HA­BLAR sin Ta­pu­jos

De­ses­tig­ma­ti­zar y nor­ma­li­zar la de­pre­sión es el PRI­MER pa­so pa­ra su­pe­rar es­te PRO­BLE­MA. Ca­da vez más ce­le­bri­da­des con­fie­san ha­ber­la pa­de­ci­do y se im­pli­can en la cau­sa pa­ra rom­per el TABÚ

VOGUE (México) - - BELLEZA SALUD - ·MA­RÍA R. RI­VE­RA

“Cuan­do leí Born to Run, el li­bro de me­mo­rias de Bru­ce Springs­teen en el que cuen­ta al­to y cla­ro la de­pre­sión que le ha acom­pa­ña­do de for­ma re­cu­rren­te a lo lar­go de su vi­da, me ale­gré mu­cho”, asegura el psi­coa­na­lis­ta Juan Mar­tí­nez-Me­na, del Cen­tro de Es­tu­dios y Apli­ca­ción del Psi­coa­ná­li­sis. “Por su­pues­to, no me ale­gré de que la pa­de­cie­se, sino de que al­guien co­mo él die­se voz a un tras­torno que afec­ta a unos 350 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do y que, mu­chos, si­guen vi­vien­do con ver­güen­za; lo cual no fa­ci­li­ta ni su diag­nós­ti­co ni su tra­ta­mien­to”. Tan­to es así, que la OMS es­ti­ma que un 60% de to­dos esos afec­ta­dos no es­tán tra­ta­dos (unos 210 mi­llo­nes), y uno de sus ob­je­ti­vos den­tro de su Pro­gra­ma Mun­dial de Ac­ción en Sa­lud Men­tal es com­ba­tir “el es­tig­ma y la dis­cri­mi­na­ción de quie­nes pa­de­cen tras­tor­nos men­ta­les”. “Es­ta es­tig­ma­ti­za­ción es al­go que ve­mos en con­sul­ta de ma­ne­ra fre­cuen­te”, afir­ma Re­me­dios Gu­tié­rrez, psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta. “Mu­chos pa­cien­tes lle­van años arras­tran­do una de­pre­sión has­ta que se de­ci­den a acu­dir a tra­ta­mien­to y, una vez ini­cia­do, no son po­cos los que lo ocul­tan a su fa­mi­lia, pa­re­jas y ami­gos”. La OMS, sin em­bar­go, lle­va años po­nien­do de ma­ni­fies­to la im­por­tan­cia de tra­tar­lo cuan­to an­tes y que la efi­ca­cia de las te­ra­pias es ma­yor “cuan­do se cuen­ta, no so­lo con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va del pa­cien­te, sino con el apo­yo de sus alle­ga­dos”.

Por eso, es im­por­tan­te que las ca­ras co­no­ci­das ayu­den a nor­ma­li­zar­lo, y que ce­le­bri­da­des que en apa­rien­cia po­seen to­do el su­pues­to kit de la fe­li­ci­dad (é­xi­to, be­lle­za, fa­ma, di­ne­ro, pa­re­ja, hi­jos... ) cuen­ten que pa­de­cen o han pa­de­ci­do el pro­ble­ma, que han ido a te­ra­pia, que to­man an­ti­de­pre­si­vos, etc. “Es­to ayu­da a que quie­nes les es­cu­chan no se sien­tan co­mo bi­chos ra­ros”, opi­na Mar­tí­nez-Me­na, quien apun­ta que es es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo que le­van­ten la voz las mu­je­res, en­tre quie­nes la in­ci­den­cia de es­te tras­torno es ca­si el do­ble que en los hom­bres. De­trás de es­ta ci­fra es­tá la de­pre­sión post­par­to (afec­ta a 1 de ca­da 5 ma­dres re­cien­tes), que im­pli­ca un ex­tra de cul­pa­bi­li­dad y tabú al sen­tir tris­te­za cuan­do se su­po­ne que un hi­jo ten­dría que dar­les fe­li­ci­dad. Cour­te­ney Cox, Drew Barry­mo­re, Broo­ke Shields, Ade­le o Gwy­neth Pal­trow son al­gu­nas de las que han ayu­da­do a vi­si­bi­li­zar la fa­ce­ta de es­te tras­torno aso­cia­da a la ma­ter­ni­dad y ex­pli­ca­do có­mo con­si­guie­ron su­pe­rar­lo. Shields in­clu­so pu­bli­có un li­bro al res­pec­to, Down Came the Rain: My Jour­ney Th­rough Post­par­tum De­pres­sion, y ha a ar­ma­do, ta­jan­te, que “pa­sar por es­te tran­ce no quie­re de­cir que seas una ma­la ma­dre o que es­tés lo­ca y, so­bre to­do, no

sig­ni­fi­ca que no quie­ras a tus hi­jos”. Tam­bién Diana de Ga­les se rió, en una en­tre­vis­ta en 1995, a la de­pre­sión post­par­to: “Lo pa­sé muy mal tras dar a luz. No pu­de ha­blar de ello con na­die. Fue un mo­men­to muy di­fí­cil de mi vi­da: me des­per­ta­ba por las ma­ña­nas sin ga­nas de sa­lir de la ca­ma, me sen­tía in­com­pren­di­da y con la au­to­es­ti­ma por los sue­los”.

En Holly­wood, Ca­rrie Fis­her, la ac­triz que dio vi­da a la mí­ti­ca prin­ce­sa Leia, se con­vir­tió en una de las pio­ne­ras en de­ses­tig­ma­ti­zar las en­fer­me­da­des men­ta­les al des­ve­lar que pa­de­cía un tras­torno ma­nia­co-de­pre­si­vo que le ha­cía vi­vir en una es­pe­cie de mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal. Más ade­lan­te, en 2006, la mis­mí­si­ma Be­yon­cé hi­zo pú­bli­ca una de­pre­sión se­ve­ra tras la se­pa­ra­ción del gru­po Des­tiny’s Child. Y, tras ella, mu­chas otras. Mu­chí­si­mas. La au­to­ra de la sa­ga Harry Pot­ter, la es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca J. K. Row­ling con­ta­ba en 2010 a Oprah Win­frey, su ten­den­cia a la de­pre­sión des­de muy jo­ven. “No sen­tía na­da y no te­nía es­pe­ran­za de sen­tir­me me­jor. Es muy di­fí­cil ha­cér­se­lo en­ten­der a al­guien que nun­ca ha­ya es­ta­do de­pri­mi­do, por­que no se tra­ta de tris­te­za. La tris­te­za no es al­go ma­lo ¿sa­bes? Llo­ras, sien­tes .... Pe­ro esa sen­sa­ción de no sen­tir na­da, esa sen­sa­ción de va­cío .... Pen­sar en mi hi­ja hi­zo que bus­ca­se ayu­da pro­fe­sio­nal”. Por su par­te, la ac­triz y can­tan­te De­mi Lo­va­to, tras in­gre­sar en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción a con­se­cuen­cia de una de­pre­sión agra­va­da por un tras­torno ali­men­ti­cio y adic­cio­nes a las dro­gas y el al­cohol, tam­po­co ha du­da­do en ha­blar de ello y de las me­di­das to­ma­das pa­ra su­pe­rar­lo y man­te­ner­lo a ra­ya. Igual­men­te, Cat­he­ri­ne Ze­ta-Jo­nes, aque­ja­da de tras­torno bi­po­lar, ha ma­ni­fes­ta­do que “no hay nin­gu­na ne­ce­si­dad de su­frir en si­len­cio ni sen­tir ver­güen­za por pe­dir ayu­da”. La mo­de­lo, Ca­ra De­le­vig­ne, por su par­te, se sir­vió de las re­des so­cia­les pa­ra re­ve­lar en 2015 que en su vi­da na­da era lo que pa­re­cía y con­fe­sar pe­rio­dos de­pre­si­vos in­ter­mi­ten­tes des­de su ado­les­cen­cia, si­tuan­do uno de los peo­res cuan­do es­ta­ba en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra, lle­gan­do a te­ner pen­sa­mien­tos sui­ci­das. Otra mo­de­lo, Ad­woa Aboah se des­nu­dó (li­te­ral­men­te) en cuer­po y alma, en un ví­deo pa­ra You­Tu­be (con mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes) ex­po­nien­do su lu­cha con­tra una de­pre­sión y adic­cio­nes que la con­du­je­ron a un in­ten­to de sui­ci­dio en 2014. Lue­go creó Gurls Talk: una co­mu­ni­dad on­li­ne con­ce­bi­da pa­ra que mu­je­res, ni­ñas y ado­les­cen­tes pue­dan ha­blar en­tre ellas y ob­te­ner apo­yo so­bre muy dis­tin­tos te­mas. Lady Ga­ga, Aman­da Sey­fried, Mi­ley Cy­rus, Se­le­na Go­mez o Be­lla Ha­did son otras fa­mo­sas que han li­dia­do, su­pe­ra­do y con­fe­sa­do es­ta do­len­cia.

Es­tá cla­ro, pues, que exis­te un mo­vi­mien­to in cres­cen­do que im­pul­sa a ‘sa­lir del ar­ma­rio’ en cues­tión de en­fer­me­da­des men­ta­les. Pe­ro, ¿ayu­da real­men­te es­te fe­nó­meno ce­le­brity a deses­tig­ma­ti­zar­las en­tre el res­to de la po­bla­ción? Pa­re­ce que sí. Se­gún los da­tos de un son­deo rea­li­za­do en 2014 por la or­ga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca Mind (mind.org.uk), cu­ya mi­sión es pro­por­cio­nar in­for­ma­ción y so­por­te a las per­so­nas con en­fer­me­da­des men­ta­les y a sus fa­mi­lias, cer­ca del 30% de las 2.000 per­so­nas en­cues­ta­das re­co­no­ció que pu­do ha­blar de un pro­ble­ma psi­quiá­tri­co con un ser que­ri­do co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta de una de­cla­ra­ción pú­bli­ca de un fa­mo­so, y el 25% ex­pli­ca­ron que oír esas ma­ni­fes­ta­cio­nes fue el de­to­nan­te pa­ra plan­tear­se sus pro­pios pro­ble­mas y pe­dir ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.