MON­SIEUR He­di SLI­MA­NE

EN UNA DE SUS RA­RAS EN­TRE­VIS­TAS, EL DI­REC­TOR AR­TÍS­TI­CO DE CE­LI­NE RE­CUER­DA CON VIRGINIE MOUZAT LOS FUN­DA­MEN­TOS DE SU ÉTI­CA CREA­TI­VA, LA IN­FLA­CIÓN ME­DIÁ­TI­CA Y QUÉ DIS­TIN­GUE SU BIOTOPO CA­LI­FOR­NIANO DE SUS RAÍ­CES PARISINAS

VOGUE (México) - - Punto De Vista -

En enero de 2018, la ca­sa Ce­li­ne, Ber­nard Ar­nault, con­fió a Sli­ma­ne el prêt-àpor­ter y la coutu­re fe­me­ni­na, los ac­ce­so­rios y la crea­ción de la mo­da mas­cu­li­na, la jo­ye­ría y las fra­gan­cias. Ce­li­ne pier­de su acen­to. Las bou­ti­ques se trans­for­man, re­plan­tea­das por él. Xa­vier Niel, su ami­go des­de ha­ce mu­chos años, con­fir­ma: “Sli­ma­ne ex­pli­ca cla­ra­men­te que una vi­sión so­la­men­te va­le si es glo­bal, ex­haus­ti­va”. Aquí tam­bién, He­di Sli­ma­ne fo­to­gra­fía las nue­vas ca­ras de la mar­ca. En Nue­va York, en Pa­rís, sus dis­pa­ros ha­cen ob­je­to a vi­sua­li­za­cio­nes sal­va­jes. En Ins­ta­gram las re­ve­la­cio­nes cre­pi­ta­ron. Lady Ga­ga os­ten­ta­ba el nue­vo bol­so Ce­li­ne. Pe­ro el pri­mer des­fi­le de Sli­ma­ne pa­ra la mar­ca, el 28 de sep­tiem­bre 2018 a las vein­te ho­ras, en la Pla­za Vau­ban de Pa­rís, ter­mi­nó por con­fir­mar que He­di Sli­ma­ne me­re­ce le­gí­ti­ma­men­te es­te lu­gar. La tar­de del des­fi­le, la blo­gós­fe­ra es­tá en fue­go. Los in­sul­tos vue­lan, los tes­ti­mo­nios de ado­ra­ción o abo­rre­ci­mien­to lle­nan las pá­gi­nas y los posts… Y así su­ce­si­va­men­te du­ran­te al­gu­nos días.

A la ho­ra en que em­pie­cen las pri­me­ras en­tre­gas de ac­ce­so­rios de la nue­va era de Ce­li­ne, las ci­fras ha­bla­rán. La otra in­fluen­cia real de es­te hi­jo de tu­ne­cino con ma­dre cos­tu­re­ra ita­lia­na es­tá ahí.

Mien­tras otros es­ti­lis­tas jue­gan con la con­fu­sión de gé­ne­ros ha­ce al­gu­nas tem­po­ra­das en el seno de sus des­fi­les, so­bre el po­dio de Ce­li­ne, las mu­je­res pa­re­cen ul­tra mu­je­res y los hom­bres, ul­tra hom­bres. ¿La flui­dez de gé­ne­ro de­be­ría en­con­trar un eco so­bre la pa­sa­re­la mien­tras ga­na en las ca­lles?

La con­fu­sión de gé­ne­ros no pue­de ser una pos­tu­ra, una coar­ta­da de la so­cie­dad pa­ra pe­gar a la épo­ca de una ma­ne­ra ar­ti­fi­cial. Des­de mis ini­cios en el mun­do de la mo­da a fi­na­les de los años 1990, y mu­cho más tem­prano en la fo­to­gra­fía, mi tra­ba­jo ha si­do sis­te­má­ti­ca­men­te aso­cia­do con la an­dro­gi­nia. Nun­ca me he en­con­tra­do en una de­fi­ni­ción es­tric­ta y di­vi­di­da de gé­ne­ros. To­do me pa­re­cía más com­ple­jo —la par­te de la mas­cu­li­ni­dad y la de la fe­mi­ni­dad de ca­da uno. En to­dos los ca­sos, la de­fen­dí du­ran­te más de vein­te años, en la in­com­pren­sión total, lo que hoy se lla­ma ‘la flui­dez’. No se tra­ta de una reivin­di­ca­ción, sin em­bar­go, es una for­ma na­tu­ral, al­go que pa­re­cía evi­den­te por sí mis­mo, sin nin­gu­na pro­vo­ca­ción. Hoy, en la ca­sa Ce­li­ne, no en­cuen­tro útil for­zar es­te ras­go, lo que no me im­pi­de de po­ner a mis mo­de­los fe­me­ni­nas en ro­pa de hom­bre, co­mo siem­pre ha­bía he­cho, co­mo pio­ne­ro, des­de los años de Dior Hom­me. Se tra­ta pre­ci­sa­men­te de no im­po­ner nun­ca na­da. De­be se­guir sien­do un jue­go: ves­tir­se co­mo mu­jer o co­mo hom­bre, cam­biar de uno al otro, pre­ser­var lo que le fal­ta te­rri­ble­men­te la mo­da de hoy, la li­ge­re­za, la li­ber­tad ser quien eres, co­mo quie­res. Por lo de­más, el ob­je­to de es­ta pri­me­ra co­lec­ción no es­ta­ba de nin­gu­na ma­ne­ra en la pre­gun­ta del gé­ne­ro, sino en una reorien­ta­ción del ar­ma­rio y lo que ves­ti­mos, a mi­les de le­guas de la ava­lan­cha de pants y te­nis or­to-

pé­di­cos. La co­lec­ción es­ta­ba “ves­ti­da”; el sas­tre era una vez más el cen­tro del tema —un tema ob­se­sio­na­do con el de­seo, que me pa­re­ce una al­ter­na­ti­va pa­ra la épo­ca—.

En 2019, re­ve­la­rá su pri­me­ra fra­gan­cia ba­jo la eti­que­ta de Ce­li­ne. ¿Se tra­ta­rá de una fra­gan­cia sin

“gé­ne­ro” (Odio la pa­la­bra uni­sex)? Aún en es­te pun­to, no me ven­dría la idea de de­fi­nir en pri­mer lu­gar un universo olfativo en fun­ción al gé­ne­ro. Es fá­cil bo­rrar una lí­nea ima­gi­na­ria de de­mar­ca­ción. Lo que es im­por­tan­te pa­ra mí, es la emo­ción que evo­ca y pro­vo­ca una fra­gan­cia, el ca­rác­ter ín­ti­mo, el re­cuer­do...

¿Qué fra­gan­cia lle­va? Lle­vo una fra­gan­cia que aca­bo de crear pa­ra es­te pro­yec­to. Tam­bién, siem­pre lle­vo las pren­das que creo. En­ton­ces, si no lo de­seo, si no creo pa­ra mí mis­mo o pa­ra mis ami­gos cer­ca­nos, aban­dono es­ta par­te de in­te­rés y con­ti­núo mis in­ves­ti­ga­cio­nes.

La no­ción de mi­llen­nials, una qui­me­ra que el lu­jo cor­te­ja des­pués de mu­chos años, ¿sig­ni­fi­ca al­go pa­ra us­ted? Es un po­co co­mo en la pe­lí­cu­la En­cuen­tros cer­ca­nos del ter­cer ti­po, una in­va­sión ex­tra­te­rres­tre, al­go to­tal­men­te im­pro­ba­ble. No creo en la ho­mo­ge­nei­dad de la ju­ven­tud, en el al­go­rit­mo de la ju­ven­tud… Hay que pri­vi­le­giar la sin­ce­ri­dad, la in­te­gri­dad, la au­ten­ti­ci­dad de una crea­ción y cier­ta

ju­ven­tud se sien­ta iden­ti­fi­ca­da, qui­zás. Por mi par­te, nun­ca me ha­bía en­fo­ca­do en quien­quie­ra que sea. Des­cri­bo, do­cu­men­to, le doy una pla­ta­for­ma a lo que me ro­dea.

El ti­po fí­si­co de sus mo­de­los des­de su pri­mer des­fi­le (Dior Hom­me) cau­só sor­pre­sa. A par­tir de ese mo­men­to, ¿ha no­ta­do la emer­gen­cia de otros cri­te­rios de la be­lle­za atra­pa­dos por la mo­da ba­jo su

in­fluen­cia? En reali­dad, es­to vie­ne a los días an­te­rio­res a Dior Hom­me. Se bur­la­ron de mí a me­nu­do du­ran­te la ado­les­cen­cia, por­que no fui ro­bus­to co­mo es­pe­ra­ban que fue­ra. De es­ta for­ma siem­pre in­ten­té de vol­ver a en­con­trar en mis te­mas de fo­to­gra­fía, a me­dia­dos de los años 1980, y más tar­de en la mo­da, a par­tir de 1998 en la ca­sa de Saint Laurent, es­ta otra iden­ti­dad mas­cu­li­na, una for­ma de “an­ti­hé­roes” cer­ca­na a los pun­tos de re­fe­ren­cia de mi in­fan­cia. Bo­wie, Gains­bourg o más tar­de The Clash, en ese en­ton­ces la ma­yo­ría de los íco­nos de rock, cu­ya ac­ti­tud, la lí­nea, el ves­tua­rio y la fle­xi­bi­li­dad de un cuer­po ele­gan­te per­mi­tían una in­ter­pre­ta­ción más li­bre de la mo­da, un cam­po más ex­ten­so. Vol­ve­mos a la co­ne­xión en­tre mas­cu­lino-fe­me­nino na­tu­ral­men­te. La dis­cri­mi­na­ción de un cuer­po mas­cu­lino se­co y es­bel­to, a la in­ver­sa del cuer­po atlé­ti­co y po­de­ro­so (es­to com­pren­de “saludable” pa­ra los de­trac­to­res de una nue­va mas­cu­li­ni­dad) siem­pre ha si­do un tema de po­lé­mi­ca. No es­toy se­gu­ro si ter­mi­né por pro­vo­car la ad­he­sión y una in­te­gra­ción en la du­ra­ción de es­tos nue­vos có­di­gos mas­cu­li­nos. Na­tu­ral­men­te, to­dos los cri­te­rios de la be­lle­za de­ben ser res­pe­ta­dos. De­pen­den de la sen­si­bi­li­dad de ca­da di­se­ña­dor. Ca­da uno ha­bla de su cul­tu­ra, sus con­vic­cio­nes, su his­to­ria per­so­nal. Nun­ca bus­qué im­po­ner un mo­de­lo, un cuer­po, una de­fi­ni­ción de gé­ne­ros, pe­ro siem­pre re­cha­cé, en cam­bio, ce­der a los atri­bu­tos do­mi­nan­tes, un mo­de­lo que no re­pre­sen­ta na­da pa­ra mí y que me pa­re­ce re­duc­tor.

A par­tir de sus pri­me­ros des­fi­les, ¿po­de­mos hablar de una nor­ma­li­za­ción de la an­dro­gi­nia ante un gran pú­bli­co? Cier­ta­men­te se ha­bla mu­cho de es­tos vein­ti­cin­co años des­pués de mis ini­cios. Tam­bién es, sin du­da, in­te­gra­do por una gran por­ción de la ju­ven­tud, pe­ro no es­toy se­gu­ro que se­rá nor­ma­li­za­do. So­lo el tiem­po lo di­rá.

Su en­fo­que de lu­jo ha obli­ga­do al me­dio a re­ca­li­fi­car es­ta pa­la­bra. ¿Po­dría dar­nos su de­fi­ni­ción? Hoy, el lu­jo es la li­ber­tad de tono. Ya que es­ta li­ber­tad se con­vier­te en un bien es­ca­so, di­ría, al con­tra­rio de la de­ma­go­gia am­bien­tal, que el lu­jo es de nue­vo la exclusividad, la ex­cep­ción, la di­fe­ren­cia.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted la pa­la­bra mo­der­ni­dad? Es su­fi­cien­te con pro­nun­ciar la pa­la­bra y reivin­di­car la mo­der­ni­dad pa­ra que es­ta es­ca­pe. Por lo tan­to, es inú­til por na­tu­ra­le­za per­se­guir­la. En mi opi­nión, la mo­der­ni­dad se­ría la in­tui­ción o la pre­sen­cia, la an­ti­ci­pa­ción en la rup­tu­ra, de lo que es­tá a pun­to de con­ver­tir­se en un clá­si­co.

Más de dos me­ses han pa­sa­do des­de su pri­mer des­fi­le en Ce­li­ne. En frío, ¿qué con­clu­sio­nes sa­ca de es­ta “ini­cia­ción” me­diá­ti­ca? Era más bien un aco­so, bull­ying pu­ro y sim­ple. Un de­ba­te com­ple­ta­men­te ar­ti­fi­cial, he­cho des­de ce­ro. No un ins­tan­te pa­ra la prensa fran­ce­sa na­tu­ral­men­te, sin em­bar­go, pa­ra los me­dios an­glo­sa­jo­nes ex­clu­si­va­men­te, una rup­tu­ra con nues­tros va­lo­res. De­be­mos pro­te­ger­nos de la in­ter­ac­ción con­cer­ta­da, el pe­li­gro que los an­glo­sa­jo­nes lla­man el groupt­hink, el con­for­mis­mo or­ga­ni­za­do del pen­sa­mien­to úni­co, sin hablar na­tu­ral­men­te del ci­ber aco­so que re­du­ce nues­tras li­ber­ta­des. La uto­pía de las re­des so­cia­les pa­re­ce muy por de­trás de no­so­tros. Se con­vir­tie­ron en au­to­pis­tas pa­ra to­das las for­mas de po­pu­lis­mo y dis­cri­mi­na­ción. La mo­da, des­gra­cia­da­men­te, no se es­ca­pa hoy. Es un pre­ce­den­te. His­tó­ri­ca­men­te, la mo­da siem­pre ha es­ta­do en la to­le­ran­cia, mu­je­res y hom­bres, to­das las se­xua­li­da­des, to­das las ra­zas y creen­cias re­li­gio­sas com­pren­di­das, pe­ro tam­bién to­das ideas com­pren­di­das. ¿Hay que de­jar­nos de con­ta­mi­nar tan fá­cil­men­te por el po­pu­lis­mo am­bien­tal o po­de­mos cons­ti­tuir una fuer­za de re­sis­ten­cia? Es­toy cons­ter­na­do de ver na­cer en los Es­ta­dos Uni­dos y en In­gla­te­rra el tema por el lar­go de un ves­ti­do, lo que tra­ta del mío o el otro, una for­ma de in­qui­si­ción, de neo pu­ri­ta­nis­mo y de con­ser­va­tis­mo dis­fra­za­dos en li­ga de vir­tu­des. Los te­mas gra­ves de la so­cie­dad son des­via­dos y ca­ri­ca­tu­ri­za­dos so­bre un fon­do de po­si­cio­na­mien­to per­so­nal. La ten­ta­ción de ape­gar­se a las no­ti­cias de for­ma bi­na­ria per­mi­te to­dos los res­ba­lo­nes. En­cuen­tro tam­bién sor­pren­den­te que hoy ha­bla­mos to­da­vía de mo­de­los, to­dos los mo­de­los, mu­je­res o hom­bres, de una ma­ne­ra tam­bién vio­len­ta

o con­des­cen­dien­te, des­hu­ma­ni­zán­do­los, co­mo si se tra­ta­ra de per­che­ros. Pa­ra mis de­trac­to­res, es­tas jó­ve­nes mu­je­res y hom­bres no cuen­tan, no re­pre­sen­tan na­da. En mi pers­pec­ti­va, el de­re­cho de ser res­pe­ta­do co­mo mu­jer o hom­bre no pue­de ser a una geo­me­tría va­ria­ble. Su ju­ven­tud no jus­ti­fi­ca na­da, no au­to­ri­za nin­gún ti­po de dis­cri­mi­na­ción, nin­gún ti­po de ex­clu­sión. Se tra­ta del in­ver­so de guar­dar lo que la ju­ven­tud pue­de en­se­ñar­nos, prin­ci­pal­men­te so­bre te­mas de la so­cie­dad que as­fi­xian a la mo­da hoy.

Tam­bién sen­tí —no soy el úni­co— un re­sa­bio de ho­mo­fo­bia en el re­gis­tro de un di­se­ña­dor (pre­sun­to mi­só­gino) que no com­pren­de na­da a las mu­je­res. Es un ar­gu­men­to nau­sea­bun­do que, por des­gra­cia, no da­ta de ayer. Na­tu­ral­men­te es­ta­mos muy le­jos de una re­vue de la co­lec­ción, pe­ro muy cer­ca, en es­te ca­so, al cli­ma ac­tual. Mi pri­mer des­fi­le pa­ra Ce­li­ne, era, sin nin­gu­na du­da, un con­tra­pun­to en es­te cli­ma tó­xi­co y con­for­mis­ta. Co­mo un gran nú­me­ro de mis com­pa­ñe­ros, reivin­di­co la li­ge­re­za y la des­preo­cu­pa­ción que me pa­re­ce cons­ti­tuir una mu­ra­lla con­tra ca­da for­ma de os­cu­ran­tis­mo. Es­pe­cial­men­te, de­seo mi li­ber­tad de crea­ción, de pen­sa­mien­to. La li­ber­tad, en re­su­men, pa­ra ca­da mu­jer y ca­da hom­bre de po­ner­se a ca­da edad lo que ella o él desea po­ner­se. Hoy to­do es­to es tan pre­cio­so, es ca­si abs­trac­to te­ner que re­cor­dar­lo y ver una ex­plo­sión me­diá­ti­ca so­bre un par de pier­nas. Por lo de­más, so­bre el se­xo en la mo­da (que no es, en nin­gún ins­tan­te, el tema en es­ta co­lec­ción) ¿po­de­mos de­ci­dir ser sexy pa­ra no­so­tros mis­mos? Pa­ra mí es una li­ber­tad fun­da­men­tal pa­ra ca­da uno. Eso no au­to­ri­za na­da, nin­gún com­por­ta­mien­to abu­si­vo. Al con­tra­rio, es una to­ma de po­der. Te­ne­mos to­da­vía la opor­tu­ni­dad de vi­vir en de­mo­cra­cias en las que el de­re­cho de ser y mi­rar nos pa­re­ce na­tu­ral y ad­qui­ri­do. Me pa­re­ce in­dis­pen­sa­ble re­sis­tir a ca­da for­ma de di­vi­sión, de in­to­le­ran­cia y de fa­na­tis­mo. Es una res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va, de las mai­sons, los coutu­riers, los me­dios de la mo­da y las per­so­nas que aman la mo­da por lo que es: la li­ber­tad.

La in­ten­si­dad de es­tas reac­cio­nes, ¿le in­ci­tó a li­mi­tar sus in­ter­ac­cio­nes con los me­dios? No, de nin­gu­na ma­ne­ra. Real­men­te no es la pri­me­ra vez. Las pri­me­ras co­lec­cio­nes de Saint Laurent y de Dior Hom­me fue­ron po­lé­mi­cas en otra es­ca­la. Si­gue sien­do un mis­te­rio pa­ra mí, pe­ro es así. Mis in­ten­cio­nes son cons­tan­te­men­te des­via­das. Res­pal­do el pa­pel del ele­men­to sub­ver­si­vo, di­vi­di­do, al jue­go de sie­te fa­mi­lias. Es­tos cli­chés me sir­ven du­ran­te to­do el via­je y to­mo mi par­ti­do. Por otro la­do, tan pron­to co­mo mis ideas son imi­ta­das y di­ge­ri­das, to­dos pre­ten­den ha­ber apo­ya­do mi pro­yec­to des­de el pri­mer día. Por lo de­más, no ha­go amal­ga­mas. Se tra­ta ca­si siem­pre del mis­mo cas­ting de agua­fies­tas, los mis­mos ata­ques per­so­na­les en un con­tex­to de con­flic­tos de in­teréses y de po­si­cio­nar­se sis­te­má­ti­ca­men­te.

¿Cuá­les di­fe­ren­cias cree que exis­ten en­tre las pren­das de cos­tu­ra y el prêt-à-por­ter, ya que las pren­das de cos­tu­ra des­fi­la­ron den­tro de una mis­ma co­lec­ción? La di­fe­ren­cia es na­tu­ral­men­te la vir­tuo­si­dad de los ta­lle­res, la mano, la com­ple­ji­dad de los bor­da­dos. Lo que es en­tre­te­ni­do, es que el mis­mo ves­ti­do coutu­re des­fi­lan­do du­ran­te la se­ma­na de la Al­ta Cos­tu­ra en Pa­rís, se­ría con­si­de­ra­do to­tal­men­te de otra ma­ne­ra, sa­cra­li­za­do, es la se­mán­ti­ca pu­ra. La ilu­sión óp­ti­ca, es la esen­cia mis­ma de la mo­da.

¿Eso sig­ni­fi­ca que Ce­li­ne no pre­sen­ta­rá du­ran­te la se­ma­na des­ti­na­da a la Al­ta Cos­tu­ra, en enero 2019 en Pa­rís? La Mai­son Ce­li­ne des­fi­la­rá sin du­da un día du­ran­te la Al­ta Cos­tu­ra. Hay que, en pri­mer lu­gar, ins­ta­lar los nue­vos fun­da­men­tos. Es­to to­ma­rá el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio. No hay nin­gu­na ur­gen­cia.

¿Con­ti­núa vi­vien­do en Los Án­ge­les? Sí, sin gran con­vic­ción, di­ría. Me en­can­ta Ca­li­for­nia, pe­ro vi­vo ahí des­de ha­ce seis años. Ten­go mis du­das.

¿La elec­ción de Do­nald Trump mo­di­fi­có su per­cep­ción del país? Él ha si­do elec­to. Pa­re­ce, ca­da día, im­pro­ba­ble. Me man­ten­go so­li­da­rio con mis ami­gos es­ta­dou­ni­den­ses a los que to­do es­to les afli­ge co­ti­dia­na­men­te.

Die­ci­ocho años han pa­sa­do des­de su pri­me­ra tem­po­ra­da en la ca­sa Dior Hom­me, el tiem­po de ma­du­rez un ado­les­cen­te. Fren­te a la pér­di­da de re­fe­ren­cias fa­mi­lia­res, tras­tor­nos so­cia­les, el in­ter­net, ¿pien­sa que la ju­ven­tud aho­ra más que nun­ca ne­ce­si­ta una fi­gu­ra de iden­ti­fi­ca­ción? To­da­vía hoy, a tra­vés de las re­des so­cia­les, el pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción par­ti­ci­pa en la cons­truc­ción de ca­da uno, a es­ta edad par­ti­cu­lar­men­te

A di­fe­ren­cia de Karl La­ger­feld quien nun­ca re­cha­zó ofre­cer­se a la adu­la­ción del pú­bli­co, us­ted se de­sen­tien­de de es­te ejer­ci­cio. ¿Hay otra ma­ne­ra de to­mar el po­der? Yo ne­ce­si­to man­te­ner­me al mar­gen. Pa­sé un pe­rio­do muy ne­gro, mi sa­lud es­ta­ba frá­gil y vi las co­sas en pers­pec­ti­va,

ha­cien­do la dis­tin­ción so­bre lo que real­men­te cuenta pa­ra mí. La no­ción de po­der fran­cés)· no me in­tere­sa de nin­gu­na ma­ne­ra. Las elec­cio­nes que hi­ce en mi vi­da lo ates­tan. Lo que me in­tere­sa y me apa­sio­na es es­tar a dia­rio en la crea­ción, se­guir mis ideas y mis con­vic­cio­nes. (Tex­to tra­du­ci­do del

En sen­ti­do ho­ra­rio: Da­ko­ta John­son en ves­ti­do con es­co­te V; looks de la nue­va co­lec­ción; Em­ma Sto­ne; con­jun­tocon mez­cli­lla y piel; An­ge­lia Jo­lie; Lady Ga­ga con la nue­va bol­sa de la fir­ma; con­jun­to con bor­da­dos y pe­dre­ría;Na­ta­lie Port­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.