Cer­ca del sol,

Los días de ca­lor nos pi­den pla­ti­llos VI­BRAN­TES, frescos y li­ge­ros. Es el mo­men­to de los man­ja­res rá­pi­dos y fá­ci­les, tan sen­ci­llos co­mo ES­PLÉN­DI­DOS, que rin­dan ho­me­na­je al rey Sol, a la rei­na Mar

VOGUE (México) - - CONTENT - ·ALESSANDRA PINASCO

Los días de ca­lor nos pi­den pla­ti­llos vi­bran­tes, frescos y li­ge­ros. Es el mo­men­to de los man­ja­res tan rá­pi­dos y fá­ci­les co­mo es­plén­di­dos.

La vi­da es un re­ga­lo asom­bro­so. Es tan fácil per­der es­to de vista; ca­da día lle­ga con sus pro­pios afa­nes, y ca­da uno pue­de pa­re­cer tan igual al an­te­rior. Es al­go así co­mo la fa­mi­lia­ri­dad y cer­ca­nía con nues­tro amor co­rres­pon­di­do, que nos im­pi­de ver­lo de le­jos, per­ci­bir así to­da su gua­pu­ra y mag­ne­tis­mo; ha­ce fal­ta que vuel­va de un via­je pa­ra ver lo afor­tu­na­dos que so­mos de te­ner­lo. Del mis­mo modo, cuan­do lle­ga el ve­rano nos da­mos cuen­ta con to­dos nues­tros sen­ti­dos de lo es­plén­di­do que es te­ner un cuer­po y vi­vir en es­te pla­ne­ta. Te­ne­mos la sen­sa­ción de que vi­vi­mos so­bre un lu­gar es­tá­ti­co que pe­rió­di­ca­men­te se en­fría y se ca­lien­ta, cuan­do el ve­rano sig­ni­fi­ca –na­da más y na­da me­nos– que uno de los he­mis­fe­rios de la es­fe­ra en la que via­ja­mos en ór­bi­ta al­re­de­dor del Sol a 110 mil ki­ló­me­tros por ho­ra se es­tá acer­can­do a es­ta es­tre­lla ar­dien­te. Sí, ol­vi­da­mos que el uni­ver­so, y nues­tra pre­sen­cia en él, es ex­cep­cio­nal. Es so­lo cues­tión de re­cor­dar­lo, y el ve­rano ayu­da; sen­ti­mos cuán fan­tás­ti­co es te­ner un cuer­po cuan­do se acer­can las pro­me­sas de los días de playa, de los hom­bros ba­jo el sol, de la des­in­hi­bi­ción que el ca­lor pro­vo­ca.

Cui­dar nues­tra capacidad de sen­tir en­tu­sias­mo en un día co­mo otro es tal vez lo más im­por­tan­te que po­de­mos apren­der. Amar la vi­da es al­go que se cul­ti­va; es una prác­ti­ca. Pa­ra mí, cui­dar lo que po­ne­mos en la me­sa, los mo­men­tos en el día en que nos de­te­ne­mos pa­ra ali­men­tar­nos, es una par­te esen­cial de es­ta prác­ti­ca. En ve­rano, pa­sar ho­ras en­ca­de­na­dos a una co­ci­na ca­lien­te no con­tri­bu­ye pa­ra na­da a es­te en­tre­na­mien­to del dis­fru­te. De­je­mos pa­ra tiem­pos fríos las re­ce­tas la­bo­rio­sas, que nos dan una ex­cu­sa pa­ra es­tar cer­qui­ta del fue­go; cuan­do ca­lien­ta el sol de­be­mos co­ci­nar de ma­ne­ra as­tu­ta. De lo que se tra­ta en ve­rano es de trans­for­mar con sen­sa­tez unos cuan­tos ingredient­es en un man­jar sen­ci­llo y su­bli­me, que nu­tra el cuer­po con de­li­ca­de­za y es­ti­mu­le el es­pí­ri­tu. Si no es ne­ce­sa­rio ni pren­der la es­tu­fa, me­jor aún; pa­ra el ve­rano, el ma­ra­vi­llo­so Ni­gel Sla­ter pro­po­ne unos ro­lli­tos de sal­món ahu­ma­do re­lle­nos de sa­li­cor­nias (es­pá­rra­gos de mar) y en­vuel­tos en ti­ras tras­lú­ci­das de pe­pino. Ina Gar­ten, otra rei­na he­do­nis­ta, su­gie­re un tar­ta­re de agua­ca­te y tu­na fres­co con acei­te de oli­va, ju­go de fru­ta y ra­lla­du­ra de li­món, wa­sa­bi, sal­sa de so­ya y chile pi­mien­to. Me pro­me­to a mí mis­ma apren­der a ha­cer un ti­ra­di­to apal­ta­do (pes­ca­do cru­do con olio, al­ca­pa­rras y agua­ca­tes, al es­ti­lo del Can­ta Ra­ni­ta, en Lima). Es un pla­to que me ha­ce sen­tir ins­pi­ra­da, fuer­te y li­ge­ra: to­do lo que el ve­rano re­quie­re. Y si te ha­ría fe­liz que tam­bién ha­ya al­go del ca­lor en el sol del pla­to, una pa­sa­di­ta del pes­ca­do por el fue­go es to­do lo que se ne­ce­si­ta. Con so­lo po­cos mi­nu­tos con el cu­chi­llo y la es­tu­fa pue­des po­ner en la me­sa una sim­ple ex­qui­si­tez, co­mo un pes­ca­do a la plan­cha acom­pa­ña­do de ro­da­jas de fru­tos cí­tri­cos, o de ejo­tes co­ci­na­dos, en una olli­ta ta­pa­da, con la in­me­jo­ra­ble com­pa­ñía de mu­cha man­te­qui­lla y un po­qui­to de sal. Tam­bién pue­des de­jar que el horno ha­ga el tra­ba­jo por ti: to­ma pe­ces re­la­ti­va­men­te pe­que­ños, ún­ta­los por den­tro y por fue­ra con man­te­qui­lla, sal y ho­jas de sal­via, y hor­néa­los unos vein­te mi­nu­tos, has­ta que un te­ne­dor pue­da se­pa­rar sin es­fuer­zo al­guno la car­ne tier­na. To­das es­tas son ex­ce­len­tes ma­ne­ras de re­cor­dar que vi­vi­mos en un pla­ne­ta her­mo­so, ben­de­ci­do con una ma­sa de agua sa­la­da lla­ma­da mar, y que es­ta­mos, por un tiem­po, más cer­ca de una es­tre­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.