El pas­tel... ¡Y to­do lo de­más!,

El la­do gas­tro­nó­mi­co de la re­cep­ción que­da re­suel­to aquí.

VOGUE (México) - - ATELIER NOVIAS -

¿Cuán­tas co­sas hay que te­ner en cuen­ta a la ho­ra de or­ga­ni­zar la re­cep­ción en una bo­da? In­du­da­ble­men­te mu­chas, pe­ro el la­do culinario es el más abar­ca­dor e in­clu­ye des­de la de­co­ra­ción del si­tio, los bo­ca­di­llos pre­vios a la ce­na y el set up de las me­sas, has­ta el me­nú y la que es siem­pre la piè­ce de ré­sis­tan­ce: el pas­tel. En lo que tie­ne que ver con la de­co­ra­ción, to­do va a de­pen­der de si se tra­ta de un re­cin­to ce­rra­do o un lu­gar al ai­re li­bre, pe­ro una re­co­men­da­ción que nun­ca fa­lla es seguir la má­xi­ma de di­se­ño irre­fu­ta­ble que dic­ta “me­nos es más”, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de even­tos en los que lo be­llo y ele­gan­te de­be ir de la mano con lo prác­ti­co.

Pe­ro en­tre­mos ya en ma­te­ria es­tric­ta­men­te cu­li­na­ria. Pa­ra los pa­seos de los me­se­ros, hay que pro­veer­se de cham­pán, vino blan­co, rosa y tin­to, en mar­cas de me­sa de ca­li­dad, pe­ro sin ex­ce­sos de som­me­lier. Los hors d’oeu­vres son otro must y, de nue­vo, el sen­ti­do co­mún de­be pri­mar. Unos ca­na­pés con que­sos, flo­res de ca­la­ba­za hor­nea­das con que­so ri­cot­ta, mi­ni tos­ta­das de agua­ca­te o gua­ca­mo­le, pin­chos de ca­ma­ro­nes con man­go, y una ron­da de fiam­bres que in­clu­yan ja­món ibé­ri­co y sa­la­mi en ro­lli­tos nun­ca van a fa­llar. No de­be ol­vi­dar­se que en el lo­cal del coc­tel de­be ha­ber me­sas al­tas que per­mi­tan a los in­vi­ta­dos com­par­tir en­tre ellos con un pun­to de apo­yo en el que, tam­bién, pue­dan de­jar sus co­pas pa­ra que los asis­ten­tes de ser­vi­cio las re­co­jan (y cui­dar que sí las re­co

jan pa­ra evi­tar que en quin­ce mi­nu­tos el sa­lón pa­rez­ca un bar de ba­rrio lleno de desechos).

Ya a la ho­ra de la me­sa, en los si­tios, co­pas pa­ra vino y agua, cu­bier­tos pa­ra tres es­ta­cio­nes y un pla­to de pre­sen­ta­ción, to­do a tono con un cen­tro de me­sa flo­ral en el que nin­gu­na flor hue­la a un per­fu­me de­ma­sia­do acen­tua­do. Los olo­res que de­be­rán pre­va­le­cer son los que com­ple­men­ta­rán al pa­la­dar, o sea, los de la co­mi­da. Mu­chos ex­per­tos su­gie­ren una en­tra­da úni­ca y neu­tra. ¿Adi­vi­nan? Una en­sa­la­da fres­ca con un ade­re­zo que ten­ga un de­ta­lle de exo­tis­mo. Co­mo se­gun­do, una al­ter­na­ti­va de car­ne, ro­ja o blan­ca, pe­ro nun­ca cer­do ya que pue­de com­pli­car­te por ra­zo­nes re­li­gio­sas. Ade­más, una pas­ta pa­ra quie­nes no con­su­men es­pe­cies ani­ma­les y, si es po­si­ble, un pes­ca­do. Las ela­bo­ra­cio­nes, nue­va­men­te, sim­ples y per­fec­tas en coc­ción y sa­bor.

Y de pos­tre... El pas­tel. Aquí tam­bién el blan­co, al me­nos en la cu­bier­ta, es el gran ga­na­dor. Pa­ra el in­te­rior

no­vios!· pue­de per­mi­tír­se­le al chef pas­te­le­ro un po­co más de crea­ti­vi­dad. El guion di­ce que, cuan­do los co­men­sa­les ha­yan ter­mi­na­do su pla­to prin­ci­pal, que ven­gan los dis­cur­sos y los brin­dis, se­gui­dos de la es­tre­lla cu­li­na­ria de la no­che lis­ta pa­ra el pri­mer cor­te. Lue­go, de vuel­ta a la co­ci­na, a ser­vir­lo ¡y que vi­van los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.