NA­TAS­HA

Su ex­pre­sión aniña­da y su voz me­lo­sa es­con­den a una jo­ven me­xi­ca­na con gran ES­PÍ­RI­TU de lu­cha, que re­nie­ga de cual­quier eti­que­ta im­pues­ta por la so­cie­dad y abra­za con pa­sión y fres­ca so­fis­ti­ca­ción el jue­go de la MO­DA

VOGUE (México) - - Punto De Vista -

No se de­jen en­ga­ñar por su voz dul­ce y su mi­ra­da an­ge­li­cal. La mu­jer que res­pon­de al nom­bre de Na­tas­ha Du­pey­rón dis­ta mu­cho de aque­lla ni­ña que un día pro­ta­go­ni­zó no­ve­las co­mo

Miss XV. Hi­ja for­tui­ta de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial, pre­fie­re no en­ca­si­llar­se en eti­que­tas con la que no se sien­te iden­ti­fi­ca­da. “Me gus­ta tra­ba­jar, quie­ro ge­ne­rar un cam­bio y sien­to que úl­ti­ma­men­te es­te con­cep­to ha­ce re­fe­ren­cia a esos cha­vi­tos que es­tán to­do el día en el ce­lu­lar y en las re­des so­cia­les y no tie­nen ni idea de la vi­da. Una ge­ne­ra­ción un po­co em­bo­ba­da con co­sas que no son reales y con la que no me iden­ti­fi­co pa­ra na­da”, de­cla­ra.

Su crí­ti­ca im­per­té­rri­ta si­gue su cur­so por las par­ti­cu­la­ri­da­des de la ju­ven­tud con­tem­po­rá­nea y cae con aplo­mo ab­so­lu­to so­bre otro de los se­llos más re­pe­ti­dos en es­tos días. “¿Te con­si­de­ras in­fluen­cer?”, le pre­gun­to. “De­pen­de. Yo soy ac­triz y si mi trabajo en tea­tro y en ci­ne in­flu­ye de for­ma po­si­ti­va, en­ton­ces lo soy. Pe­ro si pa­ra ti ese tér­mino se re­la­cio­na con aque­llas per­so­nas que ha­cen vi­deos en You­tu­be y te en­se­ñan có­mo ma­qui­llar­te en­ton­ces no lo soy”, se­ña­la con­tun­den­te.

Por si aún no lo han no­ta­do, Du­pey­rón no ne­ce­si­ta a esos ca­ba­lle­ros de no­ble ar­ma­du­ra que de­fien­dan su trabajo ni mu­cho me­nos sus idea­les. En lo que a su ca­rre­ra de ac­triz se re­fie­re, Na­tas­ha afir­ma sen­tir­se rea­li­za­da con pa­pe­les mu­cho más reales y no tan de no­ve­la, “per­so­na­jes mu­cho más pro­fun­dos” que le ha­cen dis­fru­tar al má­xi­mo de es­ta eta­pa

de su vi­da y de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. Apro­ve­chan­do la fi­na­li­za­ción del ro­da­je del fil­me La bo­da de mi me­jor ami­go, un re­ma­ke del clá­si­co de los años no­ven­ta, le pre­gun­to si al­gu­na vez se ha vis­to en la te­si­tu­ra de que un ex la in­vi­te a su bo­da. “La ver­dad no”, di­ce di­ver­ti­da. “Co­noz­co a la no­via de un ex pe­ro has­ta aho­ra no me ha pa­sa­do”. “¿Asis­ti­rías?”. “Sien­to que no ten­dría nin­gún pro­ble­ma en ir. Soy muy de ce­rrar ci­clos y aca­bar las co­sas bien”.

De­ci­di­mos sal­tar a te­mas más per­so­na­les e in­tros­pec­ti­vos y no­to que su voz se lle­na de ilu­sión al ha­blar­me de Leo. Y no, no es su nue­vo no­vio, sino su nue­va aven­tu­ra co­mo di­rec­to­ra y pro­duc­to­ra, una fa­ce­ta to­tal­men­te inex­plo­ra­da pa­ra la hi­ja de Hum­ber­to Du­pey­rón. “Es mi pri­mer cor­to­me­tra­je. Mi idea es fil­mar a prin­ci­pios de ju­nio y pre­sen­tar­lo en 2019 en to­dos los fes­ti­va­les de ci­ne, co­mo el de la ciu­dad de Mo­re­lia. Mi ti­ra­da es lle­var­lo le­jos”, co­men­ta emo­cio­na­da.

Lle­ga­dos a es­te pun­to, de­ci­do sa­car a co­la­ción la en­tre­vis­ta de Vo­gue US a Geor­gi­na Chap­man, ex­mu­jer de Har­vey Weins­tein, que sa­lió a la luz ape­nas unas ho­ras an­tes de nues­tra char­la y le pre­gun­to si al­gu­na vez ha su­fri­do aco­so. “No quie­ro ha­blar de co­sas tan per­so­na­les”, res­pon­de ta­jan­te, “lo que te pue­do de­cir es que en al­gu­na oca­sión to­das he­mos pa­sa­do por al­gún mo­men­to in­có­mo­do o mo­les­to con un hom­bre y con­si­de­ro que ha­ce fal­ta mu­cho apo­yo en­tre no­so­tras. To­das so­mos #metoo. Lo úni­co que pe­di­mos es res­pe­to e igual­dad, no es pro­vo­car mie­do ni asus­tar a na­die”.

Ha­blan­do de te­mas más ama­bles, le pre­gun­to por sus pa­sio­nes y Na­tas­ha se rin­de a su ADN fas­hio­nis­ta. “Me

con­si­de­ro fas­hion icon”, de­cla­ra. “Me en­can­ta la mo­da y he apren­di­do mu­chí­si­mo. An­tes me da­ba un po­co igual, pe­ro lle­gó un mo­men­to en mi vi­da en el que me vol­ví muy fan y creo que es al­go muy cool. Con­su­mí mu­cho Za­ra, pe­ro aho­ra es­toy ex­pe­ri­men­tan­do con otras mar­cas”. Su res­pues­ta se tor­na mu­cho más es­qui­va cuan­do la ori­llo a ele­gir un fa­vo­ri­to y se va por la tan­gen­te con maes­tría de or­fe­bre: “No sa­bría de­cir­te. Creo que lo que ha­ce Lo­re­na Sa­ra­via es ma­ra­vi­llo­so por­que es fino y ele­gan­te, pe­ro a la vez atre­vi­do y re­la­ja­do”.

Bu­cean­do en su Ins­ta­gram, veo que pre­su­me con en­tu­sias­mo pal­pa­ble el mo­men­to en el que co­no­ció a Ales­san­dro Michele, di­rec­tor crea­ti­vo de Guc­ci. “Su pa­sa­re­la fue al­go que me vol­vió lo­ca. Me pa­re­ció in­tere­san­te, era ar­te. Ales­san­dro tie­ne el va­lor de ex­pre­sar­se tal y co­mo él quiere. No tie­ne mie­do. Con­si­de­ra que más es más y eso es­tá ge­nial”. “¿Com­par­tes ese pen­sa­mien­to?”. “Yo soy más de la idea de que me­nos es más”, con­tes­ta di­ver­ti­da. “Si tu­vie­ra que de­fi­nir mi es­ti­lo di­ría que me gus­ta de to­do. Un día pue­do es­tar muy ru­da y al otro en fal­da y ta­co­nes, pe­ro creo si hay al­go que me de­fi­ne es que me gus­ta mu­cho com­bi­nar lo for­mal con lo in­for­mal. Sue­lo ves­tir­me con mar­cas que me ayu­dan a de­fi­nir mi per­so­na­li­dad, por­que creo que la mo­da de­be ayu­dar­te a sen­tir­te li­bre y de­mos­trar­le al mun­do lo que eres”.

Me des­pi­do en­ton­ces, no sin an­tes pre­gun­tar­le por su

arro­lla­do­ra .· AME­LIA asig­na­tu­ra pen­dien­te: “Es­toy muy com­ple­ta y sa­tis­fe­cha con to­do lo que me es­tá pa­san­do y no ne­ce­si­to na­da más”, con­clu­ye con una se­gu­ri­dad FOLK

Iz­da.: blu­són de se­da, mas­ca­da con es­tam­pa­do, co­llar con di­je, to­do de Guc­ci.En pá­gi­na opues­ta: sa­co, mas­ca­da, blu­sa, fal­da con len­te­jue­las, fal­da a cua­dros y co­llar, to­do de Guc­ci.

Ves­ti­do de se­da y me­dias, to­do de Guc­ci. En pá­gi­na opues­ta: sa­co, ca­mi­sa, mas­ca­da, bro­che, co­llar, fal­da y pul­se­ras, to­do de Guc­ci. En es­te reportaje: pei­na­do, Si­mo­ne Prus­so/Ato­mo Ma­na­ge­ment; ma­qui­lla­je, Mi­ri­ma Lan­ge­llot­ti/Gree­nAp­ple; ma­ni­cu­ra, Ros­se­lla Gal­va­ni/Green Ap­ple; asis­ten­te de fo­to, Chia­ra Qua­dri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.