PRI­ME­RO LA ADOP­CIÓN

Women's Health (México) - - NEWS -

Los cla­si­fi­ca­dos en la web y los pi­za­rro­nes de men­sa­jes pue­den ser usa­dos por cria­do­res sos­pe­cho­sos que bus­can sa­car pro­ve­cho. En lu­gar de es­to, apoya gru­pos lo­ca­les de res­ca­te (tí­pi­ca­men­te vo­lun­ta­rios) y re­fu­gios (a me­nu­do fi­nan­cia­dos por el go­bierno, con staff en­tre­na­do y al­gún si­tio). El úl­ti­mo es más pro­ba­ble de ofre­cer apo­yo post-adop­ción. En un re­fu­gio de ca­li­dad es­te­ri­li­zan a sus ani­ma­les y es­tán al co­rrien­te de las va­cu­nas. Che­ca en internet el pun­ta­je de la or­ga­ni­za­ción, que sea sin fi­nes de lu­cro, trans­pa­ren­te y sa­lu­da­ble fi­nan­cie­ra­men­te.

Los tra­ba­ja­do­res de re­fu­gios pre­gun­ta­rán tus ho­ra­rios de ca­da día, por qué quie­res una mas­co­ta y qué ve­te­ri­na­rio usa­rás. Ellos es­tán bus­can­do un ho­gar se­gu­ro y que sean com­pa­ti­bles la mas­co­ta y el due­ño, así que ¡no te mues­tres in­de­ci­sa! El de­cir “soy flo­ja” no te im­pe­di­rá adop­tar; so­lo ayu­da al staff a en­con­trar un pe­rro ma­yor o un ga­to que le gus­te es­tar en tus pier­nas.

“El len­gua­je cor­po­ral de un ani­mal es im­por­tan­te, pe­ro al­gu­nos se asus­tan con las per­so­nas des­co­no­ci­das, por lo que de­bes pla­ti­car con uno de los cui­da­do­res que co­noz­ca su ca­rác­ter”, co­men­ta Joey Tei­xei­ra, ge­ren­te de re­la­cio­nes con los clien­tes en el Cen­tro de Adop­ción en Nue­va York. Pre­gun­ta so­bre su his­to­rial mé­di­co y com­por­ta­mien­to.

Los gas­tos son de apro­xi­ma­da­men­te 12 mil pe­sos du­ran­te el pri­mer año (es­to in­clu­ye acon­di­cio­nar a tu mas­co­ta con una trans­por­ta­do­ra, co­mi­da, ju­gue­tes y más). El cos­to anual pro­me­dio ba­ja a po­co me­nos de nue­ve mil des­pués de es­to. Tam­bién con­si­de­ra el mi­cro­chip (cues­ta has­ta 920 pe­sos). Un es­tu­dio de­mos­tró que, de cua­tro mas­co­tas con chip per­di­das, tres fue­ron re­gre­sa­das a sus amos. ¿Estás a pun­to de com­pro­me­ter­te, o no te sien­tes tan se­gu­ra de que la mas­co­ta sea pa­ra ti? Pre­gun­ta so­bre pro­gra­mas que fo­men­tan la adop­ción. Tie­nes va­rias se­ma­nas pa­ra eva­luar su quí­mi­ca, y si no es­tán ha­cien­do clic, re­gre­sar­lo (sin dra­ma ni cul­pas). O una lin­da al­ter­na­ti­va: adop­ta un ga­ti­to o ca­cho­rro por un pe­rio­do cor­to; ellos no pue­den es­tar cer­ca de otros ani­ma­les del re­fu­gio has­ta que es­tén va­cu­na­dos. (Ese pro­ce­so usual­men­te to­ma de dos a seis se­ma­nas). ¡Ase­gú­ra­te de te­ner al­moha­di­llas pa­ra pi­pí! Los ca­cho­rros ori­nan con fre­cuen­cia. Los co­ne­jos son mu­dos, pe­ro pue­den ser en­tre­na­dos pa­ra se­guir ór­de­nes y usar una ca­ja de are­na. Es­tos ami­gos dien­to­nes ne­ce­si­tan tres ho­ras afue­ra de su co­rral, así que es­con­de ca­bles y plan­tas. Son muy so­cia­bles, ha­cen tier­nos chi­lli­dos cuan­do se emo­cio­nan y la ma­yo­ría no muer­de. Ade­más son bue­nos pa­ra acu­rru­car­se. Es­tos rep­ti­les vi­ven has­ta 20 años. Pe­ro ellos tie­nen au­to­lim­pie­za, co­men uno que otro día, y so­lo ne­ce­si­tan un tan­que de 10 ga­lo­nes.

La me­ta de to­da adop­ción es un ho­gar por siem­pre, pe­ro si te das cuen­ta que el cui­dar de una mas­co­ta no es fac­ti­ble, la ma­yo­ría de los re­fu­gios acre­di­ta­dos to­man a los ani­ma­les de vuel­ta. “Las per­so­nas usual­men­te de­jan a sus ani­ma­li­tos por una bue­na ra­zón (un di­vor­cio, o su hi­jo era alér­gi­co)”, di­ce Pau­la Fas­seas, de “Paws Chica­go” Si tu re­fu­gio no acep­ta de­vo­lu­cio­nes, pue­des de­jar a tu pe­rri­to o ga­ti­to en otro por una cuo­ta, usual­men­te en­tre 1,800 y 4,000 pe­sos, aun­que al­gu­nos acep­tan do­na­cio­nes de cual­quier mon­to.

En tu ca­mino a la ma­ter­ni­dad de mas­co­tas: EVI­TA LAS LIS­TAS DE ANUN­CIOS. PRE­PÁ­RA­TE PA­RA MU­CHAS PRE­GUN­TAS. MI­RA MÁS ALLÁ DE LAS PRI­ME­RAS IM­PRE­SIO­NES. Una al­ter­na­ti­va de com­pa­ñía que va­le la pe­na con­tem­plar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.