­do mu­cho so­bre ne­go­cios; y la mo­da, el va­lor de man­te­ner­me en­fo­ca­da”. To­do in­di­ca que su mi­sión se­gui­rá.

Arri­ba, iz­quier­da: la modelo y fi­lán­tro­pa Pe­tra Nem­co­va en Ne­pal; arri­ba, de­re­cha: Pe­tra cons­tru­yen­do vi­vien­das en Pe­rú; en pá­gi­na opues­ta: Nem­co­va y otros vo­lun­ta­rios de All Hands and Hearts re­cu­pe­ran una es­cue­la afec­ta­da por el hu­ra­cán Ma­ría en Do­mi­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.