Un ho­gar ARTSY

La vir­tuo­sa fu­sión de obras de ar­te de gran for­ma­to, ES­CUL­TU­RAS, an­ti­güe­da­des y pie­zas de mo­bi­lia­rio per­so­na­li­za­do, de­fi­nen el to­que ECLÉC­TI­CO de Silvia Ro­jo. Es­ta rú­bri­ca, el em­ble­ma de MACARA, su es­tu­dio de di­se­ño de in­te­rio­res, se dis­fru­ta en su resid

VOGUE (México) - - Déco Mundo Vogue - Fo­tó­gra­fo CÉ­SAR DURIONE

Un desafío ar­qui­tec­tó­ni­co que con­ju­ga dis­tin­tos ni­ve­les y una al­tu­ra que otor­gan dra­ma­tis­mo y per­so­na­li­dad al am­bien­te, de­fi­nen el co­ra­zón de la re­si­den­cia de Silvia Ro­jo, altruista y di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res del es­tu­dio Macara. En la sa­la, la luz na­tu­ral ilu­mi­na de­li­ca­da­men­te el es­pa­cio y per­mi­te ob­ser­var los im­po­nen­tes mu­ros en los que ha­bi­tan obras de dis­tin­tos ar­tis­tas me­xi­ca­nos. El equi­li­brio se lo­gra con am­plios ven­ta­na­les que en­mar­can la obra de la na­tu­ra­le­za, la vis­ta ha­cia un jar­dín y un pai­sa­je bos­co­so.

Silvia abre las puer­tas de su re­si­den­cia pa­ra Vo­gue y com­par­te su for­ma de crear am­bien­tes, tal co­mo lo ha he­cho pa­ra su fa­mi­lia y los clien­tes que re­cu­rren a su fir­ma. “Es­ta ca­sa tra­té de ha­cer­la de una for­ma que to­dos los es­pa­cios se uti­li­za­ran y eso me gus­ta, que to­do se dis­fru­ta y no es un si­tio don­de al­gu­nas áreas es­tén prohi­bi­das pa­ra en­trar”, ex­pli­ca Silvia, quien es re­co­no­ci­da por sus la­bo­res be­né­fi­cas en la Fun­da­ción Duer­me Tran­qui­lo.

Des­de la en­tra­da, cus­to­dia­da por una puer­ta an­ti­gua que ha si­do res­tau­ra­da por un ar­tis­ta, se apre­cia un diá­lo­go en­tre el es­pa­cio, el mo­bi­lia­rio y los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos. “Se no­ta que no tra­té de in­te­rrum­pir el flu­jo con mu­ros ni mar­qué lí­mi­tes pre­ci­sos y eso es por­que me encantan los es­pa­cios abier­tos”, apun­ta. An­te tal de­ci­sión de do­tar pro­ta­go­nis­mo a las áreas más li­bres, es no­to­rio que tam­bién la or­ga­ni­za­ción del pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co se reali­zó de tal ma­ne­ra pa­ra hos­pe­dar las obras de ar­te que for­man par­te de su co­lec­ción particular. “En una ca­sa siem­pre hay al­go que te ins­pi­ra más y se crea to­do al­re­de­dor de eso, ya sea un ta­pe­te her­mo­so, un cua­dro o una pie­za de mo­bi­lia­rio”, ase­gu­ra Silvia. “En nues­tro ca­so, mi ma­ri­do y yo co­men­za­mos a co­lec­cio­nar ar­te, por ello los mu­ros fue­ron he­chos en es­pe­cí­fi­co pa­ra cier­tas obras, por­que tie­nen un lu­gar pro­ta­gó­ni­co y to­do gi­ra al­re­de­dor de ellas”. Ese va­lor que otor­ga a la es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca y su diá­lo­go con la es­té­ti­ca, re­mi­ten al apre­cio que Silvia ex­pre­sa por la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za, una afi­ción que

cul­ti­vó des­de su ni­ñez a tra­vés de los pai­sa­jes de los Pris­mas Ba­sál­ti­cos, el par­que El Chi­co y el pin­to­res­co pue­blo de Hui­cha­pan, en Hi­dal­go. “Eran de los lu­ga­res fa­vo­ri­tos de mi pa­dre y él nos en­se­ñó a amar su tie­rra. Tam­bién, mi tío que era ar­qui­tec­to nos de­cía que to­do de­be es­tar en or­den con la na­tu­ra­le­za; no sé cuán­tas ve­ces en mi vi­da me pi­die­ron di­bu­jar al­go y ter­mi­né ha­cien­do los pris­mas ba­sál­ti­cos, por­que es un lu­gar que me tras­mi­te la armonía que se pue­de lo­grar con la tie­rra”, ex­pre­sa. De ese pe­rio­do, Silvia tam­bién res­ca­ta el apre­cio a la la­bor de los ar­te­sa­nos y la no­ble­za de los ma­te­ria­les na­tu­ra­les, que in­cor­po­ra de for­ma con­tun­den­te con tra­ba­jos en ma­de­ra y los me­ta­les. “Me gus­ta dig­ni­fi­car a los ar­te­sa­nos y las co­rrien­tes que sur­gen

en Mé­xi­co, por eso la ma­yo­ría de las obras de ar­te que ten­go en mi ca­sa son de ar­tis­tas me­xi­ca­nos”, afir­ma Silvia. “Siem­pre los ten­go pre­sen­tes en al­gún de­ta­lle, co­mo un cua­dro, un bor­da­do o una ar­te­sa­nía. Re­co­noz­co que los or­fe­bres me­xi­ca­nos son lo má­xi­mo, co­mo tam­bién lo son nues­tros eba­nis­tas”. La in­te­gra­ción or­gá­ni­ca de es­tos to­ques tan per­so­na­les son pa­ra Silvia un ele­men­to que de­be es­tar pre­sen­te en la crea­ción de cual­quier pro­yec­to de­co­ra­ti­vo. “En el di­se­ño de in­te­rio­res el jue­go es que no se que­de la ca­sa co­mo te la en­tre­ga­ron, sino que el clien­te se sien­ta có­mo­do co­lo­can­do co­sas que le ha­yan gus­ta­do y que le en­cuen­tren un lu­gar a sus ob­je­tos pa­ra que co­mien­ce su­ce­der al­go ri­co en el es­pa­cio”, de­ta­lla. En su ca­so, las pie­zas de ma­te­ria­les na­tu­ra­les son las que han otor­ga­do ese va­lor aña­di­do a su ca­sa. Uno de ellos es una me­sa, obra del ar­qui­tec­to Ale­jan­dro Fer­nán­dez, ela­bo­ra­da con 800 pie­zas de cuerno.

Ac­tual­men­te, Silvia tie­ne a su car­go pro­yec­tos re­si­den­cia­les en la Ciu­dad de Mé­xi­co, San Mi­guel de Allen­de y Aca­pul­co y sien­te un gran com­pro­mi­so al sa­ber que su tra­ba­jo pro­du­ce un im­pac­to en la vi­da de las per­so­nas. Al pre­gun­tar­le si des­de su pun­to de vis­ta en las casas del fu­tu­ro exis­te el es­pa­cio pa­ra los re­cuer­dos y la his­to­ria, su res­pues­ta es una re­fle­xión que reali­zó des­pués de ha­ber co­la­bo­ra­do en las la­bo­res de ayu­da en el te­rre­mo­to de 2017 y es que los re­cuer­dos son lo úni­co que es irrem­pla­za­ble y que las per­so­nas ate­so­ran. Pa­ra ella, las me­mo­rias más en­tra­ña­bles son las que ha vi­vi­do en su ca­sa. “Me gus­ta pen­sar que el úl­ti­mo año nuevo de mi pa­pá lo pa­sa­mos aquí, que es­tu­vi­mos can­tan­do y bai­lan­do y que le en­can­ta­ba ve­nir. Eso es lo ma­ra­vi­llo­so de crear un am­bien­te, que lo ha­ces có­mo­do pa­ra los de­más e in­vi­tas a vi­vir­lo”,fi­na­li­za

Silvia Ro­jo, di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res de Macara, en la puer­ta de su re­si­den­cia con bla­zer de Louis Vuit­ton, blu­sa de Ja­mes Per­se y jeans de Jor­ge Aya­la: ex­tre­ma iz­da.: vis­ta de la sa­la prin­ci­pal, don­de des­ta­ca la obra del ar­tis­ta Ro­ber­to Cor­tá­zar.

Iz­da.: es­cul­tu­ra Ojos, de Ja­vier Ma­rín jun­to a un cua­dro de Ga­briel de la Mo­ra; en pá­gi­na opues­ta: el jue­go de tex­tu­ras y ma­ti­ces do­mi­nan el es­pa­cio; Silvia Ro­jo en un to­tal look de Louis Vuit­ton al la­do de un cua­dro de Si­quei­ros y un jue­go de pla­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.