Na­ce un HI­TO

VOGUE (México) - - Belleza -

Nue­va York fue la ciu­dad que pre­sen­ció el lan­za­mien­to del año: Joy by Dior, una nue­va fra­gan­cia que enaltece ENIG­MÁ­TI­COS y fres­cos aro­mas. Después de 20 años, la mai­son lan­za es­te pró­xi­mo ícono de la per­fu­me­ría jun­to con la PO­DE­RO­SA ima­gen de Jen­ni­fer Law­ren­ce, quien evo­ca la ele­gan­cia y la fe­mi­ni­dad de la fir­ma

La ca­sa Dior ce­le­bra el na­ci­mien­to de una nue­va fra­gan­cia que se une a la fa­mi­lia. Pa­ra co­no­cer­la, nos he­mos tras­la­da­do has­ta la ciu­dad de Nue­va York pa­ra en­tre­vis­tar en ex­clu­si­va a su per­fu­mis­ta-crea­dor, Fra­nçois De­machy, quien nos ha de­ve­la­do a de­ta­lle el pro­ce­so de la crea­ción de la mis­ma y lo que con­lle­va es­te lan­za­mien­to tan im­por­tan­te.

Ini­cia­mos con su ins­pi­ra­ción... La mu­jer de hoy, sin im­por­tar la edad, el ADN de es­te per­fu­me es el re­fle­jo de una fé­mi­na fuer­te co­mo Jen­ni­fer Law­ren­ce, el ros­tro que lo re­pre­sen­ta de ma­ne­ra im­po­lu­ta: “Es su au­ten­ti­ci­dad, su per­so­na­li­dad que es sen­ci­lla pe­ro fuer­te, y al mis­mo tiem­po de­rro­cha una sen­sua­li­dad y fe­mi­ni­dad in­fi­ni­ta e inigua­la­ble”.

Pa­ra el per­fu­mis­ta te­ner con­tac­to con Law­ren­ce du­ran­te el pro­ce­so de la crea­ción de la esen­cia fue su­ma­men­te im­por­tan­te, ya que fue muy in­tere­san­te tras­la­dar al­gu­nos detalles, co­mo sus ges­tos —son­ri­sa y mi­ra­da— y pre­fe­ren­cias de la in­tér­pre­te, pa­ra tra­du­cir­los en al­gu­nos de sus com­po­nen­tes (co­mo el al­miz­cle, por ejem­plo).

Si tu­vié­ra­mos que des­cri­bir el aro­ma de Joy by Dior, se­ría esen­cial­men­te fres­co y flo­ral, con un to­que de­li­ca­do de cí­tri­cos. Tam­bién des­ta­can ele­men­tos co­mo el sán­da­lo, el pa­chu­li, el al­miz­cle o la ber­ga­mo­ta, que con­ju­gan de ma­ne­ra ex­cel­sa dis­tin­tas emo­cio­nes co­mo la fe­li­ci­dad, la se­re­ni­dad y, al mis­mo tiem­po, una sen­sa­ción de sua­vi­dad. “Joy by Dior es una pre­sen­cia sen­so­rial que nos es­tre­cha con los bra­zos abier­tos, in­to­xi­can­do a to­dos nues­tros sen­ti­dos, sin de­jar es­pa­cio pa­ra la du­da. Al fi­nal, uno no pue­de de­cir si es fres­co, em­bria­ga­dor flo­ral o cre­mo­so. Y no im­por­ta to­do es­to, to­do a la vez. Tal cual. Es­te per­fu­me vi­ve a tra­vés de no­so­tros. Y, fi­nal­men­te, si emer­ge una so­la pa­la­bra se­ría: ale­gría (joy)”, se­ña­la el crea­dor.

Pa­ra Fra­nçois De­machy, uno de los re­tos más im­por­tan­tes que sur­gen después de dos dé­ca­das de lan­zar una nue­va fra­gan­cia fe­me­ni­na ha si­do ana­li­zar los per­fu­mes ac­tua­les y brin­dar me­dian­te Joy by Dior un va­lor aña­di­do, al­go que en­ri­quez­ca a quien lo use; sin em­bar­go, es la con­ju­ga­ción de los in­gre­dien­tes, más una bo­te­lla sim­ple y pu­ra —cu­yo ab­so­lu­to. ·BÁR­BA­RA as­pec­to evo­ca a una de­li­ca­da jo­ya— y la fuer­za de Jen­ni­fer Law­ren­ce, el tri­no­mio per­fec­to pa­ra un efec­to su­bli­me y de éxi­to TE­RÁN

Con una be­lle­za pe­cu­liar, la ac­triz Jen­ni­fer Law­ren­ce es el nue­vo ros­tro de la fra­gan­ciaJoy by Dior, una dig­na re­pre­sen­tan­te del uni­ver­so de la ca­sa que ha sa­bi­do con­quis­tar al mun­do con una per­so­na­li­dad arre­ba­ta­do­ra y un bri­llo ce­les­tial, en­car­nan­do a la per­fec­ción el nom­bre de la esen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.