Pu­ri­fi­ca­ción an­ces­tral,

La NA­TU­RA­LE­ZA nos da un pro­fun­do des­de los ce­no­tes de YU­CA­TÁN. Po­de­ro­sos y mís­ti­cos, nos aden­tra­mos a la MA­YAS

VOGUE (México) - - Contents -

Los po­de­ro­sos y mís­ti­cos ce­no­tes de Yu­ca­tán son uno de los principales atrac­ti­vos de un des­tino vi­si­ta­do por mi­llo­nes de aven­tu­re­ros en el mun­do.

Pa­re­cie­ra que nos en­con­tra­mos en otro pla­ne­ta. Es­ta­mos de­ba­jo de la tie­rra y he­mos lle­ga­do ahí por unas es­ca­le­ras aus­te­ras de ma­de­ra que nos per­mi­ten aden­trar­nos a una ca­ver­na que nos trans­por­ta a un si­tio más allá de lo que co­no­ce­mos. Ro­dea­dos en­tre es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas, el sue­lo se lle­na de agua cris­ta­li­na dul­ce, que de­ja ver con cla­ri­dad el fon­do pro­fun­do. La in­men­si­dad de es­ta cue­va ex­tra­or­di­na­ria nos de­ja sin pa­la­bras y a la vez nos lle­na de una paz in­ter­na inex­pli­ca­ble, que se pue­de sen­tir úni­ca­men­te ante la ma­jes­tuo­si­dad de un ce­no­te.

De la pa­la­bra ma­ya dzo­not que sig­ni­fi­ca abis­mo, los ce­no­tes son po­zos de agua dul­ce crea­dos por la ero­sión de la pie­dra ca­li­za, ca­rac­te­rís­ti­ca de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán. Su his­to­ria va más allá de la ci­vi­li­za­ción ma­ya, que uti­li­za­ba es­tas fuen­tes de vi­da co­mo una co­ne­xión con los dio­ses, un por­tal ha­cia el in­fra­mun­do o un si­tio pa­ra sa­crif icios y pu­rif ica­ción.

In­nu­me­ra­bles son los ce­no­tes que se en­cuen­tran en Yu­ca­tán y sus al­re­de­do­res, exis­ten de va­rias for­mas y ti­pos. Pue­des

co­no­cer los abier­tos co­mo Yod­zo­not, que se asi­mi­lan a una agua­da lle­na de ve­ge­ta­ción. El Car­lo­ta en la Ha­cien­da Mu­cuy­ché, que abre ha­cia un ca­nal her­mo­so y te di­ri­ge ha­cia el Ce­no­te Azul de ti­po ca­ver­na. Ik il, en Chi­chen It­zá, es un pa­raí­so te­rre­nal im­per­di­ble si es­tás de vi­si­ta en la zo­na.

Mi­les de le­yen­das se cuen­tan en­torno a los ce­no­tes, pe­ro na­die pue­de ne­gar la ener­gía que pro­por­cio­na dar­te un cha­pu­zón en aguas que li­be­ran tu es­pí­ri­tu, sa­nan tu al­ma y re­vi­ta­li­zan tu cuer­po. La ex­pe­rien­cia es úni­ca, es sen­tir­te tan pe­que­ño y tan po­de­ro­so a la mis­ma vez. Vol­ver­nos uno con la ma­dre na­tu­ra­le­za y con sus años in­con­ta­bles de vi­da. Ella, que nos abra­za, cu­ra y ama. En su for­ma más pu­ra, un ce­no­te es un tem­plo al in­des­crip­ti­ble po­der na­tu­ral del uni­ver­so, de crear fas­ci­nan­tes es­pa­cios que se co­nec­tan di­rec­ta­men­te con la con­cien­cia hu­ma­na. Y así co­mo en nues­tra aje­trea­da vi­da res­guar­da.·GEOR­GI­NA ol­vi­da­mos el asom­bro­so mi­la­gro de un atar­de­cer, no per­da­mos la ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­nos por los má­gi­cos te­so­ros que nues­tro Mé­xi­co GÓN­GO­RA

Aba­jo y en pá­gi­na opues­ta: el Ce­no­te Car­lo­ta en la Ha­cien­da Mu­cuy­ché. De la pa­la­bra ma­ya dzo­not, que sig­ni­fi­ca abis­mo, los ce­no­tes son po­zos de agua dul­ce crea­dos por la ero­sión de la pie­dra ca­li­za, ca­rac­te­rís­ti­ca del te­rri­to­rio de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.