Ma­ria Gra­zia Chiu­ri,

La pri­me­ra directora crea­ti­va en la ca­sa Dior to­ma las rien­das de la moda con un un ro­deo épi­co de va­lien­tes ama­zo­nas, ins­pi­ra­do en las es­ca­ra­mu­zas me­xi­ca­nas pa­ra su co­lec­ción cru­ce­ro 2019. En una ex­clu­si­va pa­ra Vo­gue, ha­bla­mos con ella so­bre la esen­cia d

VOGUE (México) - - CONTENTS -

La directora crea­ti­va de Dior ejem­pli­fi­ca un ro­deo épi­co ins­pi­ra­do en las es­ca­ra­mu­zas me­xi­ca­nas. Con­ver­sa­mos, en ex­clu­si­va, con ella so­bre có­mo es­tá re­de­fi­nien­do la feminidad en el mun­do de la moda.

Las co­lec­cio­nes cru­ce­ro de Dior siem­pre evo­can un sue­ño que nos trans­por­ta a otro mun­do. El más re­cien­te, crea­do pa­ra la co­lec­ción cru­ce­ro 2019, ex­plo­ró el po­der fe­me­nino de las es­ca­ra­mu­zas, ama­zo­nas me­xi­ca­nas que reivin­di­ca­ron el de­re­cho a com­pe­tir en la cha­rre­ría, una prác­ti­ca ecues­tre tra­di­cio­nal­men­te re­ser­va­da so­lo pa­ra hom­bres. “La mu­jer cha­rra es ague­rri­da, arries­ga­da, en­tre­ga­da a su caballo y a su equi­po. Sa­be que los en­tre­na­mien­tos se re­su­men en pre­sen­tar una ru­ti­na tra­ba­ja­da en bi­no­mio con el caballo y con el res­to de sus com­pa­ñe­ras”, com­par­te Yolanda Zer­me­ño Ma­ga­ña, miem­bro de uno de los equi­pos de es­ca­ra­mu­zas pio­ne­ros en Mé­xi­co. Las es­ca­ra­mu­zas rea­li­zan ac­cio­nes arries­ga­das a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa, to­do el tiem­po mon­tan­do de la­do so­bre el caballo y man­te­nien­do un equi­li­brio ele­gan­te con su ata­vío tra­di­cio­nal que en­fa­ti­za la feminidad con una com­bi­na­ción de ru­de­za y be­lle­za.

El cie­lo se abría con un agua­ce­ro en Les Gran­des Écu­ries, un es­ta­blo de re­nom­bre en el pue­blo de Chan­tilly. Ahí, ocho es­ca­ra­mu­zas en­tra­ron a hor­ca­ja­das so­bre sen­dos ca­ba­llos en­fun­da­das en en­ca­je blanco, fal­das on­du­la­das y som­bre­ros or­na­men­ta­dos pa­ra co­men­zar el des­fi­le. La ideo­lo­gía de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri so­bre la fuer­za fe­me­ni­na do­mi­na­ba la pa­sa­re­la; las mo­de­los se con­vir­tie­ron en pro­ta­go­nis­tas va­le­ro­sas que en­sal­zan el clá­si­co y puro es­pí­ri­tu fe­me­nino de La­ti­noa­mé­ri­ca. Un mo­sai­co de cua­li­da­des en­fren­ta­das sim­bo­li­za la mu­jer mo­der­na en los ojos de Chiu­ri, quien en es­ta en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con Vo­gue afir­ma su fiel de­di­ca­ción al fe­mi­nis­mo en la moda.

¿Có­mo des­cri­bi­ría el es­pí­ri­tu de la co­lec­ción cru­ce­ro de Dior es­te año? La co­lec­ción es un ho­me­na­je a la feminidad co­mo for­ma de sub­ver­tir nor­mas an­ti­cua­das y es­tar in­clu­so a la al­tu­ra de los desafíos más di­fí­ci­les. Es una co­lec­ción en la que mu­chos as­pec­tos fas­ci­nan­tes se alían en ar­mo­nía. Qui­se que la tra­di­ción fran­ce­sa y mi pro­pia cul­tu­ra se yux­ta­pu­sie­ran de una ma­ne­ra que abar­ca­ran to­das las re­gio­nes su­re­ñas del mun­do, re­pre­sen­ta­das por las ar­te­sa­nías bor­da­das y los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos que se unen pa­ra te­jer un re­la­to so­bre la her­man­dad co­mo re­sis­ten­cia.

Lo que de­fi­ne las co­lec­cio­nes cru­ce­ro es que la moda se tra­ta de un cuen­to. ¿Qué cla­se de cuen­to de­ci­dió na­rrar con las es­ca­ra­mu­zas? Mi in­ves­ti­ga­ción me guió a des­cu­brir las es­ca­ra­mu­zas. Pa­ra mí, son ejem­plos muy po­si­ti­vos. Su his­to­ria es la sín­te­sis per­fec­ta de lo que tu­ve en men­te: un gru­po de ji­ne­tes fe­me­ni­nas que con­si­guie­ron en­trar en el mun­do tra­di­cio­nal de la cha­rrea­da, el ro­deo me­xi­cano que nor­mal­men­te se re­ser­va pa­ra hom­bres, sin re­nun­ciar a su feminidad. Me fas­ci­nó la

his­to­ria de la her­man­dad, y el he­cho de que es­tas mu­je­res ase­gu­ran con or­gu­llo su lu­gar y de­mues­tran un es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo a la par de los hom­bres, sin sa­cri­fi­car su feminidad. Su ro­pa, he­cha de fal­das am­plias, bor­da­dos, co­lo­res vi­bran­tes, flo­res y en­ca­je me de­ja­ron alu­ci­na­da, has­ta al pun­to de que in­cor­po­ré es­tos ele­men­tos en mi co­lec­ción, es­cri­bien­do un nue­vo ca­pí­tu­lo en el que la his­to­ria de las es­ca­ra­mu­zas y la de la ca­sa Dior se cru­zan.

¿Por qué su his­to­ria fue dig­na pa­ra una co­lec­ción cru­ce­ro de Dior? Su his­to­ria es­tá per­fec­ta­men­te en lí­nea con el men­sa­je que quie­ro trans­mi­tir co­mo directora crea­ti­va de Dior: las mu­je­res tie­nen to­do lo que ne­ce­si­tan en su in­te­rior pa­ra te­ner éxi­to en di­ver­sos cam­pos, por me­dio de su ta­len­to y su com­pro­mi­so. Y pue­den ha­cer­lo sin re­nun­ciar a su pro­pia feminidad. Creo que, más que nun­ca, el fe­mi­nis­mo y la feminidad van de la mano y se re­fuer­zan. Mi for­ma de con­tri­buir a la lu­cha pa­ra la igual­dad es de­cla­rar de ma­ne­ra cla­ra y ro­tun­da que las mu­je­res no tie­nen que re­nun­ciar a na­da. Esa es la ra­zón por la que las es­ca­ra­mu­zas son tan re­le­van­tes: de­mues­tran que es po­si­ble, siem­pre que ven­ga con un equi­li­brio per­fec­to, per­mi­tien­do guiar­se por el co­ra­zón y te­nien­do una dis­ci­pli­na es­tric­ta en la men­te.

En los dos úl­ti­mos años, Dior se ha ins­pi­ra­do en la cul­tu­ra y el pai­sa­je de Mé­xi­co y Ca­li­for­nia tam­bién. ¿Por qué es­te en­fo­que en es­tas zo­nas del mun­do? Por na­tu­ra­le­za, soy una per­so­na cu­rio­sa, y en es­te mo­men­to sien­to la ne­ce­si­dad de es­tu­diar y ex­plo­rar las fi­gu­ras fe­me­ni­nas que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do un des­per­tar en la cons­cien­cia de sus pro­pios de­re­chos. Quie­ro ha­blar es­pe­cial­men­te de es­to, a tra­vés del len­gua­je de la moda, a una au­dien­cia más am­plia. Mé­xi­co —y en ge­ne­ral to­do La­ti­noa­mé­ri­ca— es ex­tre­ma­da­men­te rico en tér­mi­nos de pa­sión. En es­tos lu­ga­res, la tra­di­ción pro­yec­ta una ima­gen de una feminidad pu­ra y an­cia­na, co­nec­ta­da a la ma­gia de la tie­rra. Qui­se per­mi­tir­me ser guia­da e ins­pi­ra­da por esa ima­gen, lo que pe­ne­tra la at­mós­fe­ra de es­tos lu­ga­res, pa­ra desa­rro­llar co­lec­cio­nes que ha­blan un vo­ca­bu­la­rio uni­ver­sal. Yo di­go uni­ver­sal por­que es­tá co­nec­ta­do con la feminidad co­mo una ex­pe­rien­cia ín­ti­ma e ins­tin­ti­va.

El des­fi­le tu­vo lu­gar en Chan­tilly, des­ta­can­do la tra­di­ción del en­ca­je; los di­se­ños es­tán re­ma­ta­dos en tul in­tri­ca­do y de­li­ca­dos bor­da­dos. ¿Por qué la ca­sa Dior siem­pre pa­re­ce fas­ci­na­da por es­tos lien­zos? La elec­ción del mar­co

siem­pre es fun­da­men­tal pa­ra ex­pre­sar la at­mós­fe­ra que dio ori­gen a la co­lec­ción. Qui­se un mar­co en don­de las es­ca­ra­mu­zas pu­die­ran ser vis­tas en eje­cu­ción, en to­da su be­lle­za y to­dos sus mo­vi­mien­tos, así co­mo en su es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo. Bus­qué que el des­fi­le su­ce­die­ra en un lu­gar que ha­bla­ra de la tra­di­ción fran­ce­sa, lo que es im­por­tan­te en la iden­ti­dad de Dior, tan­to pa­sa­da co­mo pre­sen­te. En­ton­ces, cuan­do descubrí Les Gran­des Écu­ries en Chan­tilly, fue ins­tan­tá­nea­men­te ob­vio. En cuan­to a la in­ves­ti­ga­ción de las te­las, los ar­chi­vos de Dior siem­pre son cla­ves pa­ra que flu­yan los jue­gos crea­ti­vos y se ejer­ci­ten soluciones for­ma­les. Pa­ra las fal­das am­plias y el ar­te de los plie­gues, el mo­de­lo de 1948 pa­ra Drags fue fun­da­men­tal. Sin du­da, es­tu­ve in­fluen­cia­da por la at­mós­fe­ra de la no­ve­la La Ca­sa de los Es­pí­ri­tus, de Isa­bel Allen­de, una his­to­ria po­bla­da por fi­gu­ras fe­me­ni­nas que son tan­to in­de­pen­dien­tes co­mo ter­cas. El en­ca­je en ela­bo­ra­das ite­ra­cio­nes, acom­pa­ña­do de los bor­da­dos y el blanco, vie­nen de es­ta at­mós­fe­ra y son ele­men­tos que Dior ha uti­li­za­do a lo lar­go de los años pa­ra re­no­var su pro­pia vi­sión de la feminidad. Pa­ra mí, se vol­vían el se­llo dis­tin­ti­vo de mi idea de la feminidad: mul­ti­for­mes, arrai­ga­dos de tra­di­ción, pe­ro siem­pre ca­pa­ces de re­fres­car­se y ser atem­po­ra­les.

A pe­sar del tul fe­me­nino y las fal­das, los looks pre­sen­tan un ele­men­to an­dró­gino con cha­ma­rras mas­cu­li­nas y bo­tas pa­ra mon­tar. ¿Cuál fue la de­ci­sión de­trás de es­ta mez­cla? En mi tra­ba­jo, siem­pre me es­fuer­zo por yux­ta­po­ner la mas­cu­li­ni­dad y la feminidad, sin pre­fe­ren­cia, pro­po­nien­do cons­truc­cio­nes y de­ta­lles de lu­ga­res di­ver­sos y en­ca­ján­do­los en ar­mo­nía. En mis co­lec­cio­nes con­vi­ven as­pec­tos tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­dos con el fe­me­nino uno al la­do del otro con com­po­nen­tes mas­cu­li­nos. Pa­ra es­ta co­lec­ción en par­ti­cu­lar, exa­mi­né de­te­ni­da­men­te los tra­jes de las es­ca­ra­mu­zas, re­in­ter­pre­tan­do sus di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas, te­nien­do en cuen­ta el vo­ca­bu­la­rio de Dior. Cuan­do se tra­ta­ba de za­pa­tos, por ejem­plo, es­tu­dié las bo­tas tra­di­cio­na­les de las es­ca­ra­mu­zas, am­bas ver­sio­nes, unas que usan en el ro­deo y los mo­de­los fe­me­ni­nos que vis­ten fue­ra de la cha­rrea­da. Eso me con­du­jo a al­go nue­vo: un ti­po bo­tas de com­ba­te que son apro­pia­das pa­ra las exi­gen­cias de la vi­da ac­tual: ace­le­ra­da y rá­pi­da, sin re­nun­ciar a los to­ques de­co­ra­ti­vos que ce­le­bran la va­ni­dad fe­me­ni­na co­mo un de­re­cho fia­ble a la be­lle­za.

Un accesorio que vol­vió del pa­sa­do en es­ta co­lec­ción fue la Sadd­le Bag, icó­ni­ca en­tre los años 1990 y 2000. ¿Cuál fue la ra­zón de re­gre­sar a los ar­chi­vos? Re­gre­sar a la Sadd­le Bag fue una ma­ne­ra de acer­car­me al pa­sa­do re­cien­te, y es­ta co­lec­ción —que vin­cu­la al fan­tás­ti­co mun­do de los ca­ba­llos, en los que las si­llas de mon­tar (sadd­le) co­bran re­le­van­cia— fue la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra vol­ver a vi­si­tar una

pie­za ícono. Mi Sadd­le Bag rin­de ho­me­na­je al di­se­ño del pa­sa­do y la ac­tua­li­za al mis­mo tiem­po, in­cor­po­ran­do una co­rrea-hom­bre­ra pa­ra que es­ta sea más ver­sá­til y ac­tua­li­za­da.

Es­ta co­lec­ción cru­ce­ro in­clu­yó mu­chos ele­men­tos de tra­di­cio­na­lis­mo mez­cla­do con mo­der­nis­mo. ¿Por qué es­ta fu­sión es tan im­por­tan­te

pa­ra la ca­sa de Dior? Dior es una ca­sa de moda his­tó­ri­ca cu­yos có­di­gos —en su ver­sión ori­gi­nal y tam­bién en sus in­ter­pre­ta­cio­nes de los di­se­ña­do­res que han su­ce­di­do al ti­món— han con­tri­bui­do a cons­truir la his­to­ria de Dior. Pa­ra mí, es im­por­tan­te no ol­vi­dar­se del sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co de Dior y su pa­pel en una his­to­ria cul­tu­ral más am­plia. Al mis­mo tiem­po, soy cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad que ten­go pa­ra tras­la­dar­la al pre­sen­te y dar­le una voz que sea es­cu­cha­da en el mun­do ac­tual. Esa es la ra­zón de que si­ga vol­vien­do a los ar­chi­vos, es ahí don­de bus­co los ele­men­tos fun­da­men­ta­les que me an­clen a la iden­ti­dad de la mar­ca. No obs­tan­te, al mis­mo tiem­po, ne­ce­si­to ser fiel a mi pro­pia vi­sión y pen­sa­mien­to, los cua­les, co­mo di­se­ña­do­ra de moda, de­ben re­fle­jar el pre­sen­te. ¿Có­mo pue­de equi­li­brar la in­fluen­cia del pa­sa­do tam­bién el pre­sen­te? Mi in­ves­ti­ga­ción —de vez en cuan­do una in­mer­sión en es­ta­do avan­za­do— en los ar­chi­vos de la ca­sa Dior, nor­mal­men­te es el pun­to de par­ti­da pa­ra desa­rro­llar una nue­va co­lec­ción. Las ideas que en­cuen­tro en los ar­chi­vos siem­pre se fil­tran a tra­vés de mi pro­pia sen­si­bi­li­dad, que me guían en más in­ves­ti­ga­ción y de­ter­mi­nan có­mo las imá­ge­nes y las at­mós­fe­ras del pa­sa­do se tra­du­cen en pren­das que re­pre­sen­tan el pre­sen­te. Es un equi­li­brio de­li­ca­do en­tre res­ca­tar ele­men­tos an­ti­guos y pro­du­cir al­go nue­vo y sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la mo­der­ni­dad.

Aho­ra, con la lle­ga­da de los mi­llen­nials y la Ge­ne­ra­ción Z, hay un nue­vo ti­po de con­su­mi­dor que de­man­da mu­cho más. ¿Es­to ha cam­bia­do la ma­ne­ra en la que Dior ope­ra co­mo una mar­ca de lu­jo? Los jó­ve­nes desem­pe­ñan una fun­ción cla­ve al de­ter­mi­nar có­mo ima­gi­na­mos el fu­tu­ro. Tie­nen una sen­si­bi­li­dad na­tu­ral a ni­vel mun­dial, gra­cias a los me­dios mo­der­nos de co­mu­ni­ca­ción y re­des que bo­rran los lí­mi­tes y la dis­tan­cia. Es­tán dis­pues­tos a es­cu­char pro­ble­má­ti­cas que me ge­ne­ran un gran in­te­rés, ta­les co­mo la igual­dad y la in­de­pen­den­cia. Creo que es cru­cial que ha­ble­mos con gen­te jo­ven, in­vo­lu­crán­do­les en mi tra­ba­jo y las de­ci­sio­nes que to­mo. En ge­ne­ral, tan­to Dior co­mo yo, se­gui­mos la mis­ma lí­nea cuan­do se tra­ta de ha­blar con los jó­ve­nes de hoy, pe­ro, so­bre to­do, que­re­mos es­cu­char­los y ofre­cer­les res­pues­tas y soluciones que les ayu­den a ver la moda co­mo una he­rra­mien­ta útil pa­ra cons­truir y ex­plo­rar su pro­pia iden­ti­dad.

Ca­da di­rec­tor crea­ti­vo ha plas­ma­do su mar­ca en la his­to­ria de Dior.

¿Có­mo des­cri­bi­ría su pro­pia mar­ca? Soy una mu­jer, y es­te he­cho in­flu­ye en mi vi­sión y có­mo tra­ba­jo, y tam­bién có­mo re­la­ciono la he­ren­cia de la ca­sa. Me gus­ta­ría que mi con­tri­bu­ción a la his­to­ria de la mar­ca sea en­ten­di­da y re­cor­da­da co­mo un equi­li­brio ar­mo­nio­so en­tre ten­sio­nes y ur­gen­cias di­fe­ren­tes. Re­pre­sen­ta­do por es­tos ob­je­tos que ha­blan ab­so­lu­ta­men­te del pa­sa­do, pe­ro he­re­de­ros de una fas­ci­na­ción y un agra­de­ci­mien­to a es­te le­ga­do.

El des­fi­le, una vez más, mos­tró un ho­me­na­je a la fuer­za fe­me­ni­na. ¿Es­te en­fo­que en la feminidad re­pre­sen­ta una par­te in­te­gral en su pro­ce­so de di­se­ño? En­fo­car­me en la feminidad es una par­te fun­da­men­tal de mi tra­ba­jo. Soy mu­jer y tra­ba­jo pa­ra mu­je­res, y siem­pre in­ten­to ex­pan­dir mi re­per­to­rio de re­fe­ren­cias e imá­ge­nes. Pien­so que eso es más evi­den­te en la ma­ne­ra en que in­ten­to pro­mo­ver mo­de­los po­si­ti­vos de la feminidad. Soy la pri­me­ra directora crea­ti­va en una ca­sa de moda im­por­tan­te co­mo Dior y ten­go que asu­mir mis res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra una nue­va ge­ne­ra­ción de mu­je­res. Vi­sua­li­zo mi tra­ba­jo no so­lo co­mo una ma­ne­ra de re­for­zar el pa­pel de la mu­jer den­tro del mun­do de la moda con­tem­po­rá­nea, sino tam­bién den­tro de la so­cie­dad en con­jun­to.

¿Qué le ha ani­ma­do a te­ner es­ta con­ver­sa­ción en es­tos días? Co­sas y mo­vi­mien­tos que es­tán su­ce­dien­do por to­das par­tes del mun­do, que de­mues­tran que es la ho­ra de ha­cer fren­te a es­tos pro­ble­mas. Creo que la moda, da­da su his­to­ria, por su na­tu­ra­le­za, es­tá li­ga­da al mun­do de la mu­jer, tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial a con­tri­buir en es­tos tiem­pos his­tó­ri­cos que son tan cru­cia­les a los de­re­chos de la mu­jer. Pa­ra mí, el fe­mi­nis­mo de hoy, sig­ni­fi­ca ser cons­cien­te de las lu­chas y las re­vuel­tas del pa­sa­do pa­ra crear un diá­lo­go, co­men­zar un de­ba­te y fo­men­tar co­la­bo­ra­ción. Sien­to que exis­te una res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral pa­ra uti­li­zar mi po­si­ción y man­dar un men­sa­je po­si­ti­vo e in­ten­tar ha­cer una con­tri­bu­ción a la so­cie­dad.

¿Qué sig­ni­fi­ca la feminidad pa­ra us­ted? Pien­so que la feminidad es al­go ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jo: una for­ma de ex­pe­ri­men­tar el mun­do y nues­tro lu­gar en él, una for­ma de com­por­tar­se, una ac­ti­tud, una po­si­ción men­tal y una ex­pe­rien­cia fí­si­ca. La feminidad pa­ra mí es, so­bre to­do, un va­lor de pro­tec­ción y tam­bién un de­re­cho por el que sien­to que de­bo lu­char por aho­ra.

En el pa­sa­do, la opi­nión de­cía que la po­lí­ti­ca y la moda sim­ple­men­te no se mez­cla­ban. ¿Por qué pien­sa que es­ta opi­nión ha cam­bia­do re­cien­te­men­te? Creo que, en tiem­pos his­tó­ri­cos co­mo es­tos, no se pue­de ne­gar al men­sa­je po­lí­ti­co. El men­sa­je que qui­se man­dar con mis pri­me­ros pa­sos co­mo directora crea­ti­va en Dior, y que con­ti­núo desa­rro­llan­do en ca­da co­lec­ción, no es so­lo una de­cla­ra­ción de mi iden­ti­dad co­mo di­se­ña­do­ra sino tam­bién co­mo un miem­bro de una co­mu­ni­dad, co­mo una ciu­da­da­na del mun­do y co­mo una mu­jer. Mi sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad con res­pe­to a po­ten­ciar el deber del mun­do de la moda con la so­cie­dad es muy fuerte, y no quie­ro dar mar­cha atrás, es­pe­cial­men­te, aho­ra pien­so que ha lle­ga­do el mo­men­to pa­ra de­mos­trar cuán re­le­van­te es la moda, in­clu­so en una po­si­ción po­lí­ti­ca.

Dior siem­pre ha si­do una ca­sa que se mue­ve con los tiem­pos al acep­tar los cam­bios de la feminidad. ¿Có­mo se vi­sua­li­za el fu­tu­ro pa­ra la mu­jer Dior? La mu­jer que siem­pre ten­go en men­te cuan­do es­toy tra­ba­jan­do en un pro­yec­to es­tá lle­na de pa­sión y enamo­ra­da con la vi­da. Es cons­cien­te de su va­lor in­trín­se­co y es­tá lis­ta pa­ra de­fen­der­lo. Una mu­jer de con­tras­tes que ha­cen que sea un ser fas­ci­nan­te, si­mul­tá­nea­men­te cons­cien­te del pa­sa­do y de­ci­di­da­men­te con­tem­po­rá­nea.

Ca­da co­lec­ción es un ho­me­na­je a la feminidad per­so­na­li­dad.·KATE de hoy y de siem­pre: un es­pa­cio he­cho de ob­je­tos y at­mós­fe­ras, don­de ca­da mu­jer pue­de en­con­trar lo que ella ne­ce­si­ta pa­ra co­no­cer­se me­jor y ex­pri­mir su pro­pia HAM­MOND

Las for­mas del des­fi­le fue­ron ins­pi­ra­das por la tra­di­ción y la li­ber­tad en el ca­rác­ter de la es­ca­ra­mu­za. Yolanda Zer­me­ño Ma­ga­ña, miem­bro del equi­po de es­ca­ra­mu­zas Al­te­ñi­tas de Gua­da­la­ja­ra, fun­da­do en 1972, de­fi­ne a la mu­jer cha­rra co­mo: “ague­rri­da, arries­ga­da, en­tre­ga­da a su caballo y su equi­po”.

Les Gran­des Écu­ries en Chan­tilly —ins­pi­ra­do tan­to en las tra­di­cio­nes me­xi­ca­nas co­mo el es­pí­ri­tu fran­cés de las gran­des ca­ba­lle­rías— ofre­ció un mar­co úni­co. Las es­ca­ra­mu­zas inau­gu­ra­ron el des­fi­le con una va­len­tía con­ta­gio­sa y fina ele­gan­cia, eje­cu­tan­do se­ries a ga­lo­pe, mien­tras co­rrían a to­da ve­lo­ci­dad. Zer­me­ño Ma­ga­ña des­cri­be la in­ten­si­dad de es­ta cla­se de pre­sen­ta­cio­nes: “So­lo te­ne­mos tres mi­nu­tos pa­ra en­cen­der al pú­bli­co con cru­ces y gi­ros tra­ba­ja­dos al má­xi­mo ni­vel de per­fec­ción”.

“Al ves­tir­nos de cha­rras, nos ves­ti­mos de Mé­xi­co, de nues­tras tra­di­cio­nes, de nues­tros co­lo­res, de nues­tra pa­sión”, di­ce Zer­me­ño Ma­ga­ña. Los ves­tua­rios ha­blan de es­ta tra­di­ción y el po­der de es­tas so­li­da­rias mu­je­res me­xi­ca­nas. Con de­ta­lles en los som­bre­ros de pa­ja y de bor­des an­chos, las ex­tra­va­gan­tes fal­das y las en­ta­lla­das cha­ma­rras de cin­tu­ra al­ta, Chiu­ri ce­le­bró una her­man­dad mun­dial y evo­có una feminidad mís­ti­ca de la Ma­dre Tie­rra y una be­lle­za an­ces­tral pu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.