Ecos del ta­len­to au­tén­ti­co

Amy Wi­nehou­se nos re­cor­dó que aún exis­te la mú­si­ca du­ran­te su cor­ta, pe­ro IN­TEN­SA y en­re­ve­sa­da vi­da. Un nue­vo li­bro ilus­tra en imá­ge­nes la re­la­ción del fo­tó­gra­fo Bla­ke Wood con la DI­VA del neo soul, se­gún la re­gis­tró con su pro­pia len­te du­ran­te los dos

VOGUE (México) - - AGENDA VOGUE -

“Mi ma­yor mie­do es mo­rir sin que na­die co­noz­ca al­gu­na con­tri­bu­ción que ha­ya rea­li­za­do a la mú­si­ca”... Amy Wi­nehou­se no de­bió te­mer ja­más que eso le su­ce­die­ra. Cuan­do pa­re­cía im­po­si­ble que el mun­do es­cu­cha­ra una voz y un enor­me cú­mu­lo de emo­cio­nes tra­du­ci­das al len­gua­je de la mú­si­ca, ella lle­gó pa­ra de­vol­ver­nos la fe en que el ar­te es más que por­tar el nar­ci­sis­mo ili­mi­ta­do, en un in­ten­to por di­si­mu­lar la mu­ti­la­ción in­de­fec­ti­ble del ta­len­to. Ella fue y si­gue sien­do una de las pocas en el se­lec­to club de las au­tén­ti­cas, aun­que pa­ra eso tu­vo que pa­gar el sal­do de una vi­da de­li­nea­da con tra­zos trá­gi­cos y en­re­ve­sa­dos. Quie­nes co­no­cie­ron de cer­ca a la mu­jer que nos de­cía que

Tears Dry On Their Own, fue­ron afor­tu­na­dos. Uno de ellos fue el fo­tó­gra­fo Bla­ke Wood. Cuan­do vo­ló con rum­bo Es­te des­de Nor­tea­mé­ri­ca a Lon­dres, Wood te­nía 22 años y to­das las ga­nas del mun­do de ha­cer ca­rre­ra. Fue ahí cuan­do una ami­ga le pre­sen­tó a Amy. En un gran mo­men­to pro­fe­sio­nal y cin­co pre­mios Grammy por Back to Black, la vi­da pri­va­da de la can­tan­te, sin em­bar­go, era un tor­be­llino le­tal, agra­va­do por el siem­pre mal ser­vi­cio de lle­var la fies­ta an­te el ojo pú­bli­co. En esa cir­cuns­tan­cia, Wood y Wi­nehou­se co­men­za­ron una só­li­da amis­tad de apo­yo cóm­pli­ce, que fue in­vio­la­ble por, al me­nos, dos años. Aho­ra, cuan­do Wi­nehou­se hu­bie­ra cum­pli­do ape­nas 35 años y a sie­te de su muer­te, el tes­ti­mo­nio del tiem­po de esos mo­men­tos se con­vier­te en un li­bro me­mo­ra­ble de la ca­sa edi­to­rial Tas­chen.

Con la apo­ya­tu­ra de tex­tos de la au­to­ra y pe­rio­dis­ta Nancy Jo Sa­les, el li­bro trae 176 pá­gi­nas en las que la len­te de Wood re­gis-

tra 85 imá­ge­nes en blanco y ne­gro de Wi­nehou­se, des­de en una ac­tua­ción en Pa­rís has­ta otras en las que to­ca la ba­te­ría en el es­tu­dio de su ca­sa en Cam­den Town, en Lon­dres. La es­té­ti­ca del fo­tó­gra­fo se des­do­bla en re­tra­tos muy ela­bo­ra­dos e ins­tan­tá­neas que de­pen­de de la es­pon­ta­nei­dad pa­ra dar su cer­te­ro gol­pe de efec­to. Te­ne­mos el pri­vi­le­gio de que se nos com­par­ta la vi­sión de una di­va re­la­ján­do­se en Santa Lucía, la in­ten­si­dad de los ges­tos de quien se di­lu­ye en el cau­ce de una can­ción atem­po­ral o más de un mo­men­to que Amy nun­ca su­po que­da­ría guar­da­do.

Karl La­ger­feld se re­fi­rió a ella co­mo “un ícono de estilo”, por la ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te de­sen­fa­da­da de lle­var un in­des­ci­fra­ble caos de ele­men­tos de cual­quier ten­den­cia ima­gi­na­ble. Nun­ca ne­gó sus la­dos en­de­bles a la ho­ra de juz­gar­se, y com­par­tió la re­ce­ta pa­ra so­bre­po­ner­se a los es­co­llos: “Cuan­to más in­se­gu­ra me sien­to, más gran­de es el mo­ño y más lle­na es­tá la co­pa de vod­ka”. In­clu­so, en la mú­si­ca, sa­bía que que­ría de­jar un le­ga­do im­por­tan­te, pe­ro no su­po nun­ca a cien­cia cier­ta que ya lo es­ta­ba crean­do. Es trá­gi­co e in­ne­ga­ble que la mu­jer fue víc­ti­ma de sus de­mo­nios in­ter­nos y sus adic­cio­nes, pe­ro la ar­tis­ta nos hi­zo, pa­ra siem­pre, adic­tos a ella, a su ma­ne­ra de re­in­ter­pre­tar lo que pa­re­cía im­po­si­ble des­de los días en que Bi­llie Ho­li­day can­ta­ba Body and Soul en una fu­sión que no des­de­ñó la ma­ne­ra libre

Wood.·J. de can­tar de Ja­nis Jo­plin. Ese es el an­tí­do­to pa­ra el do­lor por la au­sen­cia de Amy, ade­más de la pro­fun­di­dad de su ima­gen en ca­da re­tra­to que nos com­par­te aho­ra Bla­ke

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.