19/09/17

Si la TRIS­TE­ZA se mi­die­ra en es­ca­la Rich­ter, nues­tros co­ra­zo­nes ya se hu­bie­ran con­su­mi­do con la alar­ma sís­mi­ca co­mo SOUND­TRACK. Un año después del te­rre­mo­to, le­van­ta­mos la mi­ra­da

VOGUE (México) - - Vogue View -

1:14 p.m. del 19 de sep­tiem­bre de 2017. Mé­xi­co con­me­mo­ra­ba a sus des­apa­re­ci­dos del sis­mo del 85. El smog ca­pi­ta­lino en­vol­vía a un cie­lo en con­flic­to en­tre man­te­ner­se azul o su­cum­bir al la­do os­cu­ro. Ni un fa­ta­lis­ta pro­fe­sio­nal hu­bie­ra apos­ta­do que la ca­tás­tro­fe vol­ve­ría a su (im­pro­ba­ble) ci­ta el mis­mo día, 32 años después. Hoy, mu­chos re­cor­da­mos re­gre­sar a ca­sa, im­po­ten­tes, ro­dean­do ca­lles que pa­re­cían una zo­na de gue­rra. Las no­ti­cias —co­mo la del co­le­gio Réb­sa­men, la de la an­cia­na que le or­de­nó a su asis­ten­te que la de­ja­ra y se sal­va­ra por­que ella no lo lo­gra­ría o la de los pe­que­ños her­ma­nos Ji­me­na y Julián que mu­rie­ron abra­za­dos ba­jo los es­com­bros—, bien pu­die­ron dar­nos el ti­ro de gra­cia emo­cio­nal. Sin em­bar­go, el país se sos­tu­vo con­for­me pa­sa­ba el tran­ce del día ce­ro y —en con­tra­par­te a las men­ti­ras me­diá­ti­cas pro-ra­ting y a al­gu­nos im­bé­ci­les que sa­ca­ron ven­ta­ja de la tra­ge­dia— los hé­roes anó­ni­mos ago­ta­ban palas y lin­ter­nas de las fe­rre­te­rías pa­ra apo­yar a los res­ca­tis­tas; se par­tían las ma­nos qui­tan­do pie­dras y re­par­tien­do ví­ve­res; de­ja­ban ex­ten­sio­nes eléc­tri­cas afue­ra de sus ca­sas pa­ra que los pa­san­tes car­ga­ran sus ce­lu­la­res… Qué sen­ti­mien­to am­bi­va­len­te de tris­te­za y or­gu­llo mi­rar­nos a los ojos aque­llos días. La ins­tan­tá­nea de un país uni­do en­tre el caos y con­fron­tan­do al te­rre­mo­to de su ge­ne­ra­ción era (y si­gue sien­do) emo­ti­va más allá del cli­ché de la postal cho­vi­nis­ta o el post en FB de la pe­rri­ta Fri­da. Ya lue­go hu­bo tiem­po de pre­gun­tar­nos: ¿Fue el desas­tre con­se­cuen­cia de la ener­gía ne­ga­ti­va con­cen­tra­da en la Tie­rra? Los fans de las cons­pi­ra­cio­nes (esos que di­cen sa­ber quién ma­tó a JFK) se­ña­la­ron a HAARP, el ar­ma se­cre­ta internacional que pro­vo­ca te­rre­mo­tos. La ma­yo­ría creí­mos (mien­tras co­mía­mos un bo­li­llo pa­ra el sus­to) la ver­sión del des­pla­za­mien­to de la Pla­ca de Co­cos por de­ba­jo de la de Nor­tea­mé­ri­ca y a que un tem­blor os­ci­la­to­rio sue­le ser más le­tal en una ur­be fun­da­da so­bre un la­go (al pa­re­cer el águi­la no ha re­ma­ta­do a la ser­pien­te después de to­do). Ade­más de la Ciu­dad y el Es­ta­do de Mé­xi­co, la tra­ge­dia co­lap­só con sus 7.1 de mag­ni­tud, re­gio­nes de Mo­re­los, Puebla, Oa­xa­ca y Gue­rre­ro, de­jan­do 369 víc­ti­mas —o eso di­cen datos ofi­cia­les— muy le­jos de los mi­lla­res de 1985, pe­ro igual de la­men­ta­bles. Hoy, nos que­da exi­gir ma­yo­res nor­mas de se­gu­ri­dad en edi­fi­cios y el mo­ni­to­reo de cons­truc­cio­nes irre­gu­la­res, de­nun­ciar in­mue­bles que so­lo ma­qui­lla­ron los da­ños y ya se co­mer­cia­li­zan li­bre­men­te, y pe­dir que las au­to­ri­da­des reali­cen más si­mu­la­cros (y no si­mu­la­cio­nes) pre­ven­ti­vas (ce­ro to­le­ran­cia a la co­rrup­ción, por pie­dad). Así, los 19 de sep­tiem­bre del por­ve­nir no nos to­ma­rán tan de sor­pre­sa. Y sí (no hay que pre­ten­der ta­par el sol con un me­me), tris­te­men­te las se­cue­las es­tán ahí—las pér­di­das hu­ma­nas, los dam­ni­fi­ca­dos y la rein­ven­ta­da ar­qui­tec­tu­ra del pai­sa­je y la emo­ción—, pe­ro aun­que por mo­men­tos el reino de la

de­s­es­pe­ran­za y el le­van­tar: ALE­JAN­DRO mie­do pa­rez­can so­fo­car­nos (y has­ta tras­ta­bi­lle­mos), es­ta­mos de pie otra vez. Por­que de eso se tra­ta ¿no? de sa­ber­se MAN­CI­LLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.