A elevar la AU­TO­ES­TI­MA

VOGUE (México) - - Miss Vogue - C. V.

Ser FE­LIZ es el me­jor se­cre­to beauty, aun­que no siem­pre es po­si­ble cuan­do nos en­fren­ta­mos al es­trés, la an­sie­dad, la fal­ta de ilu­sión o el com­pa­rar­nos en re­des so­cia­les. Dar so­lu­ción a los pro­ble­mas del día a día no siem­pre re­sul­ta fá­cil, pe­ro la úni­ca que pue­de en­con­trar la so­lu­ción a es­te pro­ble­ma eres TÚ. ¡Es tiem­po de amar­te a lo gran­de!

Exis­ten múl­ti­ples en­cues­tas y es­tu­dios so­bre el gra­do de sa­tis­fac­ción de la pro­pia be­lle­za. Al­gu­nos de ellos con­fir­ma­ron que en­tre las jó­ve­nes la­ti­nas, el 74% se sien­ten sa­tis­fe­chas con su ima­gen, se­gu­ras y atrac­ti­vas. Y, sin em­bar­go, el 70% afir­ma tam­bién que apos­ta­ría por cier­tas so­lu­cio­nes pa­ra me­jo­rar su as­pec­to. Sue­na un tan­to con­tra­rio ¿ver­dad? En cues­tio­nes de au­to­per­cep­ción y, so­bre to­do, en lo re­la­ti­vo a be­lle­za, la con­tra­dic­ción sue­le mar­car la tó­ni­ca. ¿De ver­dad al­guien pue­de con­tes­tar a la pre­gun­ta so­bre sen­tir­se se­gu­ra y atrac­ti­va con un so­lo sí o un no? Se­ría más bien de un “de­pen­de”, un ¿cuán­do? ¿hoy, ayer o ha­ce una se­ma­na? Los psi­co­te­ra­peu­tas lo con­fir­man, nues­tra au­to­per­cep­ción es muy va­ria­ble. De­pen­de del es­ta­do emo­cio­nal in­terno y pue­de cam­biar mu­cho, in­clu­so va­riar de un día pa­ra otro, cuan­do, ob­je­ti­va­men­te es im­po­si­ble que se ha­yan pro­du­ci­do gran­des cam­bios reales. La pro­pia be­lle­za es una sen­sa­ción que no siem­pre co­rres­pon­de con la reali­dad ex­ter­na u ob­je­ti- va. Por eso, pre­ci­sa­men­te ha­bla­mos de sen­tir­nos se­gu­ras. Bus­ca­mos una me­jo­ra ex­te­rior y tam­bién sen­tir­nos bien des­de nues­tro in­te­rior: con­se­guir man­te­ner la sen­sa­ción de esos días bue­nos, en los que nos sen­ti­mos sa­tis­fe­chas y con­ten­tas con lo que te­ne­mos, so­mos y con lo que ve­mos en el es­pe­jo. En am­bas cues­tio­nes in­flu­ye tam­bién otro fac­tor: có­mo nos per­ci­ben los de­más, que no sue­le coin­ci­dir exac­ta­men­te con có­mo nos ve­mos no­so­tras mis­mas. Sen­tir­se atrac­ti­va es muy sub­je­ti­vo y va­ria­ble. Una cues­tión más re­la­cio­na­da con la ac­ti­tud, que li­ga­da a unos ras­gos con­cre­tos o a una ta­lla de­ter­mi­na­da.

Una piel sa­lu­da­ble, una per­so­na­li­dad afa­ble, con­fian­za, in­te­li­gen­cia y sen­ti­do del hu­mor, es­tas úl­ti­mas ca­rac­te­rís­ti­cas des­ta­ca­das co­mo pie­zas cla­ve pa­ra le­van­tar la au­to­es­ti­ma. Ver­se bien en el es­pe­jo de­pen­de en gran me­di­da del es­ta­do de áni­mo, sin em­bar­go, tam­bién hay cues­tio­nes ex­ter­nas que ayu­dan a elevar la mo­ral.

En nues­tro día a día de­be­mos ale­jar­nos de la gen­te tó­xi­ca y es­cu­char a per­so­nas que nos ins­pi­ran y co­nec­tan con el amor y lo me­jor de no­so­tras mis­mas, y ¿en cuán­to a las re­des so­cia­les? Li­bé­ra­te, di­viér­te­te, ex­plo­ra y, so­bre to­do, lo más im­por­tan­te, no de­jes que nin­gún ti­po de co­men­ta­rio afec­te lo que tan­to te ha cos­ta­do cons­truir, por­que co­mo lo vi­mos en ce­le­bri­da­des co­mo Se­le­na Gó­mez, quien can­ce­ló su gi­ra mun­dial Re­vi­val en el 2016 de­bi­do a que co­men­za­ba una te­ra­pia con­tra la de­pre­sión y la an­sie­dad, bus­can­do elevar su au­to­es­ti­ma des­trui­da por el im­pac­to de sus re­des so­cia­les. Por ello, lo me­jor es te­ner un buen tem­ple y li­be­rar la esen­cia que te ha­ce úni­ca y, co­mo al­gu­na vez di­jo In­grid Berg­man, “Sé tú mis­ma, el mun­do rin­de cul­to a la ori­gi­na­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.