Mu­jer y po­der,

Te­re­sa Ruiz in­ter­pre­ta a la mí­ti­ca REI­NA que se abrió ca­mino en­tre los so­be­ra­nos de la dro­ga, en la se­rie Nar­cos: Mé­xi­co. En su PA­PEL co­mo Isa­be­lla Bau­tis­ta, ha te­ni­do que ex­plo­rar las com­ple­ji­da­des que en­fren­ta la AMBICIÓN fe­me­ni­na en un mun­do do­mi­na­do p

VOGUE (México) - - CONTENT - Fo­tó­gra­fa GIA COP­PO­LA Es­ti­lis­ta PA­ME­LA OCAM­PO

Gia Cop­po­la fo­to­gra­fía a Te­re­sa Ruiz: la mí­ti­ca rei­na que se abrió ca­mino en­tre los so­be­ra­nos de la dro­ga, en la se­rie Nar­cos: Mé­xi­co.

Fuer­te y vul­ne­ra­ble. Una dua­li­dad que la ha dis­tin­gui­do du­ran­te la pro­duc­ción de Net­flix y que pue­do re­co­no­cer tam­bién fue­ra del per­so­na­je. Han pa­sa­do ca­si dos dé­ca­das des­de que Te­re­sa Ruiz de­jó su na­tal Oa­xa­ca, sien­do una ni­ña de 12 años, y hoy es­tá con­ver­ti­da en una mu­jer con po­de­ro­so en­can­to la­tino que se abre ca­mino en Holly­wood. Su des­tino es­ta­ba le­jos de los ca­mi­nos de tie­rra de San­tia­go Ma­tatlán, por los que la ac­triz cre­ció co­rrien­do y ju­gan­do con sus pri­mos. Re­cuer­da ayu­dar a su ma­má a em­bo­te­llar mez­cal: “Lo suc­cio­ná­ba­mos con la bo­ca por el tu­bo de un tam­bo a gra­nel y lo pa­sá­ba­mos a las bo­te­llas que lue­go mi ma­má ven­día”. Tam­bién la re­cuer­da a ella ves­ti­da de tehua­na, lis­ta pa­ra la Ve­la “con su to­ca­do de flo­res en la ca­be­za y a mi pa­pá lle­ván­do­la del bra­zo, me de­cían que cuan­do cre­cie­ra tam­bién me lle­va­rían”, me com­par­te Te­re­sa.

A prin­ci­pio de los años se­ten­ta sus tíos pa­ter­nos mi­gra­ron a Ca­li­for­nia, eran par­te de uno de los pri­me­ros gru­pos de oa­xa­que­ños que en la bús­que­da de una me­jor suer­te tran­si­ta­ron al otro la­do de la fron­te­ra. “Yo des­de muy ni­ña iba y ve­nía de Los Án­ge­les por­que en nues­tra fa­mi­lia era ya muy nor­mal mo­ver­nos en­tre los dos paí­ses. Así cre­ci­mos ca­si to­dos los pri­mos, co­mo a los 12 años mi pa­pá de­ci­dió mu­dar­nos for­mal­men­te a Ciu­dad Juá­rez, y que yo cru­za­ra dia­rio pa­ra ir a la es­cue­la en El Pa­so, Te­xas”. Fue así que ter­mi­nó es­ta­ble­cién­do­se en Es­ta­dos Uni­dos, y no re­gre­só a Mé­xi­co has­ta que fi­na­li­zó sus es­tu­dios y co­men­zó a tra­ba­jar co­mo ac­triz. No es for­tui­ta esa mi­ra­da afi­la­da y esa fir­me­za de ca­rác­ter. Es­tas mi­gra­cio­nes cur­tie­ron su se­gu­ri­dad den­tro y fue­ra de es­ce­na. No so­lo fue en­fren­tar el con­flic­to de iden­ti­dad al que sue­le es­tar ex­pues­to cual­quie­ra que mi­gra a una edad tem­pra­na, “criar­te en otro país, adop­tar­lo co­mo tu­yo y ver al pro­pio co­mo le­jano es al­go ex­tra­ño, so­bre to­do cuan­do es­tás cre­cien­do”. En la eta­pa ado­les­cen­te es­te cho­que in­terno se agu­di­zó. “Re­cuer­do sen­tir­me di­fe­ren­te a la ma­yo­ría de las mu­cha­chas po­pu­la­res de mi es­cue­la, yo con mi cuer­po un po­co más ‘lle­ni­to’, no me­día 1.70 ni te­nía la piel co­mo por­ce­la­na. Cues­ta mu­cho en­ten­der que ser di­fe­ren­te es­tá bien, que ser mo­reno trae con­si­go un or­gu­llo y una tra­di­ción en vez de un es­tig­ma, y que ha­blar es­pa­ñol e in­glés me­dio re­vuel­tos tam­po­co es­tá tan mal”.

Ella se ha he­cho fuer­te a sí mis­ma, con el mis­mo ím­pe­tu con el que ha ido cons­tru­yen­do uno de sus pa­pe­les más im­por­tan­tes has­ta aho­ra: Isa­be­lla Bau­tis­ta, que nos da­rá mu­cho más en la se­gun­da tem­po­ra­da de Nar­cos: Mé­xi­co, cu­ya pro­duc­ción es­tá en cur­so ac­tual­men­te. Una mu­jer ins­pi­ra­da en Sandra Ávi­la Bel­trán, la “Rei­na del Pa­cí­fi­co”, que du­ran­te los años ochen­ta mo­vió im­por­tan­tes hi­los en lo que en­ton­ces lla­ma­ban “la al­ta so­cie­dad nar­ca”. Fue la pri­me­ra mu­jer nar­co­tra­fi­can­te que creó un im­pe­rio pro­pio, a pe­sar de en­fren­tar­se siem­pre a un mun­do go­ber­na­do por hom­bres.

ELLA ES­TÁ CONS­CIEN­TE DE QUE FORMAMOS PAR­TE DE UNA SO­CIE­DAD AÚN ALETARGADA POR EL MACHISMO: “EL PATRIARCAD­O HA TRAÍ­DO TAN­TOS ABU­SOS Y TAN­TAS VÍC­TI­MAS QUE ES MUY IM­POR­TAN­TE QUE TO­DAS LAS MU­JE­RES MEDITEMOS MÁS SO­BRE ES­TO, Y COMENCEMOS A EN­CON­TRAR NUES­TRAS PRO­PIAS FOR­MAS PA­RA CON­SE­GUIR QUE LA SI­TUA­CIÓN CAM­BIE”

AUN­QUE SU ATRAC­TI­VO ES IN­DIS­CU­TI­BLE, NO SIEM­PRE SE SINTIÓ CÓ­MO­DA EN SU PRO­PIA PIEL. “LOS ME­DIOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN PRO­MUE­VEN CÁ­NO­NES DE BE­LLE­ZA QUE NO RE­FLE­JAN A LA MA­YO­RÍA, POR ESO ES TAN IM­POR­TAN­TE MOS­TRAR DI­VER­SI­DAD. DE ES­TA FOR­MA AYU­DAS A NI­ÑAS QUE (CO­MO YO EN LA ADO­LES­CEN­CIA) SE SIEN­TEN INADE­CUA­DAS Y MUY PO­CO REPRESENTA­DAS”

La pri­me­ra tem­po­ra­da fue un atis­bo de es­te per­so­na­je. “Ape­nas sos­pe­cha­mos sus mo­ti­vos, lo úni­co que en­ten­de­mos por aho­ra es que es una mu­jer in­te­li­gen­te que bus­ca abrir­se ca­mino en el mun­do de ma­chos en el que vi­ve. Su in­te­li­gen­cia aún no se re­ve­la en ava­ri­cia, egoís­mo y la so­cio­pa­tía que ca­rac­te­ri­za a es­te ti­po de per­so­na­jes en el mun­do del nar­co”, pun­tua­li­za la ac­triz. Una in­ter­pre­ta­ción que la ha lle­va­do a mi­rar muy de cer­ca las di­fi­cul­ta­des de una mu­jer con ham­bre de po­der en un país co­mo el nues­tro. “Por ge­ne­ra­cio­nes, las mu­je­res han si­do cas­ti­ga­das cuan­do se com­por­tan co­mo si me­re­cie­ran po­der, se les sa­ta­ni­za, se les tra­ta de ha­cer ver mas­cu­li­nas, se les cues­tio­nan sus mo­ti­vos, sus mo­dos, se les blo­quea”, afir­ma Ruiz, cu­yo per­so­na­je es un enig­ma en el que coha­bi­tan la sen­sua­li­dad y la as­tu­cia. “La lu­cha de Isa­be­lla en con­tra de es­te sta­tu quo es de las me­jo­res lí­neas de his­to­ria que ha te­ni­do la se­rie, y es de­fi­ni­ti­va­men­te una de las par­tes que jun­to a las de­más mu­je­res que tra­ba­jan en la se­rie (co­mo nues­tra pro­duc­to­ra Jes­se Moo­re), dis­fru­ta­mos más desa­rro­llar”.

Pa­ra Te­re­sa no es de sor­pren­der que de una u otra for­ma el machismo ha ori­lla­do a mu­chas a pre­fe­rir pa­sar inad­ver­ti­das. Pe­ro ella no lo ha­ce. Es una es­tre­lla en as­cen­so, que tras el éxi­to de Nar­cos: Mé­xi­co y su par­ti­ci­pa­ción en otras pro­duc­cio­nes co­mo The Last Ship, The De­li­very y Aquí en la Tie­rra, se ha uni­do al re­par­to de La ca­sa de las flo­res y pa­ra el oto­ño tie­ne pla­nes de tras­la­dar­se a Ja­pón pa­ra fil­mar una pe­lí­cu­la de ac­ción y fan­ta­sía, con Sion Sono y Ni­co­las Ca­ge… Una be­lle­za me­xi­ca­na des­ti­na­da a rom­per fron­te­ras.

Arri­ba: ves­ti­do de Alan Ze­pe­da pa­ra The Na­ked Bou­ti­que; sos­tén de Miu Miu; cinturón de Guc­ci. En pá­gi­na opues­ta: top, fal­da, cu­lot­te, cinturón y za­pa­tos de Miu Miu. En pá­gi­nas 148 y 149: top, sos­tén, cha­le­co y fal­da de Miu Miu. En es­te re­por­ta­je: rea­li­za­ción, Re­gi­na Mon­te­ma­yor; pei­na­do, Manuel Oli­va; ma­qui­lla­je, Gus­ta­vo Bor­to­lot­ti; asis­ten­te de fo­to­gra­fía, Eder Sánchez; lo­ca­ción y agra­de­ci­mien­to a la Ca­sa Or­gá­ni­ca de Ja­vier Se­no­siain.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.