El rey del flow,

Tras li­diar con crí­ti­cas y pre­jui­cios, el can­tan­te co­lom­biano se al­za co­mo uno de los más im­por­tan­tes de la in­dus­tria.

VOGUE (México) - - VOGUE HOMBRE - Fo­tó­gra­fo TIERNEY GEARON Es­ti­lis­mo MA­LE­NA FOYO Rea­li­za­ción JOSÉ LUIS ÁVI­LA

J Bal­vin, el can­tan­te co­lom­biano que era re­fe­ri­do co­mo “el rey del ne­go­cio”, aho­ra es aquel que es­tá en la pri­me­ra fi­la del des­fi­le de­but de Vir­gil Abloh co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Louis Vuit­ton, el que lle­na es­ta­dios a cual­quier des­tino que lle­ga, y el que con sus lí­ri­cas rom­pe las fron­te­ras del len­gua­je. Su nom­bre se ha con­ver­ti­do en el si­nó­ni­mo del gé­ne­ro más po­pu­lar del mo­men­to: el re­gue­tón, in­sig­nia del can­dor la­ti­noa­me­ri­cano. Ese parcero que hi­zo de la mú­si­ca su vi­da, hoy es un sím­bo­lo de la cul­tu­ra pop: un gran lo­gro si se to­ma en cuen­ta que él for­ma par­te de lo que has­ta no ha­ce mu­cho tiem­po era uno de los gé­ne­ros mu­si­ca­les más cri­ti­ca­dos. Ha con­quis­ta­do a to­do y a to­dos, co­mo lo re­fle­ja sien­do la por­ta­da de Vo­gue Hom­bre por se­gun­da oca­sión.

Hoy par­ti­cu­lar­men­te, sur­ge el re­cuer­do de cuan­do el rock & roll era un gé­ne­ro cri­ti­ca­do por nues­tros abue­los. No se atre­vie­ran nues­tros pa­dres a lle­var bi­kers de cue­ro, sa­lir a la ca­lle con ca­mi­se­tas sin man­gas o por­tar un car­ga­do ma­qui­lla­je mien­tras fu­ma­ban un ci­ga­rro por­que eso era si­nó­ni­mo de re­bel­día. Hoy, en el si­glo XXI, ha­cer un twerk y te­ner en el ha­bla co­ti­dia­na pa­la­bras co­mo “pe­rreo”, aún son es­cu­cha­das con cier­to ai­re des­pec­ti­vo, pe­ro eso no evi­ta que las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes lo dis­fru­ten.

En el pa­sa­do, es­tas can­cio­nes eran in­can­sa­ble­men­te juz­ga­das por te­ner le­tras des­cri­tas co­mo “mi­só­gi­nas”. Diez años des­pués pa­só a ser una re­fe­ren­cia del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino con mu­je­res que crea­ron sus pro­pias res­pues­tas an­te es­tas le­tras, mis­mas que J Bal­vin es­cu­chó aten­to, por lo que no es ex­tra­ño que Vi­bras sea uno de los ál­bu­mes más es­cu­cha­dos de Spo­tify. Can­cio­nes co­mo Cuan­do tú quie­ras, Bri­llo o Pe­li­gro­sa le ha­blan a esa mu­jer que dis­fru­ta, se re­ve­la, pro­vo­ca: siem­pre en per­fec­to con­trol de sí mis­ma. Es­te co­lom­biano crea con ca­da una de ellas un himno con el que les ha­bla. Es­tas son un ex­trac­to de una la­bor que, de acuer­do a sus pro­pias pa­la­bras, tu­vo la ayu­da de mu­chos. “Vi­bras es un gran tra­ba­jo en equi­po, un ál­bum ela­bo­ra­do con pa­cien­cia y en el que nos per­mi­ti­mos pro­bar, ex­pe­ri­men­tar; pe­ro, so­bre to­do, mos­trar que po­de­mos ser di­fe­ren­tes. Lo hi­ci­mos con sue­ños, amor y res­pe­to”, re­ve­la en es­ta en­tre­vis­ta ex­clu­si­va. Por otro la­do, re­co­no­ce que lo hi­zo en un mo­men­to com­pli­ca­do, en el que mo­vi­mien­tos co­mo #MeToo es­tán en su apo­geo, de­fen­dien­do a la mu­jer de la vio­len­cia que su­fre día a día, pun­to so­bre el cual tie­ne al­go que de­cir. “Soy muy fir­me en pen­sar que el res­pe­to por el otro no es ne­go­cia­ble, no pue­des usar tu po­der pa­ra abu­sar de la con­di­ción del otro, el po­der es pa­ra ayu­dar y más si se tra­ta de una mu­jer. Creo que es im­po­si­ble ce­rrar los ojos an­te cual­quier cla­se de mal­tra­to; son si­tua­cio­nes que so­lo se re­suel­ven ha­cién­do­les fren­te”, ex­pre­sa.

En una tar­de cá­li­da en Hous­ton, Vo­gue se acer­ca a ha­blar con el hom­bre que se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia de estilo de­sen­fa­do, li­be­ra­ción y ale­gría gra­cias a beats que mue­ven al mun­do. Ha­blar de mú­si­ca sig­ni­fi­ca re­fe­rir­se al idio­ma uni­ver­sal que es ca­paz de unir a per­so­nas de to­das las na­cio­nes, ¿crees que es­ta tam­bién sea ca­paz de frag­men­tar ideo­lo­gías? “Yo sien­to y ha­go mú­si­ca pa­ra unir­nos, pa­ra ex­pre­sar­nos, pa­ra bai­lar, tal vez pa­ra crear una di­fe­ren­cia. Es el len­gua­je uni­ver­sal que nos co­nec­ta sin im­por­tar el idio­ma o la cul­tu­ra”, ase­gu­ra.

Es un hom­bre enamo­ra­do de las mu­je­res (par­ti­cu­lar­men­te de las la­ti­noa­me­ri­ca­nas), de la vi­da, de su gen­te. Es un fe­nó­meno mun­dial que ha in­cur­sio­na­do has­ta el uni­ver­so de la moda con co­lec­cio­nes co­mo Guess Vi­bras x J Bal­vin. Pen­sar en él, es sa­ber que per­te­ne­ce a una nue­va ge­ne­ra­ción de “re­gue­to­ne­ros”, que si bien tu­vie­ron la es­cue­la Daddy Yan­kee o Don Omar, han lle­va­do es­te gé­ne­ro a un nue­vo ni­vel. “Yo creo que ya no hay tan­to ta­bú con res­pec­to a lo que ha­go, ya to­dos lo can­ta­mos y lo bai­la­mos. He­mos po­di­do mos­trar que va más allá de lo se­xual, creo que ya no le te­men, ya se dis­fru­ta, se re­co­no­ce”. Sin em­bar­go, co­mo se men­cio­nó pre­via­men­te, su ca­mino no se de­tu­vo en los es­ce­na­rios, lle­vó su mú­si­ca a la moda. “Des­de muy ni­ño he si­do un gran apa­sio­na­do de la ro­pa, más allá de que es­tá o no en ten­den­cia, pa­ra mí es aque­llo que me iden­ti­fi­ca y con lo que pue­do sen­tir­me bien. Esa es la fun­ción de la moda, ha­cer que te sien­tas có­mo­do con tu pro­pio estilo, tu mun­do re­fle­ja­do en lo que lle­vas pues­to”, es­to es al­go que re­fle­ja en su úl­ti­ma co­la­bo­ra­ción con la mar­ca es­ta­dou­ni­den­se Guess, así co­mo con la co­lec­ción que pre­sen­tó en Co­lom­bia­mo­da 2018 jun­to a Geff.

El chi­co de Me­de­llín que se sien­ta en pri­me­ra fi­la en la pa­sa­re­la de Vir­gil Abloh, que ha co­la­bo­ra­do con Pha­rrell y Be­yon­cé, que tie­ne al­gu­nas de las can­cio­nes más so­na­das en Spo­tify y al­gu­nos de los vi­deos más re­pro­du­ci­dos en Youtu­be, ¿al­gu­na vez se ima­gi­nó que lle­ga­ría tan le­jos? “Y lo que fal­ta, yo sue­ño en gran­de, soy un so­ña­dor cons­tan­te y ese en mi mo­tor, creo que me fal­ta mu­cho por ha­cer. Es­ta­mos tra­ba­jan­do du­ro y con hu­mil­dad pa­ra ga­nar­nos el res­pe­to del mun­do”, ase­ve­ra con cier­to en­can­to. En una so­cie­dad en la que las per­so­nas pre­ten­den ser al­go más, es­te co­lom­biano se mues­tra exac­ta­men­te co­mo es, tal vez eso es la cla­ve de su éxi­to. Él bri­lla con

high­ligh­ter. ¿No lo ven?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.