Di­nas­tía Con Conciencia

Uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de Sis­ley es pro­te­ger a las NUE­VAS ge­ne­ra­cio­nes de los ti­pos de con­ta­mi­na­ción que exis­ten y que da­ñan la epi­der­mis. A la par, con­ti­núan brin­dan­do nue­vas fór­mu­las de ma­qui­lla­je con tra­ta­mien­tos ca­da vez más po­ten­tes

VOGUE (México) - - BELLEZA TENDENCIAS - V.

Las fa­mi­lias son el fe­nó­meno del mo­men­to: pro­ta­go­ni­zan cam­pa­ñas, aca­pa­ran por­ta­das y arra­san en las re­des so­cia­les. Pe­ro los d’Or­nano triun­fa­ron mu­cho an­tes de la fie­bre por el #fa­mil­yGoals. Ellos es­tán de­trás de la pres­ti­gio­sa fir­ma de be­lle­za Sis­ley. A co­mien­zos del año nos tras­la­da­mos a Pa­rís, en don­de Isa­be­lle d’Or­nano nos abrió, una vez más, las puer­tas de su re­si­den­cia en La Ciu­dad de la Luz pa­ra com­par­tir­nos sus no­ve­da­des, en­tre obras de ar­te y an­ti­güe­da­des y ‘en fa­mi­lia’. Real­men­te una for­ma ex­cep­cio­nal de des­cu­brir lo que hay de­trás de sus lan­za­mien­tos, por­que seguir las re­glas con­ven­cio­na­les de la in­dus­tria de be­lle­za nun­ca ha si­do el mo­dus ope­ran­di de Sis­ley, sino to­do lo con­tra­rio. Des­de 1976, sus fun­da­do­res se des­ta­ca­ron por su es­pí­ri­tu vi­sio­na­rio con la crea­ción de la pri­me­ra em­pre­sa de fi­to­cos­me­to­lo­gía y, des­de en­ton­ces, Sis­ley se ha en­fo­ca­do en crear

pro­duc­tos de al­ta ga­ma re­co­no­ci­dos por su in­ves­ti­ga­ción, ca­li­dad y re­sul­ta­dos com­pro­ba­dos. Cua­tro dé­ca­das des­pués, la em­pre­sa fa­mi­liar si­gue es­cri­bien­do sus pro­pias re­glas. Por ello, Ma­da­me d’Or­nano nos in­vi­tó a vi­si­tar la Maison Sis­ley,

un es­pa­cio de 360 me­tros cua­dra­dos ubi­ca­do en un edi­fi­cio Art De­có so­bre la ave­ni­da Fried­land, en don­de nos reuni­mos con Jo­sé Gi­nes­tar, di­rec­tor cien­tí­fi­co de la maison, quien nos com­par­tió có­mo lo­grar y con­ser­var la sa­lud en la epi­der­mis a pe­sar de to­das las agre­sio­nes a las que nos en­fren­ta­mos to­dos los días.

“Ese re­fres­can­te efec­to sa­lu­da­ble y des­can­sa­do pro­pio de la ju­ven­tud, se co­no­ce co­mo el efec­to glow y se re­fie­re a ese bri­llo que se re­fle­ja en un rostro hi­dra­ta­do, ju­go­so y lu­mi­no­so”. Hay que dis­tin­guir en­tre el res­plan­dor ins­tan­tá­neo que con­si­guen al­gu­nos pro­duc­tos o el du­ra­de­ro, que pro­vie­ne de den­tro y so­lo se lo­gra man­te­nien­do la piel sa­lu­da­ble a tra­vés de ru­ti­nas que co­rri­jan, pro­te­jan y pre­ven­gan más da­ños”, ex­pli­ca Jo­sé Gi­nes­tar. “La lu­mi­no­si­dad es una ca­rac­te­rís­ti­ca in­he­ren­te a la piel, pe­ro hay fac­to­res ex­ter­nos –con­ta­mi­na­ción, sol, ta­ba­co, ali­men­ta­ción...– que pro­vo­can su pér­di­da”, afir­ma. Pa­ra el día, pro­po­ne el más re­cien­te lan­za­mien­to de la maison, el Sis­le­Youth An­ti-Po­llu­tion,

“Es­te es un tra­ta­mien­to ener­gi­zan­te y sú­per hi­dra­tan­te que pro­te­ge la piel con­tra to­do ti­po de con­ta­mi­na­ción: in­te­rior, ex­te­rior y nue­vas tec­no­lo­gías (digital, vin­cu­la­da a la luz azul)”. “El es­ti­lo de vi­da com­pli­ca­do, es­trés, ex­po­si­ción a di­fe­ren­tes con­ta­mi­nan­tes tie­nen un im­pac­to di­rec­to y vi­si­ble en la piel”. “Te­ne­mos que in­for­mar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes acer­ca de los ti­pos de con­ta­mi­na­ción que exis­te y que da­ñan su epi­der­mis: in­te­rior, ex­te­rior y de las nue­vas tec­no­lo­gías vin­cu­la­das a la luz azul. La ven­ta­ja de es­te lan­za­mien­to es su po­de­ro­so coc­tel de an­ti­oxi­dan­tes, an­ti-radicales li­bres y ac­ti­vos pro­tec­to­res que pro­mue­ven la retención de agua en la epi­der­mis, con­tri­bu­yen­do a la hi­dra­ta­ción ade­cua­da de la piel. Y pa­ra la no­che, “tra­ta­mien­tos an­ti­en­ve­je­ci­mien­to y re­pa­ra­do­res con re­ti­nol” pa­ra se­llar la piel y luz­ca en óp­ti­mas con­di­cio­nes”, fi­na­li­za. Pe­ro, eso no es to­do, des­pués de nues­tra pla­ti­ca con Gi­nes­tar, nos aguar­da­ba una úl­ti­ma sen­sa­ción. La pre­sen­ta­ción de la nue­va mas­ca­ra de pes­ta­ñas So Vo­lu­me, con pig­men­tos ul­tra pu­ros de do­ble co­ber­tu­ra que ofre­cen un co­lor in­ten­so y de lar­ga du­ra­ción con re­sul­ta­dos mul­ti­di­men­sio­na­les: vo­lu­men ins­tan­tá­neo, ri­zo y de­fi­ni­ción. La cual tu­ve la opor­tu­ni­dad

com­pla­cer.·C. de pro­bar y efec­ti­va­men­te, em­be­lle­ció mi mi­ra­da en un plis-plas, con­fe­san­do que soy una jue­za bas­tan­te di­fí­cil de

EL ES­TI­LO DE VI­DA Y LA EX­PO­SI­CIÓN A DI­FE­REN­TES CON­TA­MI­NAN­TES TIE­NEN UN IM­PAC­TO DI­REC­TO Y VI­SI­BLE EN LA PIEL, LOS AN­TI­OXI­DAN­TES, AN­TI-RADICALES LI­BRES Y AC­TI­VOS PRO­TEC­TO­RES PRO­MUE­VEN LA RETENCIÓN DE AGUA EN LA EPI­DER­MIS, CON­TRI­BU­YEN­DO A UNA HI­DRA­TA­CIÓN ADE­CUA­DA DE LA PIEL

Iz­da.: Sis­le­youth An­tiPo­llu­tion, de Sis­ley; aba­jo: Re­tra­to de la fa­mi­lia d’Or­nano.

Mas­ca­ra de pes­ta­ñas So Vo­lu­me, de Sis­ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.