Que­jas pú­bli­cas

Women's Health (México) - - DOSIS DE SALUD -

Tui­tear tu ven­gan­za es la for­ma mo­der­na de que­jar­te por un mal ser­vi­cio, pe­ro el re­sul­ta­do pue­de ser muy alea­to­rio. Las com­pa­ñías pe­que­ñas di­fí­cil­men­te ten­drán el per­so­nal su­fi­cien­te pa­ra res­pon­der a ca­da que­ja en re­des so­cia­les, 80 por cien­to de las em­pre­sas no con­tes­tan a que­jas que les lle­gan vía Twit­ter. Lo que nos ha­ce pen­sar si va­le la pe­na atas­car nues­tro ti­me­li­ne de ne­ga­ti­vi­dad.

Un pe­lo en tu co­mi­da, qué as­co.

Twit­ter no te con­se­gui­rá un nue­vo pla­to de so­pa. So­lo pi­de al me­se­ro o ge­ren­te que te lo cam­bien, se­gu­ro o ha­rán.

Tu vue­lo es­tu­vo so­bre­ven­di­do.

Ha­bla con el uni­ver­so tui­te­ro; el mos­tra­dor de ser­vi­cio al clien­te y las lí­neas te­le­fó­ni­cas es­ta­rán a to­pe, Ame­ri­can Air­li­nes y Je­tb­lue son es­pe­cial­men­te bue­nas en aten­der a que­jas a tra­vés de sus cuen­tas en re­des so­cia­les.

Los jeans que aca­bas de com­prar en lí­nea son de pé­si­ma ca­li­dad.

La com­pa­ñía ne­ce­si­ta de­ta­lles que no ca­ben en 140 ca­rac­te­res. (¿Se tra­ta­ba del ajus­te o de un da­ño de fá­bri­ca?) Pu­bli­ca una re­se­ña en su si­tio, 88 por cien­to de los clien­tes se apo­yan en ellas an­tes de com­prar un pro­duc­to, así que la em­pre­sa se­rá más ve­loz pa­ra res­pon­der a tra­vés de ese me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.