En pie de LU­CHA

Nos re­mi­ten a las DIO­SAS de los 90 pe­ro hay al­go dis­tin­to en ellas... La nue­va ge­ne­ra­ción de ac­ti­ve mo­dels ca­mi­na al com­pás de las ma­sas ac­ti­vis­tas pa­ra ha­cer de su im­pe­rio, un EJEM­PLO a se­guir

VOGUE (México) - - PUN­TO DE VIS­TA -

¿Có­mo ol­vi­dar a las em­ble­má­ti­cas su­per­mo­de­los que pro­ta­go­ni­za­ron los re­vo­lu­cio­na­rios años 90? Nao­mi, Cindy, Lin­da, Tat­ja­na y Ch­risty, tam­bién co­no­ci­das co­mo The Big Fi­ve, es­tre­na­ron la dé­ca­da en la por­ta­da de Bri­tish Vo­gue. Cua­tro de ellas sor­pren­die­ron en el vi­deo mu­si­cal de Geor­ge Mi­chael can­tan­do Free­dom! ’90. Lue­go apa­re­ció Clau­dia Schif­fer, quien reinó so­bre las pa­sa­re­las de la épo­ca jun­to a Ka­te Moss, que pro­pu­so un nue­vo es­te­reo­ti­po de be­lle­za con el an­dró­gino waif look en la cam­pa­ña de jeans pa­ra Cal­vin Klein. Y en 1999, mis­mo año en el que Vo­gue des­em­bar­có en Mé­xi­co, se con­vir­tió en la ca­ra de Bur­berry.

Mien­tras la vi­da per­so­nal de las ni­ne­ties girls era ca­si un mis­te­rio, ac­tual­men­te a tra­vés de Ins­ta­gram, po­de­mos sa­ber to­do lo que ha­cen en su co­ti­dia­ni­dad quie­nes des­fi­lan pa­ra las fir­mas más re­nom­bra­das. Es­to per­mi­te a mi­les de jó­ve­nes iden­ti­fi­car­se con las co­ver girls que apa­re­cen en las re­vis­tas más pres­ti­gio­sas, ba­jan­do el ni­vel de idea­li­za­ción, lo cual re­sul­ta su­ma­men­te es­ti­mu­lan­te.

Las mo­de­los de hoy se en­fren­tan, con me­nos de vein­te años, a una des­me­di­da fa­ma re­fle­ja­da en mi­llo­nes de se­gui­do­res en sus re­des so­cia­les, lo que les ge­ne­ra vér­ti­go e im­pli­ca un gran desafío per­so­nal. Co­mo de­cía Un­cle Ben en Spi­der­man: “Un gran po­der con­lle­va una gran res­pon­sa­bi­li­dad”.

Así es co­mo es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de mo­de­los en­ca­ra tan­ta po­pu­la­ri­dad: con com­pro­mi­so, un es­pí­ri­tu ac­ti­vis­ta y áni­mo de ge­ne­rar un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo.

El em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino, la acep­ta­ción de la di­ver­si­dad, la ce­le­bra­ción del cuer­po con sus im­per­fec­cio­nes, la co­la­bo­ra­ción con cau­sas fi­lan­tró­pi­cas y la opo­si­ción a la vio­len­cia, son so­lo al­gu­nos de los te­mas que la nue­va ca­ma­da de mo­de­los de por­ta­da em­ban­de­ra pa­ra ha­cer de su in­fluen­cia una se­mi­lla de re­vo­lu­ción.

Gi­gi Ha­did, la ho­me­na­jea­da en la por­ta­da de es­ta edi­ción, pro­mue­ve el fe­mi­nis­mo es­ta­ble­cien­do que se tra­ta del apo­yo en­tre mu­je­res y ha­bla abier­ta­men­te acer­ca de su ti­roi­di­tis de

Has­hi­mo­to, de­ter­mi­nan­do que no se de­be­ría juz­gar a una per

so­na por su cam­bio de pe­so. En 2017, par­ti­ci­pó jun­to a Be­lla, su her­ma­na me­nor, de una pro­tes­ta con­tra el ve­to mi­gra­to­rio en Es­ta­dos Uni­dos a paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na. Tam­bién una mu­sa del mo­men­to, Be­lla pa­de­ce la en­fer­me­dad de Ly­me y en 2016 ha­bló acer­ca de su afec­ción con el fin de re­cau­dar fon­dos pa­ra ayu­dar a otros que su­fren lo mis­mo.

La exó­ti­ca be­lle­za de Ad­woa Aboah tras­cien­de su apa­rien­cia. Des­pués de su­pe­rar en­fer­me­da­des co­mo la de­pre­sión y la dro­ga­dic­ción, la bri­tá­ni­ca de­ci­dió lan­zar The Gurls Talk Pod­cast, un es­pa­cio de pro­fun­das con­ver­sa­cio­nes en­tre mu­je­res que no le te­men al ta­bú y que apun­ta a ser un apo­yo pa­ra quie­nes es­tén tran­si­tan­do un mo­men­to di­fí­cil. El ac­ti­vis­mo trans­gé­ne­ro, los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios y la au­to­acep­ta­ción son so­lo al­gu­nos de los te­mas que tra­ta con fres­cu­ra y sen­si­bi­li­dad.

Otro pod­cast que va­le la pe­na co­no­cer es Pretty Big Deal with Ash­ley Graham. La mo­de­lo en­ca­be­za el mo­vi­mien­to que pro­po­ne la di­ver­si­dad de ta­lles en el mun­do del mo­de­la­je, sin em­bar­go, en una en­tre­vis­ta con Amy Schu­mer, en­fa­ti­za la ne­ce­si­dad de eli­mi­nar la eti­que­ta plus-si­ze mo­del so­bre ca­da una de sus fo­tos, pa­ra que la in­te­gra­ción sea to­tal y no seg­men­ta­da co­mo un ca­so es­pe­cial.

Win­nie Har­low, con su fal­ta de pig­men­ta­ción en la piel, de­mues­tra que to­do “de­fec­to” pue­de ser vis­to co­mo una vir­tud y que la be­lle­za tam­bién se ma­ni­fies­ta en la di­fe­ren­cia. Emily Ra­taj­kows­ki, por su par­te, de­fien­de sus idea­les fe­mi­nis­tas co­mo na­die. El año pa­sa­do lle­gó, in­clu­so, a ir pre­sa por pro­tes­tar en con­tra del as­cen­so po­lí­ti­co de un abo­ga­do, de­nun­cia­do por aco­so se­xual reite­ra­do. Hai­ley Bald­win Bie­ber se aso­ció a UNICEF con el fin de jun­tar fon­dos pa­ra ni­ños con ne­ce­si­dad de aten­ción mé­di­ca, agua po­ta­ble, co­mi­da y edu­ca­ción. Y Ken­dall Jen­ner, en­tre otros ac­tos de ca­ri­dad, se ocu­pa de ven­der la ro­pa que no usa y re­cau­dar di­ne­ro pa­ra un hos­pi­tal de ni­ños en Los Án­ge­les.

La nue­va ge­ne­ra­ción de top mo­dels de­mues­tra que sus ca­mi­na­tas a pa­so fir­me ya no se re­mi­ten a la pa­sa­re­la, sino que pro­ta­go­ni­zan mar­chas de re­vo­lu­ción, y prue­ba que es en vano sos­te­ner un me­gá­fono si no hay na­da que de­cir. Con sus ros­tros, no úni­ca­men­te bus­can ha­cer de una por­ta­da una me­mo­ra­ble edi­ción, sino ser la ca­ra vi­si­ble de una bue­na cau­sa. ·CAMILA GALFIONE

Iz­quier­da: Emily Ra­taj­kows­ki fue arres­ta­da en 2018 por pro­tes­tar con­tra un ca­so de aco­so se­xual; aba­jo: Be­lla Ha­did des­fi­la pa­ra Pra­bal Gu­rung, Oto­ño-In­vierno 2017; más aba­jo: la mo­de­lo Ash­ley Graham. En pá­gi­na opues­ta: Las her­ma­nas Ha­did pro­tes­tan en­con­tra de las po­lí­ti­cas de Trump en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.