Ali­mén­ta­te BIEN

VOGUE (México) - - BELLEZA DIETA -

Com­bi­na­das de for­ma co­rrec­ta, las re­ce­tas apor­tan al cuer­po to­do lo que ne­ce­si­ta pa­ra es­tar sano y man­te­ner unos ni­ve­les de ener­gía es­ta­bles a lo lar­go del día. EQUI­LI­BRIO y sen­ti­do co­mún son los dos úni­cos ingredient­es obli­ga­to­rios a seguir. Por­que una die­ta sa­lu­da­ble de­be ser un PRE­MIO y ja­más ver­se co­mo un cas­ti­go

To­dos co­no­ce­mos la pa­la­bra die­ta que es muy ex­ten­di­da y, a la vez, muy odia­da ya que, pa­ra bien o pa­ra mal, se­gu­ra­men­te la ma­yo­ría he­mos he­cho al­gu­na o he­mos “in­ten­ta­do” lle­var­la a ca­bo con el n de re­gu­lar nues­tro or­ga­nis­mo, ya fue­ra por vo­lun­tad pro­pia o por pres­crip­ción mé­di­ca. Pe­ro, ¿sa­bes de dón­de pro­vie­ne el con­cep­to de die­ta? La pa­la­bra die­ta vie­ne del grie­go “díai­ta”, tér­mino que pa­ra los grie­gos ha­cía re­fe­ren­cia al con­trol de sus há­bi­tos en ge­ne­ral y no so­lo en la es­fe­ra ali­men­ti­cia.

¿Pe­ro en qué mo­men­to de la his­to­ria se aso­ció el con­cep­to de die­ta al úni­co ám­bi­to ali­men­ti­cio? En 1990, el doc­tor Geor­ge Bray reali­zó un ar­tícu­lo pa­ra la re­vis­ta “In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Obe­sity” des­ta­can­do la apa­ri­ción en 1863 de la pri­me­ra die­ta mi­la­gro crea­da por el abo­ga­do Wi­lliam Ban­ting. El abo­ga­do re­dac­tó una car­ta ti­tu­la­da “Car­ta di­ri­gi­da al pú­bli­co so­bre la cor­pu­len­cia” don­de acon­se­ja­ba una die­ta ri­ca en pro­teí­nas, die­ta que si­gue de mo­da, ¿o aca­so no les sue­na de na­da “la die­ta Dun­kan”?. Y des­de es­ta supuesta pri­me­ra die­ta mi­la­gro­sa has­ta nues­tros días, no de­jan de apa­re­cer mu­chas más que pro­me­ten los me­jo­res re­sul­ta­dos sin te­ner una co­rrec­ta ba­se cien­tí ca que la ga­ran­ti­ce co­mo sa­lu­da­ble. La cla­ve pa­ra adel­ga­zar es­tá en la química y en man­te­ner un equi­li­brio. La química de la nutrición pro­po­ne em­pe­zar por de­jar de con­tar calorías. Una cos­tum­bre que, ade­más de re­sul­tar pe­sa­da, no tie­ne en cuen­ta que el aporte calórico de ca­da ali­men­to tie­ne un efec­to di­fe­ren­te en el cuer­po. Por ejem­plo, tan­to los hi­dra­tos de car­bono (ve­ge­ta­les, lác­teos) co­mo las pro­teí­nas (ani­ma­les o ve­ge­ta­les) apor­tan 4 ki­lo­ca­lo­rías por gra­mo, pe­ro las pro­teí­nas sue­len es­tar acom­pa­ña­das de gra­sas, lo que ha­ce que, al nal, su aporte calórico sea ma­yor. Y am­bos son ne­ce­sa­rios pa­ra que el cuer­po fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te. De acuer­do con es­tu­dios re­cien­tes, pa­ra man­te­ner una ˜ora in­tes­ti­nal sa­lu­da­ble y un pe­so idó­neo, so­lo de­be­mos de apren­der a re­co­no­cer los ali­men­tos que nos be­ne cian al mis­mo tiem­po que nos ha­cen man­te­ner el pe­so so­ña­do y sin po­ner en ries­go la sa­lud.

De­be­mos de to­mar en cuen­ta que la sa­lud co­mien­za por nues­tro in­tes­tino, que es don­de se ar­ma, pie­za a pie­za, el 70% de nues­tra in­mu­ni­dad. Y por una bue­na ra­zón: un in­tes­tino car­ga­do de bac­te­rias bue­nas, al­re­de­dor de unos 40.000 mi­llo­nes, pre­vie­ne la apa­ri­ción de las en­fer­me­da­des más co­mu­nes, co­mo el so­bre­pe­so, el as­ma, la dia­be­tes o las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Y, ¿qué po­de­mos ha­cer al res­pec­to? Fa­vo­re­cer los ali­men­tos pre­bió­ti­cos: al­mi­do­nes re­sis­ten­tes, fruc­ta­nos, be­ta­glu­ca­nos, bras, po­li­fe­no­les pa­ra ayu­dar a la pro­li­fe­ra­ción de bac­te­rias be­ne cio­sas. En­sa­la­da de pas­ta in­te­gral de tri­go; cus­cús de po­llo con sé­mo­la in­te­gral; plá­ta­nos, gar­ban­zos y fru­tos se­cos. Otra op­ción es la de op­tar por ali­men­tos cru­dos. De­be­mos de te­ner en cuen­ta que más del 90% de los pro­duc­tos de con­su­mo: co­mi­das pre­pa­ra­das, pos­tres, co­mi­das dis­po­ni­bles pre­sen­tan un des­equi­li­brio nu­tri­cio­nal o que la to­xi­ci­dad de un le­te de car­ne muy he­cho equi­va­le

su­frir.· a la de mil ci­ga­rri­llos. Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, las re­ce­tas de­mues­tran su am­plia ga­ma de po­si­bi­li­da­des y rom­pen con los fal­sos mi­tos que ase­gu­ran que pa­ra man­te­ner­se sa­lu­da­ble hay que

LA QUÍMICA DE LA NUTRICIÓN PRO­PO­NE DE­JAR DE CON­TAR CALORÍAS, YA QUE NO TIE­NE EN CUEN­TA QUE EL APORTE CALÓRICO DE CA­DA ALI­MEN­TO TIE­NE UN EFEC­TO DI­FE­REN­TE EN EL CUER­PO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.