VI­VE TU CUER­PO SIN PE­NA Y SIN DISCULPAS

¿Te ha da­do ver­güen­za su­bir un vi­deo a Fa­ce­book? ¿Te afec­ta cuan­do lees una crí­ti­ca a una fo­to tu­ya en Ins­ta­gram? ¿Siem­pre te mo­les­tan las mis­mas per­so­nas? Si res­pon­dis­te que sí, es­tás sien­do víc­ti­ma del body sha­ming. La traducción al es­pa­ñol de es­te conc

Women's Health (México) - - DOSIS DE SALUD - Por Ca­mi­la Aya­la Es­pi­no­sa

Las mu­je­res con so­bre­pe­so o ma­yor ma­sa mus­cu­lar, así co­mo quie­nes rom­pen con los cá­no­nes de be­lle­za es­ta­ble­ci­dos, son quie­nes más son víctimas del body sha­ming, pe­ro no son las úni­cas pre­sas. La blo­gue­ra y mo­de­lo me­xi­ca­na Za­zil Abraham lo ha vi­vi­do en car­ne pro­pia: “Es una ma­ne­ra tris­te y pa­té­ti­ca de ha­cer sen­tir in­fe­rior al otro, aga­rrar­nos del as­pec­to fí­si­co de al­guien pa­ra me­nos­pre­ciar­lo, pues so­mos más que un cuer­po. He si­do víc­ti­ma de es­to, ya que bá­si­ca­men­te ex­hi­bo mi vi­da en re­des so­cia­les. De en­tra­da sé que es­toy ex­pues­ta, a ve­ces pa­so por ma­los ra­tos (…) y más cuan­do me sen­tía mal co­mo per­so­na por mi com­ple­xión grue­sa”, ex­pli­ca quien ac­tual­men­te se de­di­ca a pro­mo­ver la au­to­ima­gen po­si­ti­va en­tre mu­je­res, ba­sa­da en el amor pro­pio y el cui­da­do de una mis­ma.

“Con­cén­tra­te en ser tu me­jor ver­sión”.

“El cuer­po hu­mano es una trans­for­ma­ción de necesidades y es­te­reo­ti­pos que nos dic­ta una so­cie­dad en un tiem­po de­ter­mi­na­do”, ex­pli­ca Adria­na Or­tiz, psi­coa­na­lis­ta de la Fun­da­ción de Aten­ción Psi­co­ló­gi­ca de Tras­tor­nos Ali­men­ta­rios (APTA). Ac­tual­men­te, en la era di­gi­tal, el cá­non de be­lle­za del cuer­po fe­me­nino ha vuel­to a cam­biar, ser del­ga­da ya no es su­fi­cien­te, tam­bién hay que es­tar to­ni­fi­ca­da, pues “fit is the new rich” y “strong

is the new skinny”. Pe­ro ha lle­ga­do otro elemento: las mu­je­res ya no so­lo po­see­mos un cuer­po fí­si­co, tam­bién uno di­gi­tal, el cual es la cons­truc­ción de ca­da una de no­so­tras a par­tir de fo­to­gra­fías y vi­deos que com­par­ti­mos en re­des so­cia­les. Y pa­ra el mun­do di­gi­tal, el cuer­po vir­tual, es el cen­tro de to­do. Pa­ra las mu­je­res, es­te es­que­ma pro­vo­có el boom del body sha­ming. Cuan­do una mu­jer sube fo­to­gra­fías a sus re­des so­cia­les en las que no cum­ple con el mo­de­lo de be­lle­za es­ta­ble­ci­do, se con­vier­te en blan­co de crí­ti­cas. La so­cie­dad de hoy es nar­ci­sis­ta, lo per­fec­to es del­ga­dez, la can­ti­dad exac­ta de cur­vas y tono mus­cu­lar, es­tar “gor­da” es ma­lo y feo. ¿Cuán­tas ve­ces no has vis­to las imá­ge­nes de cual­quier chi­ca en Ins­ta­gram y lo pri­me­ro que sal­ta a tu vis­ta es si es bo­ni­ta o del­ga­da? Si su fí­si­co te gus­ta, te con­vier­tes en uno de sus se­gui­do­res, pe­ro si te des­agra­da, pue­des ter­mi­nar cri­ti­cán­do­la. Y así, sin si­quie­ra co­no­cer­la y sin que­rer de­ni­grar­la, ter­mi­nas por ser par­te del pro­ble­ma. El body sha­ming ocu­rre gra­cias a la crea­ción de un ca­tá­lo­go vir­tual, que con­sis­te en el con­jun­to de es­ta­dos, fo­to­gra­fías y vi­deos que for­man el perfil de ca­da una de no­so­tras en re­des so­cia­les. Con­su­mir el ca­tá­lo­go vir­tual es ver a los de­más co­mo ob­je­tos, en ca­li­dad de mer­can­cía. Los li­kes y fo­llows en las re­des so­cia­les crean la fan­ta­sía de que úni­ca­men­te lo be­llo me­re­ce ser ama­do. Por eso pa­ra mu­chas, si los de­más re­afir­man que es­tán bien, su au­to­ima­gen y au­to­es­ti­ma se ele­van. Adria­na Or­tiz, de la fun­da­ción APTA, lo ex­pli­ca así: “En el ca­tá­lo­go vir­tual, la mu­jer es co­mo un ob­je­to de de­seo, tú pue­des ver una fo­to de Fa­ce­book y ele­gir. A la lo lar­go de la his­to­ria la mu­jer ha es­ta­do pa­ra gus­tar­le al otro”.

CAU­SAS Y CON­SE­CUEN­CIAS

Las re­des so­cia­les per­mi­ten el ano­ni­ma­to, por ello es más fá­cil in­sul­tar a tra­vés de ellas. Tam­bién está el fac­tor de ata­car a las de­más cuan­do ves en ellas tus pro­pios de­fec­tos, uti­li­zán­do­las co­mo un es­pe­jo so­cial. “Lo que mi­ro pue­den ser co­sas que no me agra­dan de mí. Te in­sul­to por­que es­toy igual. Te cri­ti­co por­que así no me veo tan mal, pon­go en el otro aque­llas co­sas que me mo­les­tan”, ex­pli­ca Adria­na. Pa­ra mu­chos ex­per­tos y aca­dé­mi­cos, el body

sha­ming es el re­fle­jo de la so­cie­dad ac­tual, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les han ayu­da­do a que las per­so­nas pon­gan mu­cho fo­co en el as­pec­to fí­si­co y sean crue­les pa­ra ca­li­fi­car­lo. Y, mien­tras que las ado­les­cen­tes son más pro­pen­sas a su­frir y ejer­cer es­te fenómeno, la reali­dad es que a nin­gu­na edad es­tás fue­ra de ries­go. Y es qué, ¿có­mo no te va a afec­tar que al­guien se to­me el tiem­po de es­cri­bir­te pa­ra des­cri­bir uno a uno los as­pec­tos de ti mis­ma com­pren­di­dos co­mo “im­per­fec­cio­nes”? “Quie­nes han su­fri­do y su­fren body sha­ming tien­den a desa­rro­llar de­pre­sión, ba­ja au­to­es­ti­ma, e in­clu­so pue­den lle­gar al sui­ci­dio”, cuen­ta Adria­na. Un ejem­plo cla­ro de di­cho fenómeno es el cam­bio que ha ha­bi­do en la ima­gen de la ma­ter­ni­dad. Ha­ce dé­ca­das, na­die veía mal que las mu­je­res su­frie­ran un au­men­to de pe­so pos­par­to, pe­ro ac­tual­men­te da la im­pre­sión de que so­lo tie­nes de tres a seis me­ses des­pués de ha­ber da­do a luz pa­ra es­tar igual o me­jor que an­tes. Si no ¡bye fa­ma en Ins­ta­gram! E in­clu­so pue­des lle­gar a re­ci­bir ata­ques de per­so­nas cer­ca­nas a ti en la vi­da co­ti­dia­na. La reali­dad, que a ve­ces pier­des de vis­ta, es que tu va­lor va más allá de tu ima­gen. La nor­ma­li­za­ción del len­gua­je agre­si­vo di­ri­gi­do ha­cia ti mis­ma es gran par­te del pro­ble­ma, evi­ta caer en ello (¡soy una gor­da ce­lu­lí­ti­ca!), há­bla­te bo­ni­to y re­cuer­da que las re­des so­cia­les son so­lo eso, la gen­te te va a amar y odiar, pe­ro no es tu vi­da real. “Pri­me­ro tie­nes que to­mar la de­ci­sión de que no te afec­ta­rá lo que los de­más di­gan, la opi­nión de otros no te de­fi­ne”, su­gie­re Za­zil, quien re­co­mien­da des­ha­cer­te de re­la­cio­nes tó­xi­cas, de pa­re­ja, ami­gos y fa­mi­lia­res, po­ner lí­mi­tes y ale­jar­te de quie­nes si­gan bus­can­do re­fe­rir­se a tu cuer­po de for­ma irres­pe­tuo­sa. El año pa­sa­do, la mo­de­lo Gi­gi Ha­did es­cri­bió un men­sa­je en su cuen­ta de Ins­ta­gram di­ri­gi­do a quie­nes cri­ti­ca­ban du­ra­men­te su cuer­po en las re­des so­cia­les, “Sí, ten­go bus­to, tra­se­ro y mus­los”, de­cía, res­pon­dien­do a quie­nes afir­ma­ban que ella no era lo su­fi­cien­te­men­te del­ga­da co­mo pa­ra ser una mo­de­lo. “Tus co­men­ta­rios ma­lin­ten­cio­na­dos no me ha­cen que­rer cam­biar mi cuer­po,” ce­rró con­tun­den­te. Si­ga­mos to­das el ejem­plo de Gi­gi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.