Mu­jer de la Huas­te­ca,

Abo­ga­da y ma­dre, Car­men Mar­tí­nez pro­ta­go­ni­za AT’ANII’, la pri­me­ra pe­lí­cu­la fil­ma­da en len­gua tee­nek. Un tra­ba­jo del ci­neas­ta y do­cu­men­ta­lis­ta An­to­nino Isor­dia. Vogue via­jó con ellos a es­ta re­gión pa­ra des­cu­brir la enor­me ri­que­za de es­ta co­mu­ni­dad ANCENSTR

VOGUE (México) - - CONTENT - Fo­tó­gra­fa ANA HOP Rea­li­za­ción DA­NIEL VIC­TO­RIA

Con­ver­sa­mos con Car­men Mar­tí­nez quien pro­ta­go­ni­za At’Anii’, la pri­me­ra pe­lí­cu­la fil­ma­da en len­gua tee­nek.

La con­ver­sa­ción na­ció en un ta­ller. Ha­cía tiem­po que An­to­nino Isor­dia y di­ver­sos jó­ve­nes pla­ti­ca­ban so­bre pro­ble­má­ti­cas de aque­lla co­mu­ni­dad en la Huas­te­ca Po­to­si­na. De es­ta ma­ne­ra, la obra de Ing­mar Berg­man, Jean-Luc Go­dard, Ju­lio Me­dem y Car­los Rey­ga­das era su fuen­te de ins­pi­ra­ción. El pro­yec­to to­mó for­ma. Isor­dia hi­zo lo su­yo co­mo ci­neas­ta y do­cu­men­ta­lis­ta y aque­llos re­cuer­dos de su in­fan­cia con­vir­tie­ron a At’Anii’ en la pri­me­ra pe­lí­cu­la fil­ma­da en len­gua tee­nek.

Es­te tra­ba­jo bus­ca “crear una es­pe­cie de sím­bo­lo o ana­lo­gía so­bre lo que es­tá pa­san­do en la so­cie­dad y que ha lle­va­do a los hom­bres a vio­len­tar a las mu­je­res. Tra­ta­mos de cons­truir una cir­cuns­tan­cia en la que la mo­der­ni­dad lle­ga­ra y rom­pie­ra tam­bién con las re­glas exis­ten­tes de con­vi­ven­cia”, cuen­ta Isor­dia, di­rec­tor del fil­me. Tu aman­te, co­mo es tra­du­ci­da al es­pa­ñol, re­la­ta una his­to­ria que cap­tu­ra la ri­que­za de la Huas­te­ca, el ma­triar­ca­do, el machismo y la pro­fun­da re­la­ción de la cul­tu­ra tee­nek con el agua. De es­ta ma­ne­ra, la co­mu­ni­dad de Ta­ma­le­tom se con­vier­te en el es­ce­na­rio de un dis­cur­so que vi­sua­li­za el irrum­pi­mien­to de la mo­der­ni­dad den­tro de una co­mu­ni­dad po­to­si­na ba­jo la pre­mi­sa de la con­tem­po­ra­nei­dad.

Fue ha­ce cin­co años que una jo­ven de 22 años, Car­men Mar­tí­nez, se en­con­tró con una con­vo­ca­to­ria pa­ra rea­li­zar el cas­ting de una pe­lí­cu­la. Atraí­da por la idea de la ac­tua­ción, apro­ve­chó sus va­ca­cio­nes y asis­tió. “Creo que ya lle­gó nues­tra

Ene­di­na”, le di­jo Ru­fino Me­di­na, asis­ten­te de di­rec­ción, a Isor­dia al ver­la lle­gar. Car­men, con un ni­ño de ocho me­ses en bra­zos, dio la au­di­ción. Po­cos mi­nu­tos bas­ta­ron pa­ra com­pro­bar que sí, era ella. “La cul­tu­ra tee­nek tie­ne, en sus orí­ge­nes más an­ces­tra­les, el cul­to a la sen­sua­li­dad. Es­to era al­go que queríamos pro­yec­tar en el per­so­na­je de Ene­di­na; una mu­jer que fue­ra car­ne y de­mo­nio. En cuan­to la vi­mos, lo su­pi­mos”, re­cuer­da Isor­dia.

“Cuan­do le di­je a mi es­po­so: ¿Qué crees? Hi­ce un cas­ting y re­sul­ta que que­dé, es­ta­ba muy emo­cio­na­da”, nos cuen­ta Car­men, ori­gi­na­ria de la co­mu­ni­dad de Huehuetlán. Su len­gua ma­ter­na es el tee­nek y apren­dió es­pa­ñol con­for­me su cre­ci­mien­to y educación pri­ma­ria. Aho­ra, es li­cen­cia­da en De­re­cho con es­pe­cia­li­za­ción en asun­tos in­dí­ge­nas y por ello el pro­yec­to co­bró un sen­ti­do di­fe­ren­te pa­ra ella. “Sien­do per­so­na ori­gi­na­ria de una co­mu­ni­dad, sig­ni­fi­ca mu­cho por­que real­za mi len­gua ma­ter­na, mar­ca la vio­len­cia de gé­ne­ro que aún exis­te. De he­cho, es­ta fue una de las ra­zo­nes que me lle­vó a es­tu­diar la li­cen­cia­tu­ra en de­re­cho. Su­ce­de que en la co­mu­ni­dad no to­das las mu­je­res pue­den ha­cer jus­ti­cia por­que no sa­ben ha­blar es­pa­ñol o ne­ce­si­tan de tra­duc­to­res y hay que pa­gar un abo­ga­do. Mi in­te­rés se en­fo­ca en ayu­dar de esa ma­ne­ra”, asegura Car­men.

At’Anii’ se su­ma a otras cin­tas fil­ma­das en len­guas in­dí­ge­nas. ¿El ob­je­ti­vo? Res­ca­tar di­chos dia­lec­tos. Sin em­bar­go, es­ta cin­ta es tam­bién “un pro­ce­so de sim­bio­sis. Creo que en la cul­tu­ra me­xi­ca­na la na­rra­ti­va ha lle­ga­do a un ni­vel de ago­ta­mien­to te­má­ti­co bas­tan­te des­afor­tu­na­do. Y creo que las cul­tu­ras

ES­TA­RÍA ENCANTADA DE VOL­VER A REA­LI­ZAR UNA PE­LÍ­CU­LA, PE­RO TAM­BIÉN, ME IN­TERE­SA HA­CER LA­BOR EN MI CO­MU­NI­DAD: IMPARTIR TA­LLE­RES A MU­JE­RES, HA­BLAR CON ELLAS SO­BRE LA VIO­LEN­CIA DE GÉ­NE­RO, HA­CER AL­GÚN PRO­YEC­TO SO­BRE NUES­TRA LEN­GUA, RES­CA­TAR NUES­TRA CUL­TU­RA Y CUI­DAR NUES­TRO ME­DIO AM­BIEN­TE

ori­gi­na­rias de Mé­xi­co son una opor­tu­ni­dad pa­ra la in­no­va­ción de to­da es­ta na­rra­ti­va. Si se ha­cen más pe­lí­cu­las en es­tas len­guas, po­dría ir ge­ne­ran­do do­cu­men­tos de có­mo se es­tán ha­blan­do es­tas len­guas en la ac­tua­li­dad”, asegura Isor­dia.

Han pa­sa­do cin­co años des­de la fil­ma­ción de At’Anii’. “Que­re­mos mos­trar At’Anii’ en un plano lo­cal, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Que to­dos es­te­mos or­gu­llo­sos de nues­tras raí­ces y de ha­blar una len­gua” asegura Car­men, cu­yos es­fuer­zos se en­fo­can en di­ver­sos pro­yec­tos. “Cla­ro que me gus­ta­ría par­ti­ci­par en otros pro­yec­tos. Es­ta­ría encantada de vol­ver a rea­li­zar una pe­lí­cu­la, pe­ro tam­bién quie­ro ejer­cer mi pro­fe­sión. Me in­tere­sa ha­cer la­bor en mi co­mu­ni­dad: impartir ta­lle­res a las mu­je­res, ha­blar con ellas so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro, ha­cer al­gún pro­yec­to so­bre nues­tra len­gua, res­ca­tar nues­tra cul­tu­ra y cui­dar nues­tro me­dio am­bien­te”, con­fie­sa Car­men.

Di­cen que el tiem­po es ab­so­lu­to. Ya lo es­cri­bía Car­los Fuen­tes en su li­bro El Na­ran­jo: “Po­bre Ma­lin­che, pe­ro ri­ca Ma­lin­che tam­bién, que con su hom­bre de­ter­mi­nó la his­to­ria”.

Des­de nues­tros Siem­pre.·ATENEA orí­ge­nes, la len­gua ha si­do una de­ter­mi­nan­te. Des­pués de to­do, nues­tro pre­sen­te es­tá siem­pre mar­ca­do por la his­to­ria.

“Que­re­mos mos­trar At’Anii’ en un plano lo­cal, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Que to­dos es­te­mos or­gu­llo­sos de nues­tras raí­ces y de ha­blar una len­gua. Es­te fil­me me de­ja una en­se­ñan­za muy gran­de: pre­ser­var mi len­gua ma­ter­na. Ten­go un ni­ño de cin­co años y le estoy en­se­ñan­do a ha­blar tee­nek”, cuen­ta Car­men Mar­tí­nez. Iz­quier­da: top y pantalón de Lo­re­na Sa­ra­via, pen­dien­tes de Huas­teK Art en Hotel Bou­ti­que San­ta Lu­cía. En pá­gi­na opues­ta: ves­ti­do es­tam­pa­do, de He­cho.

“At’Anii’ re­to­ma lo que se vi­ve en mi co­mu­ni­dad: el mal­tra­to a la mu­jer, la in­fi­de­li­dad y el aban­dono de ni­ños. Cuan­do es­tre­na­mos la pe­lí­cu­la llo­ré por­que re­vi­ví mu­chas co­sas que yo mis­ma vi­ví”, re­cuer­da Car­men. De­re­cha: fal­da y top de Cihuah. En pá­gi­na opues­ta: ves­ti­do de He­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.