Los mun­dos de Gael Gar­cía Ber­nal

Tras la ex­pe­rien­cia de Dé­fi­cit en 2007, el ac­tor me­xi­cano re­gre­sa a la di­rec­ción. Su se­gun­do lar­go­me­tra­je, Chi­cua­ro­res, se es­tre­na es­te mes y vuel­ve a po­ner a Mé­xi­co en el me­dio del de­ba­te.

VOGUE (México) - - VOGUE HOMBRE PUNTO DE VISTA -

Gael Gar­cía Ber­nal es uno de los me­jo­res ac­to­res de su ge­ne­ra­ción. Tras ca­si 20 años de ca­rre­ra, su ta­len­to pa­re­cie­ra no te­ner límites. Lo he­mos vis­to ac­tuan­do con acen­to ar­gen­tino, chi­leno, es­pa­ñol; tra­ba­jan­do a la or­den de los me­jo­res di­rec­to­res de su tiem­po co­mo Walter Sa­lles, Pe­dro Al­mo­dó­var, Alejandro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, Al­fon­so Cua­rón; di­ri­gien­do su pri­mer lar­go­me­tra­je, Dé­fi­cit; pro­ta­go­ni­zan­do su pri­me­ra se­rie pa­ra una pla­ta­for­ma de strea­ming co­mo Ama­zon Pri­me, con Mo­zart in the jun­gle, que lo hi­zo me­re­ce­dor del Glo­bo de Oro al Me­jor Ac­tor de una Se­rie pa­ra TV, en 2016; y re­cien­te­men­te co­mo pro­duc­tor y co-di­rec­tor de una se­rie pa­ra Fox lla­ma­da Aquí en la Tie­rra, que po­ne el fo­co en el cán­cer la­ti­noa­me­ri­cano de la co­rrup­ción.

Es­te mes de ju­nio pre­sen­ta su se­gun­do lar­go­me­tra­je co­mo di­rec­tor, Chi­cua­ro­tes, un dra­ma en el que Mé­xi­co vuel­ve a ser pro­ta­go­nis­ta, pe­ro que to­ca te­mas uni­ver­sa­les co­mo el amor y la vio­len­cia. En la cin­ta, dos chi­cos del pueblo de San Gre­go­rio, al sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co, apo­da­dos el Ca­ga­le­ra y el Mo­lo­te­co, bus­can de­ses­pe­ra­da­men­te la ma­ne­ra de huir, y ter­mi­nan in­vo­lu­cra­dos en un se­cues­tro con con­se­cuen­cias trá­gi­cas pa­ra su vi­da. Co­mo siem­pre, Gar­cía Ber­nal vuel­ve a pa­sar la prue­ba.

¿Qué tie­ne la di­rec­ción que no tie­ne la ac­tua­ción?

Dirigir es es­tar en un ni­vel de la can­cha dis­tin­to. Es muy di­ver­ti­do crear uni­ver­sos, ocu­par­te de ellos, ex­pe­ri­men­tar un nue­vo len­gua­je co­mo es la se­mióti­ca del cine, y es com­pli­ca­do por­que na­da es­tá es­cri­to so­bre có­mo de­ben ser las co­sas. Es una di­ná­mi­ca que siem­pre me in­tere­só, in­clu­si­ve an­tes de dirigir Dé­fi­cit. Me en­tre­tie­ne, me apa­siono, me enamo­ro mu­cho de la his­to­ria, los per­so­na­jes, el equi­po, el ejer­ci­cio fi­lo­só­fi­co que im­pli­ca ha­cer una pe­lí­cu­la, que es com­ple­ta­men­te trans­ver­sal. Real­men­te es­tás ge­ne­ran­do un uni­ver­so. Más en es­te ti­po de pe­lis que es­tán he­chas a ba­se de pu­ro amor bá­si­ca­men­te, ja­ja.

Chi­cua­ro­tes se fil­mó en San Gre­go­rio, una de las zo­nas más afec­ta­das por el sis­mo ocu­rri­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co, en 2017, ¿có­mo fue la ex­pe­rien­cia de ro­dar en es­te lu­gar?

El pro­ble­ma fue có­mo lle­gar… Se ca­ye­ron las mu­ra­llas de la igle­sia, se ca­yó el cam­pa­na­rio (apa­re­ce en la pe­lí­cu­la), se ca­ye­ron va­rias ca­sas, ca­lles, el mer­ca­do se tro­zó com­ple­ta­men­te… Es­to vol­vió muy com­pli­ca­do la lo­gís­ti­ca de pro­duc­ción. Mu­cha gen­te de la zo­na se que­dó sin em­pleo, pe­ro la pe­lí­cu­la ayu­dó a pa­liar cier­tas co­sas, en­car­ga­mos la co­mi­da, con­tra­ta­mos las lo­ca­cio­nes, a mu­cha gen­te de la zo­na le vino bien la pe­lí­cu­la. Co­mo to­do lu­gar afectado lo que que­rían era vi­si­bi­li­dad (...) To­das las hor­ta­li­zas que co­me­mos en los res­tau­ran­tes en la Ro­ma o la Con­de­sa vie­nen de allí. Es un lu­gar que res­guar­da el pa­sa­do geo­grá­fi­co y es­pi­ri­tual de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Fue una fá­bu­la tra­ba­jar allí, con el paisaje del la­go, el con­flic­to en­tre la ur­ba­ni­dad y la cam­pi­ra­na... San Gre­go­rio es una fá­bu­la en­dé­mi­ca de la ciu­dad. Ade­más, par­ti­ci­pa el ani­mal en­dé­mi­co de la ciu­dad que es el ajo­lo­te.

El te­ma de la vio­len­cia vuel­ve a es­tar pre­sen­te en Chi­cua­ro­tes, ¿por qué te mue­ve tan­to es­te te­ma?

Em­pí­ri­ca­men­te es un te­ma ur­gen­te. Uno de los axio­mas de la pe­lí­cu­la es pre­ci­sa­men­te de dón­de vie­ne la vio­len­cia... Es­tos per­so­na­jes no es­tán en un en­torno po­bre. Su ca­sa es­tá llena de co­sas, son cha­vos que po­drían ele­gir un me­jor por­ve­nir, pe­ro el he­cho de que ha­yan si­do des­pro­vis­tos de amor des­de su in­fan­cia, ha he­cho que no ten­gan la ima­gi­na­ción ni la mú­si­ca pa­ra pen­sar en otra po­si­bi­li­dad. Lo que desean es ha­cer di­ne­ro. Quie­ren es­ca­par pa­ra ser ellos mis­mos.

Con Amo­res Pe­rros ini­cia una nue­va eta­pa en el cine me­xi­cano, en la que tú eres pro­ta­go­nis­ta. Vein­te años des­pués, ¿có­mo ves al cine na­cio­nal?

Hay al­go fas­ci­nan­te en el re­cuer­do de una épo­ca en la que se ha­cían muy po­cas pe­lí­cu­las, y las que se hi­cie­ron, tu­vie­ron mu­cho im­pac­to. En­tra­mos en un ma­pa ci­ne­ma­to­grá­fi­co mun­dial, y hoy en día es fan­tás­ti­co que ten­ga­mos la po­si­bi­li­dad de ha­cer una pe­lí­cu­la en San Gre­go­rio, y se pue­da ver en to­das par­tes del mun­do. No hay te­le­no­ve­la he­cha en San Gre­go­rio que se va­ya a ver en to­das par­tes. Las te­le­no­ve­las ya no son eso, aho­ra son es­tas pe­lí­cu­las con es­tos pun­tos de vista per­so­na­les, in­de­pen­dien­tes, sin cen­su­ra. Es una res­pon­sa­bi­li­dad in­men­sa.

“El cine fue mi igle­sia, pe­ro ¿qué le vas a de­cir a un cha­vi­to que ha cre­ci­do vien­do pe­lí­cu­las en su te­lé­fono o su compu­tado­ra... ¿qué no se pue­de? Es una gran ma­ma­da”, di­ce so­bre el fu­tu­ro del cine.

ARRI­BA: EL CA­GA­LE­RA (BENNY EMMANUEL) Y EL MO­LO­TE­CO (GA­BRIEL CARBAJAL) EN UNA ES­CE­NA DE CHI­CUA­RO­TES. ABA­JO: GAEL GAR­CÍA BER­NAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.