GUÍA PA­RA DOS

Women's Health (México) - - NEWS -

En se­rio. Así ten­gan so­lo una se­sión de abra­zos de cin­co mi­nu­tos en el so­fá o la ca­ma por la no­che, li­be­ra­rán oxi­to­ci­na, la hor­mo­na del amor.

Be­sar­se, in­clu­so so­lo du­ran­te unos segundos, dis­pa­ra la li­be­ra­ción de oxi­to­ci­na en tu cuer­po (¡de nuevo!) y pro­teí­nas re­gu­la­do­ras de hor­mo­nas en am­bos cuer­pos.

El pun­to ideal que be­ne­fi­cia­rá su víncu­lo es ha­cer­lo una vez por se­ma­na. Un es­tu­dio en­con­tró que te­ner se­xo con fre­cuen­cia se­ma­nal genera tan­to pla­cer co­mo lo ha­ría en­te­rar­te de que re­ci­bis­te una ga­nan­cia ines­pe­ra­da ¡de un mi­llón de pe­sos!

Ex­pe­ri­men­ta­rán un efec­to es­pe­jo neu­ro­nal al pre­sen­ciar e in­ter­na­li­zar la ener­gía ro­mán­ti­ca que les pro­yec­te la otra pa­re­ja.

Los ex­per­tos ase­gu­ran que de­di­car tiem­po re­gu­lar­men­te a ac­ti­vi­da­des que son ex­clu­si­vas pa­ra us­te­des dos (co­rrer el do­min­go en la ma­ña­na, por ejem­plo), ele­va las emo­cio­nes po­si­ti­vas y mues­tra que am­bos es­tán in­vir­tien­do en ha­cer que su so­cie­dad fun­cio­ne.

In­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que ha­blar so­bre un fil­me fun­cio­na tan bien pa­ra las re­la­cio­nes co­mo asis­tir a te­ra­pia de pa­re­jas, ade­más de ser más di­ver­ti­do. Y mu­chí­si­mo me­nos ca­ro. Sír­van­se un vino y den­le play.

Él de­tu­vo el au­to pa­ra de­jar­te ele­gir el res­tau­ran­te (dos ve­ces en un tra­yec­to). Sé agra­de­ci­da por sus ac­tos de ama­bi­li­dad no tan alea­to­rios. Mos­trar apre­cia­ción (con una pa­la­bra o un be­so) no so­lo du­pli­ca tus opor­tu­ni­da­des de ob­te­ner fa­vo­res en el fu­tu­ro, los es­tu­dios mues­tran que és­ta da ren­di­mien­tos a lar­go pla­zo cuan­do apa­re­cen pro­ble­mas ma­yo­res.

To­ca ba­se con un sim­ple men­sa­je o dos al día. Pien­sa en al­go cor­to, dul­ce y una afir­ma­ción, en lu­gar de una pre­gun­ta (de for­ma que no sien­ta pre­sión por res­pon­der). Cuan­do ne­ce­si­tes al­gu­na in­for­ma­ción, aña­de ca­li­dez a la pre­gun­ta. Por ejem­plo, no so­lo: “¿A qué ho­ra lle­gas?”. Aña­de un emo­ti­cón con be­so y co­ra­zón al fi­nal. Pe­que­ño cam­bio, gran di­fe­ren­cia. Sus la­ti­dos car­dia­cos y res­pi­ra­cio­nes es­ta­rán sin­cro­ni­za­dos, ha­cién­do­los sen­tir más co­nec­ta­dos. La me­di­ta­ción trae con­si­go pro­ba­dos be­ne­fi­cios pa­ra po­ner­te en un es­ta­do men­tal más em­pá­ti­co y ge­ne­ro­so, per­fec­to pa­ra com­par­tir una re­la­ja­da tar­de jun­tos. En cuan­to a sus efec­tos so­bre el se­xo, bueno, sim­ple­men­te re­cuer­da de dón­de vino el Es cá­li­do y ro­mán­ti­co, y pue­den co­mer sa­lu­da­ble de for­ma más sen­ci­lla y ba­ra­ta de la que lo ha­rían en un res­tau­ran­te. Con res­pec­to a la elec­ción de pla­ti­llos, los es­tu­dios mues­tran que los ali­men­tos bien con­di­men­ta­dos in­cre­men­tan el flu­jo san­guí­neo, lo cual ele­va el de­seo. ¿Al­guien quie­re po­ner­le más sal­sa a sus ta­cos? ¡TIP SE­XUAL EX­TRA! Usen lu­bri­can­te in­clu­so si no lo ne­ce­si­tan. La gran mi­tad de los hom­bres y mu­je­res en­cues­ta­dos di­cen que el lu­bri­can­te les fa­ci­li­ta Y ha­gan lle­gar al or­gas­mo. Su­fi­cien­te de ellas un re­ti­ro del mun­do. in­for­ma­ción. To­mar­se tiem­po li­bre es esen­cial pa­ra la sa­lud men­tal, e in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que es­tar cer­ca de un cuer­po de agua tie­ne un efec­to re­duc­tor del es­trés. Ade­más, las pa­re­jas que dan ca­mi­na­tas jun­tas tien­den a te­ner más se­xo.

1 Sos­tén­gan­se uno al otro. 2 ¡Den­se unos bue­nos be­sos! 3 Agen­den el se­xo. 4 Ten­gan una ci­ta do­ble con una pa­re­ja fe­liz. 5 Ten­gan un ri­tual in­sig­nia. 1 Vean pe­lí­cu­las y dis­cú­tan­las. 2 Da las gra­cias. 3 Es­crí­be­le. 1 Me­di­tar. 2. Co­ci­nen. Ka­ma­su­tra. 3....

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.