RE­ce­tas ES­pi­ri­tua­les

Aves, ma­ris­cos, pes­ca­dos y dul­ces de to­do ti­po lle­nan las ME­SAS de la ma­yor par­te de los paí­ses del mundo du­ran­te la Navidad, una LI­TUR­GIA mi­le­na­ria de orí­ge­nes re­li­gio­sos trans­for­ma­da en una FES­TI­VI­DAD glo­bal

VOGUE (México) - - CON­TENTS - DA­NIEL GONZÁLEZ

Re­ce­tas es­pi­ri­tua­les, La tem­po­ra­da de­cem­bri­na ha lle­ga­do y con ello las re­ce­tas se co­ro­nan co­mo sím­bo­lo es­pi­ri­tual que reúne cul­tu­ra, tra­di­ción y pla­cer en la me­sa de mu­chas fa­mi­lias en to­do el mun­do.

Ha­ce tiem­po que la Na­vi­dad aban­do­nó su vo­ca­ción es­pi­ri­tual y re­li­gio­sa pa­ra con­ver­tir­se en una de las ce­le­bra­cio­nes que me­jor re­pre­sen­tan los va­lo­res de ese cli­ché que co­no­ce­mos co­mo Oc­ci­den­te. La Na­vi­dad es to­do eso, sí. Y mu­cho más. Enu­me­re­mos. La Na­vi­dad es una amal­ga­ma de re­cuer­dos, reunio­nes fa­mi­lia­res, com­pras, y por su­pues­to, gas­tro­no­mía. Cien­tos de paí­ses y cul­tu­ras de to­do el mun­do se reúnen du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na del año en torno a una epi­fa­nía de nos­tal­gia en la que la co­mi­da jue­ga el pa­pel (más) im­por­tan­te. La úl­ti­ma se­ma­na del año aco­ge al que es qui­zá el úni­co ac­to de bu­li­mia res­pe­ta­do so­cial­men­te. Na­die juz­ga; na­die alec­cio­na. De­li­cio­sa bu­li­mia, por cier­to.

El cor­de­ro le­chal de Cas­ti­lla, los ca­ra­co­les, el ma­ris­co del Can­tá­bri­co, o la so­pa de pes­ca­do lle­nan las me­sas de las co­ci­nas es­pa­ño­las du­ran­te los días de asue­to pre­vios al cam­bio de año, mez­cla­dos con tu­rro­nes y ma­za­pa­nes. En Fran­cia, los asa­dos, len­tos y ju­go­sos, un pleo­nas­mo cuan­do ha­bla­mos de es­te país, son los pro­ta­go­nis­tas. En un ac­to de ca­ni­ba­lis­mo me­ta­fó­ri­co, los ga­los en­gu­llen en una ac­ción freu­dia­na al que es su sím­bo­lo na­cio­nal, el ga­llo de Bres­se. El ave, con sus pa­tas azu­les, cres­ta ro­ja y alas blan­cas, sim­bo­li­za los va­lo­res de la Re­pu­bli­que y su pre­pa­ra­ción más co­no­ci­da, el coq au vin, se re­mon­ta a tiem­pos de César y Ver­ci­gen­tó­rix. Sin em­bar­go, Fran­cia no es­ca­ti­ma en aves. El fai­sán, el pa­to y el pa­vo tam­bién son po­pu­la­res du­ran­te las fe­chas na­vi­de­ñas, ade­más de de­ri­va­dos co­mo el foie gras y los pa­tés.

Ita­lia su­fre, tam­bién en Na­vi­dad, su ya co­no­ci­da fa­go­ci­ta­ción cul­tu­ral. Es com­pli­ca­do ele­gir un pla­to na­vi­de­ño na­cio­nal en un país uni­fi­ca­do en el si­glo XIX y ca­paz de aco­ger a va­rias de las re­gio­nes más ri­cas y más po­bres de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro si hay que ele­gir, és­te se­ría el pa­net­to­ne. Va­rias aso­cia­cio­nes del país tra­tan de de­fen­der el ori­gen de la piz­za, el cal­zo­ne, la pas­ta y el ti­ra­mi­sú, en­tre otras re­ce­tas y pron­to de­be­rán em­pren­der ac­cio­nes si­mi­la­res pa­ra pro­te­ger al pa­net­to­ne, qui­zá la prin­ci­pal apor­ta­ción ita­lia­na a la Na­vi­dad mun­dial. El biz­co­cho, cu­yo ori­gen de­be­mos da­tar­lo en la prós­pe­ra re­gión de Lom­bar­día, se ha ex­pan­di­do a tra­vés de la in­mi­gra­ción ita­lia­na y es con­su­mi­do en es­tas fe­chas en cua­tro con­ti­nen­tes. En In­gla­te­rra re­lle­nan el pa­vo con man­te­ca de cer­do, to­cino, car­ne y fru­tos se­cos, y pa­ra el pos­tre se in­cli­nan por su Ch­rist­mas pud­ding; es­to es, un biz­co­cho. Ar­gen­ti­na ce­le­bra la Na­vi­dad en ve­rano, con lo que el sem­pi­terno asa­do al ai­re li­bre sue­le ser la pre­pa­ra­ción es­te­lar. En Mé­xi­co el ba­ca­lao, los ro­me­ri­tos y el pon­che no fal­tan en nin­gu­na reunión fa­mi­liar, mien­tras que Ale­ma­nia y los paí­ses nór­di­cos pier­den su se­rie­dad ca­rac­te­rís­ti­ca a ba­se de dul­ces y ga­lle­tas.

Po­cas ce­le­bra­cio­nes de ori­gen re­li­gio­so han al­can­za­do la trans­ver­sa­li­dad cul­tu­ral de la Na­vi­dad. El cine, la mú­si­ca, las gran­des mar­cas y la pro­pia so­cie­dad he­mos trans­for­ma­do una fiesta de ori­gen es­pi­ri­tual y li­túr­gi­co, en mu­chas cul­tu­ras re­la­cio­na­da con el sols­ti­cio de in­vierno, en un fes­tín gas­tro­nó­mi­co de pro­por­cio­nes, aquí lle­ga la pa­ra­do­ja, bí­bli­cas. Brin­de­mos. Co­ma­mos. No re­grets.

EN NUES­TRO PAÍS EL BA­CA­LAO, LOS TRA­DI­CIO­NA­LES RO­ME­RI­TOS Y EL PON­CHE NO FAL­TAN EN NIN­GU­NA REUNIÓN FA­MI­LIAR, MIEN­TRAS QUE ALE­MA­NIA Y LOS PAÍ­SES NÓR­DI­COS PIER­DEN SU SE­RIE­DAD CA­RAC­TE­RÍS­TI­CA A BA­SE DE DUL­CES Y GA­LLE­TAS CU­YA RECETA EVO­LU­CIO­NA DE­PEN­DIEN­DO DE CA­DA LAN­DER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.