Lo­sing my religion,

VOGUE (México) - - CONTENTS - Fo­tó­gra­fa KAR­LA ACOS­TA Rea­li­za­ción EN­RI­QUE TORRES MEIXUEIRO

Ha­ce­mos un re­pa­so por la cri­sis de cre­di­bi­li­dad que la fe, ins­ta­la­da en el ADN de (ca­si) to­dos los se­res hu­ma­nos, se vi­ve en la ac­tua­li­dad.

Ha­ce años, se dio a co­no­cer un cen­so en Is­lan­dia que arro­ja­ba la es­ta­dís­ti­ca de que aquel país con­ta­ría con la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de ha­bi­tan­tes 100% ateos. Lue­go re­sul­tó — apa­ren­te­men­te— que eran fa­ke news. Pe­ro lo cier­to es que no nos hu­bie­ra ex­tra­ña­do que el de­sen­can­to por la re­li­gión or­ga­ni­za­da aca­be dán­do­le la ra­zón a la pa­ra­do­ja de Nietzs­che: Dios es­tá muer­to. Aun­que más bien, pa­re­ce que no ha­bi­ta don­de la ma­yo­ría sue­le bus­car­lo. Pa­ra mu­chos, es más que su­fi­cien­te ima­gi­nar que vi­vi­mos so­bre una ro­ca gi­gan­tes­ca dan­do vuel­tas in­fi­ni­tas al­re­de­dor de una bo­la de fue­go, pa­ra de­mos­trar que al­guien tu­vo que ver con el di­se­ño del plan.

Pa­ra otros, es una ca­sua­li­dad teo­ri­za­da con la cien­cia. Lo cier­to es que el ciu­da­dano mo­derno, tie­ne más op­cio­nes de fe que nun­ca (y va­yá­mo­nos a los ex­tre­mos sin más preám­bu­los):

pue­de in­te­grar­se a la Igle­sia Ma­ra­do­nia­na —fun­da­da por los se­gui­do­res de fut­bo­lis­ta—, a la re­cién evi­den­cia­da sec­ta NXIVM y su sa­na­ción se­xual, a Pa­re de Su­frir (mien­tras ten­ga sal­do en su tar­je­ta de cré­di­to) o cla­ro, al inago­ta­ble

alud de con­gre­ga­cio­nes de­ri­va­das del cris­tia­nis­mo (que en reali­dad ya no tie­nen na­da que ver con es­te) o a al­gu­nas

ofer­tas es­pi­ri­tua­les orien­ta­les que pro­me­ten al­can­zar el nir­va­na en có­mo­das men­sua­li­da­des. Es­to, por men­cio­nar so­lo al­gu­nas pie­zas del rom­pe­ca­be­zas, por­que se­gún el li­bro The

Everyt­hing World’s Re­li­gions Book de Ken­neth Shou­ler, en el pla­ne­ta hay más de 4.200 re­li­gio­nes re­gis­tra­das y tam­bién, de­be­mos men­cio­nar­lo, mu­chas de ellas son fun­da­men­ta­lis­tas. En Mé­xi­co, las más tra­di­cio­na­les re­li­gio­nes si­guen ahí, con su ar­qui­tec­tu­ra in­co­rrup­ti­ble y su ico­no­gra­fía cau­ti­va­do­ra, tra­tan­do de cum­plir con el com­pro­mi­so de ser un re­fu­gio pa­ra el al­ma de quie­nes ven so­lo lo ce­les­tial y no lo te­rre­nal en su na­tu­ra­le­za. Y sí, la Igle­sia Ca­tó­li­ca pe­se a las in­cum­pli­das

pro­me­sas de mo­der­ni­za­ción que lle­ga­ron con Fran­cis­co, per­ma­ne­ce al fren­te del apa­ra­dor co­mo la ofer­ta más so­co­rri­da

pa­ra con­se­guir la paz in­te­rior. La app El San­to Ro­sa­rio di­gi­tal lle­va más de un mi­llón de des­car­gas en el mundo; en el año 1900 el 95.5% de los me­xi­ca­nos eran ca­tó­li­cos, y pa­ra 2010, la cifra era del 82.7. Pe­ro la ins­ti­tu­ción si­gue lu­chan­do con­tra su la­do os­cu­ro y su pro­pia y es­can­da­lo­sa his­to­ria tris­te­men­te do­cu­men­ta­da, cu­yas coor­de­na­das nos lle­van

has­ta una mon­ta­ña de ca­sos de pe­de­ras­tia. Esos de­li­tos han so­ca­va­do sus ci­mien­tos y hoy por hoy, pa­re­ce que ya no to­dos los ca­mi­nos lle­gan a Ro­ma. En 1991 Si­néad O’Con­nor rom­pió fren­te a las cá­ma­ras de Sa­tur­day Night Li­ve, la fo­to­gra­fía de Juan Pa­blo II, mien­tras ins­ta­ba a la au­dien­cia a “lu­char con­tra el enemi­go real”. Aun­que tiem­po des­pués di­jo sen­tir­se arre­pen­ti­da, en no­viem­bre pa­sa­do se dio a co­no­cer que la can­tan­te ir­lan­de­sa se ha­bía con­ver­ti­do al Is­lam (la re­li­gión con más se­gui­do­res en el mundo) ¿Aún no en­cuen­tra lo que es­tá bus­can­do? Ha­ce po­co, pla­ti­qué un ex ca­tó­li­co me­xi­cano con­ver­ti­do —co­mo Si­néad—, al is­la­mis­mo. Nos en­con­tra­mos

en una mez­qui­ta en la CDMX. El hom­bre, ata­via­do a la usan­za mu­sul­ma­na con su tur­ban­te y bar­ba, me ase­gu­ró lo com­pli­ca­do que fue con­ver­tir­se a una nue­va fe y de­jar pa­ra siem­pre —y de­fi­ni­ti­va­men­te, se­gún él— al ca­to­li­cis­mo de to­da su vi­da y sus ri­tua­les. “¿En se­rio le ocul­tas­te tu cam­bio de fe a tu fa­mi­lia por una dé­ca­da?” le pre­gun­té. “Te lo ju­ro que sí”, me

con­tes­tó in­ten­tan­do con­ven­cer­me, pe­ro ha­cien­do re­pe­ti­da e inad­ver­ti­da­men­te con su mano, la se­ñal de ju­ra­men­to ca­tó­li­co-

ro­mano de be­sar la cruz. Otro ca­so, es el de un co­no­ci­do que prac­ti­ca el ju­daís­mo por he­ren­cia fa­mi­liar y que pa­de­ce

de otros di­le­mas de fe: cum­ple con to­do lo que su re­li­gión le in­di­ca, pe­ro sim­ple­men­te no les cree na­da, úni­ca­men­te se sien­te bien si­guien­do la tra­di­ción. Pa­re­ce que la ma­yo­ría de las re­li­gio­nes han ol­vi­da­do el ver­da­de­ro sen­ti­do pa­ra que el que

fue­ron con­ce­bi­das: ser un re­fu­gio emo­cio­nal don­de se sa­ne las he­ri­das que la me­di­ci­na no pue­de cu­rar, pa­ra en­con­trar el sen­ti­do de la vi­da y la tras­cen­den­cia. “Ama a tu pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo, tra­ta a los de­más co­mo quieras ser tra­ta­do, per­do­na co­mo quie­res ser per­do­na­do”. Sí, no se tra­ta so­lo de en­con­trar la luz, sino que en el ca­mino, pro­cu­rar que es­ta ilu­mi­ne a los de­más. En su can­ción Te bus­qué (del dis­co En­tre el cie­lo y el Sue­lo de 1987), el gru­po es­pa­ñol Me­cano re­fle­xio­na: “Te

bus­ca­ban.·ALE­JAN­DRO bus­qué en los tem­plos de ora­ción y en los li­bros que ha­blan del amor”, pe­ro con­clu­ye­ron que por esos la­res, tam­po­co iban a

en­con­trar lo que MANCILLA

Arri­ba des­de la iz­quier­da: pa­sa­re­la de Dol­ce & Gab­ba­na, Oto­ño-In­vierno 2018-2019; ima­gen de Moisés en el Mu­seo de la His­to­ria de Fran­cia;pa­sa­re­la de Jean Paul Gaul­tier Hau­te Cou­tu­re, Pri­ma­ve­ra 2007; ima­gen de Abraham en el mu­seo de Ca­ta­lun­ya, Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.