GAS­TRO­NO­MÍA, Me­sa sin fronteras,

La his­to­ria es­tá lle­na de epi­so­dios en los que la gen­te ha hui­do de la HAM­BRU­NA y la vio­len­cia, arries­gan­do su vi­da en viajes in­con­ce­bi­ble­men­te pe­li­gro­sos e in­cier­tos, con el sim­ple, enor­me pro­pó­si­to de SO­BRE­VI­VIR. En el ca­mino, han trans­for­ma­do las co­cin

VOGUE (México) - - Mundo Vogue - ALES­SAN­DRA PINASCO

Ima­gi­ne­mos que des­pués de los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios que sa­lie­ron de Áfri­ca (que tras asen­tar­se en dis­tin­tos lu­ga­res del pla­ne­ta die­ron lu­gar a las va­ria­cio­nes fí­si­cas que erró­nea­men­te lla­ma­mos ‘ra­zas’) ca­da gru­po ét­ni­co se hu­bie­ra que­da­do don­de es­ta­ba y no hu­bie­ra ad­mi­ti­do un so­lo ex­tran­je­ro. Ima­gi­ne­mos un mun­do en el que na­die se hu­bie­ra en­con­tra­do ja­más con un sa­bor nuevo, una fru­ta asom­bro­sa, una pre­pa­ra­ción inau­di­ta.

Ima­gi­ne­mos que Ita­lia no hu­bie­ra te­ni­do con­tac­to con el to­ma­te y el maíz que lle­ga­ron des­de Amé­ri­ca. Ima­gi­ne­mos que el ca­cao nun­ca hu­bie­ra lle­ga­do a Eu­ro­pa, que el ho­lan­dés Van Hou­ten no hu­bie­ra des­cu­bier­to la ma­ne­ra de con­ver­tir­lo en pol­vo y los bris­to­lia­nos Fry & Co. en ba­rras de cho­co­la­te. Ima­gi­ne­mos un mun­do sin ca­fé, que pro­vino, co­mo tan­tas ma­ra­vi­llas, de Áfri­ca. Ima­gi­ne­mos el re­fri­ge­ra­dor de una chi­ca it sin hum­mus ni tahi­ni, dos ex­qui­si­te­ces que vie­nen de la her­mo­sa y va­pu­lea­da Si­ria, co­mo tan­tos in­mi­gran­tes a Oc­ci­den­te. Ima­gi­ne­mos sa­lir de un bar eu­ro­peo a las 3 a.m. sin en­con­trar un ke­bab o un fa­la­fel.

Ima­gi­ne­mos que las pa­pas nun­ca hu­bie­ran sa­li­do de los An­des. Tan­tas co­ci­nas en el mun­do es­ta­rían des­pro­vis­tas de es­te tu­bércu­lo tan re­con­for­tan­te que has­ta lo sien­ten pro­pio, y en los An­des nos ha­bría­mos pri­va­do de co­no­cer de­li­cio­sas ma­ne­ras de pre­pa­rar­las in­ven­ta­das en otras la­ti­tu­des (co­mo las French fries, que en reali­dad son bel­gas, co­sa que sor­pren­de ca­si tan­to co­mo el que las al­bón­di­gas sue­cas sean tur­cas). Ima­gi­ne­mos un mun­do sin ta­cos ni que­sa­di­llas, sin mo­le ni mez­cal. Aho­ra no se de­mo­ni­za al in­mi­gran­te a tra­vés de su co­mi­da, co­mo su­ce­día an­tes. Lo que hay, en cam­bio, es una des­co­ne­xión cog­ni­ti­va en­tre la co­mi­da ex­tran­je­ra que dis­fru­ta­mos y las per­so­nas que la hi­cie­ron po­si­ble. Así, se pa­sa por al­to el in­men­so he­cho de que los mo­vi­mien­tos de las per­so­nas por el pla­ne­ta Tie­rra, su pla­ne­ta, es lo que ha trans­for­ma­do nues­tras me­sas, per­mi­tién­do­nos te­ner una co­mi­da más va­ria­da, sa­lu­da­ble e in­tere­san­te que nun­ca an­tes. Nos en­ri­que­ce­mos cuan­do nos en­con­tra­mos con

to­dos.· lo di­fe­ren­te, cuan­do apren­de­mos que en otros lu­ga­res las co­sas se ha­cen de otra ma­ne­ra. Cuan­do in­ter­cam­bia­mos ideas y re­ce­tas. Cuan­do abra­za­mos la di­ver­si­dad y la hu­ma­ni­dad que es­tá en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.